noticiero textil

21 de Julio de 2017

Previsión de la evolución del sector en el horizonte 2015 (I)

10/7/2009

El Observatorio Industrial del sector Textil y de la Confección se reunió el miércoles en Terrassa, donde presentó el informe “Previsión de la evolución del sector en el horizonte 2015. Desde hoy, NOTICIERO TEXTIL publicará diariamente las partes medulares del informe, que fue realizado con la coordinación del Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc) y desarrollado por el Gabinet d’Estudis Econòmics.

El estudio se ha ejecutado a través de un método muy participativo, entrevistando a personas representativas tanto de la Administración como a los agentes sociales y empresarios relevantes de los diferentes subsectores. Asimismo se han realizado reuniones con especialistas del sector, tanto de tejidos técnicos como de vestuario.

1. UN SECTOR GLOBALIZADO
1.1. DESLOCALIZACIÓN PRODUCTIVA

La evolución reciente del sector viene marcada por la creciente globalización de su actividad. Este fenómeno no es nuevo, ya que desde los años 60 se asiste al crecimiento de la actividad textil en los Países en Desarrollo (PVD) que, en muchos casos, han basado en este sector su proceso de industrialización atendiendo a sus ventajas competitivas, en especial los bajos costes laborales. Sin embargo, este fenómeno se ha acelerado a partir de los años 90 debido a una serie de factores, entre los que cabe destacar el aumento de la capacidad de producción de estos países, con la irrupción de China como nueva potencia económica; la entrada en el comercio mundial de los países excomunistas antes limitados a sus intercambios comunes; la creación de zonas de librecambio, como la NAFTA, y la adopción por parte de las grandes cadenas de distribución de políticas de suministro globales.

Sin embargo, el verdadero impulso a los cambios citados ha venido por la creciente liberalización de los intercambios textiles internacionales, que ha tenido su punto álgido en 2005 con la eliminación de las últimas cuotas existentes de entrada de productos textiles a los países desarrollados.

Durante este periodo, se ha producido una espectacular transferencia de la producción de los países avanzados hacia los países en desarrollo hasta alcanzar un elevado nivel de globalización.

La confección, por su elevada componente de mano de obra, es la punta de lanza de la globalización y la que arrastra el resto de procesos.
El comercio mundial textil ha superado los 580.000 millones de dólares en 2007, pues el cuadro no incluye Oceanía ni las ex repúblicas rusas. Los grandes flujos se generan entre Asia, Europa y Norte América, en el primer caso, con una balanza positiva (159,3 millones) y las dos restantes fuertemente negativas.

Los flujos internos a nivel de continente son muy intensos en Europa, por la gran dimensión de los mercados. En Asia hay una corriente interna de los PVD asiáticos hacia Japón, mientras que en Norte América el flujo se concentra entre Méjico y USA.

Sudamérica concentra sus intercambios con sus vecinos del norte. África se centra en la exportación de productos de Marruecos y Túnez. Actualmente, Asia es el polo textil-confección principal, con China como líder indiscutible, dominando la producción y las exportaciones mundiales, aunque Europa continúa detentando un peso importante en el resto de subsectores, como el textil hogar o los tejidos técnicos, subsectores donde los costes salariales son menos relevantes y donde prima las innovaciones de producto.

En efecto, China, incluido Hong Kong, controla el 28% del mercado textil y más 40% de la confección, tras desarrollar un modelo competitivo basado en mano de obra barata, fuerte inversión y claro enfoque exportador.

Italia, aunque con unos costes laborales mucho más elevados, mantiene un lugar de privilegio en el ranking mundial gracias a sus exitosas estrategias sectoriales El modelo de Italia se ha basado en la flexibilidad, especialización, y competitividad de sus distritos industriales entre los que destacar el de Prato. Su liderazgo e imagen en el campo de la moda-diseño ha impulsado una gran penetración en los principales mercados mundiales. En los años 90, inició un proceso de deslocalización productiva, pero manteniendo el control de la base industrial necesaria para asegurar la competitividad.

Alemania ya comenzó su adaptación a los nuevos retos en los años setenta utilizando para ello los países del este de Europa. Al mismo tiempo, se impulsaba el crecimiento de mayor valor añadido fundamentado en una continua generación de innovaciones de producto que se apoya en una potente red de centros tecnológicos.

Corea del Sur y Taiwán destacan como exportadores de productos textiles, en gran parte al mercado chino. Bangladesh, uno de los países más pobres de Asia, tiene el género de punto como locomotora de su frágil economía aunque su protagonismo es todavía muy modesto.

La India muestra un peso relevante como productor básico, y progresivamente destaca como exportador de productos confeccionados. Por su parte Turquía, ha desarrollado una potente industria verticalizada, desde la confección a la industria base, que le ha permitido alcanzar el 4% de las exportaciones mundiales de la confección y hasta el 3,7% en textiles.

Estados Unidos es asimismo un gran centro exportador de productos base que son confeccionados en otros países de su entorno, especialmente México. Un modelo opuesto es el de Francia, que destaca como confeccionista de productos de gama alta; el "made in France" se cotiza, aunque importe buena parte de sus productos intermedios.

PRINCIPALES PROVEEDORES DE LA UE

El mercado textil europeo se autoabastece en un 50% (intercambios intra-UE), mientras que la otra mitad se distribuye entre China y el resto de Asia, que se acerca a la mitad y los países mediterráneos, una cuarta parte.

El porcentaje de auto-aprovisionamiento aumenta mucho en las gamas altas (más del 50%) y para colecciones más cortas de pronto moda. Además la aceleración de la renovación de las colecciones aumentará la oportunidad de producción interna o de deslocalización de proximidad.

Aparte de China, que es la gran fábrica textil del mundo, la India, Bangladesh, Vietnam y Turquía son los países que más han aumentado sus exportaciones textiles de confección hacia la UE desde el 2000, seguidos de Sri Lanka, Marruecos y Túnez.

Con los avances de la logística y el avance de la globalización, la incidencia de los de los costes salariales, cobra cada vez más incidencia, especialmente para las grandes producciones.

La liberalización y globalización de los intercambios textiles ha generado una fuerte pérdida de capacidad productiva textil en Europa, en cambio los consumidores europeos han obtenido una cierta ventaja en términos de mejores precios. Este proceso ha afectado en especial a la confección que es la actividad que incorpora un mayor componente salarial.

Videos

Noticiero Textil TV









Fotogalerías

1er Concurso de diseño y desarrollo de tejido Jacquard - Cátedra Aitex - 7 de Julio de 2017 - Alcoy

Artículos/Entrevistas

Noticiero Textil

C/ Numància, 73 7º B - 08029 BARCELONA | Tel: 93 444 81 92 | Fax: 93 124 02 18 |

[ Inicio ] [ Acceso Redactores ] [ estadísticas banners ] [ Publicidad ] [ Contacto ] [ Aviso Legal ] [icono rss]

banner
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies