noticiero textil

28 de Junio de 2017

Logística

Por: Jaime Cevallos

Así es la logística de Inditex

25/2/2011

Zona de trabajo en la que se procesa la ropa doblada. FOTO: Inditex

En los centros logísticos de Inditex hay 600 muelles de carga. FOTO: Inditex

El Grupo Inditex mueve 850 millones de prendas por año desde sus ocho centros logísticos en España, pero quiere incrementar su capacidad con la ampliación de las instalaciones que tiene en Tordera y Palafolls, situadas a 70 kilómetros de Barcelona.

Parecería que a Inditex se la han quedado pequeños los 1,3 millones de metros cuadrados que dispone en sus almacenes, desde los cuales reparte la mercancía a las 5.000 tiendas con que opera en el mundo, a través de sus cadenas Zara, Zara Home, Bershka, Massimo Dutti, Uterqüe, Oysho, Stradivarius y Pull anda Bear.

Inditex, cuyas ventas alcanzaron los 8.866 millones de euros en 2010, tiene un modelo de negocio caracterizado por un elevado grado de integración vertical, en el que la logística juega un papel primordial.

El Grupo cuenta con ocho centros de distribución situados en seis sitios clave de la geografía española: Narón (Pull and Bear); Arteixo (Zara), Zaragoza (Plataforma Europea de Zara); Meco (Zara, Zara Home, Uterqüe); Tordera (Massimo Dutti y Oysho); Palafolls (Bershka); Sallent (Stradivarius); Elche (centro de distribución de calzado).

En todas estas instalaciones altamente automatizadas trabajan más 4.000 personas, bajo la filosofía “mover moda”, porque el sistema logístico del Grupo se basa en la distribución de prendas, no de cajas. Otro de los fundamentos que guían este esquema es que la “mercancía nunca está parada”, por lo es entregada a su destino en un máximo de 48 horas. Para ello, los proveedores deben implicarse en los procesos de trabajo establecidos por Inditex.

La prendas colgadas llegan a los centros logísticos en vehículos adaptados para tal fin, y se las descarga mediante un barra telescópica. Los operarios identifican las prendas con un miniordenador de bolsillo, y les asignan una etiqueta que define la ruta que éstas deben seguir.

Las prendas se mueven siempre en bloques de hasta cuatro metros de altura. Los artículos que no tienen la etiqueta correcta o una percha defectuosa pasan al área de “reoperación”; otras van a la zona de stock, donde se acumulan hasta ser enviadas a la zona de reparto, donde el sistema las ordena automáticamente según la disponibilidad del espacio.

Los operarios realizan el picking de las prendas colgadas en las áreas de stock o de pre-reparto. Ahí es cuando se les coloca una etiqueta de ruta y se las remite a los clasificadores (el sistema de preclasificación automático permite repartir 32.000 prendas por hora). Los bloques de prendas llegan a las barras de expedición situadas sobre los muelles. Cada barra corresponde a una tienda.

PRENDAS DOBLADAS

Las prendas dobladas arriban a los centros logísticos en cajas que tienen determinadas medidas y un peso específico. Las prendas no salen de las cajas hasta que no son colocadas en el carrusel de reparto.

Las cajas, por lo general, pasan por un filtro que rechaza los bultos que presentan alguna incidencia. Una vez que se ha superado esta fase, se las acomoda en el silo, uno de los espacios “estrella” del centro logístico, porque es un almacén automatizado que alberga la mercancía pendiente de repartir. El silo tiene tres niveles que alcanzan los 21 metros de altura y cuenta con 145.000 posiciones disponibles. Los estantes próximos al suelo son los utilizados para realizar el picking.

Las prendas salen del silo sueltas o en cajas. A través de una cinta mecánica son transportadas a un acumulador y ahí, mediante elevadores ascienden a los puntos de inducción. Ahí los operarios alimentan el carrusel con las unidades necesarias de cada artículo.

En el proceso logístico, las prendas viajan sobre bandejas abatibles y van cayendo una a una en los puntos de inducción, según el destino al que serán enviadas. Los operarios las introducen en cajas y las empujan a otra cinta transportadora para preparar su despacho final.

El 87,91% del personal de los centros de distribución cumple la función de operario. El 12,09% restante está formado por responsables de equipo, comerciales, administrativos y técnicos.

Los responsables de equipo coordinan el trabajo, organizan y supervisan las tareas y velan por el cumplimiento de los objetivos marcados; los comerciales trabajan directamente con las tiendas, supervisan las muestras de nuevos artículos, reciben los pedidos y los ajustan al stock disponible y preparan el reparto de artículos por tienda.

En al área de administración se integra todo el equipo que se dedica a garantizar el funcionamiento del propio centro.

El área de tecnología está formada por un equipo de técnicos e ingenieros se encarga del mantenimiento de los automatismos, la creación y el diseño de nueva tecnología y la organización de procesos mecánicos de los centros.



Enlaces relacionados
Videos

Noticiero Textil TV









Fotogalerías

MOMAD Shoes / 4 al 6 de marzo 2017 / Madrid

Artículos/Entrevistas

Noticiero Textil

C/ Numància, 73 7º B - 08029 BARCELONA | Tel: 93 444 81 92 | Fax: 93 124 02 18 |

[ Inicio ] [ Acceso Redactores ] [ estadísticas banners ] [ Publicidad ] [ Contacto ] [ Aviso Legal ] [icono rss]

banner
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies