Publicidad

AMSlab, laboratorio de control de calidad especializado en el sector textil, desarrolla una nueva metodología de análisis para detectar el colorante procedente del insecto Dactylopius coccus Costa (más conocido como “cochinilla del carmín”) en ropa, calzado y complementos. El carmín de cochinilla es un colorante rojo que se obtiene de las hembras desecadas del insecto y que es utilizado en la industria textil y cosmética. Sin embargo, debido a su origen animal no es compatible con la filosofía vegana.

Este análisis se realiza a través de la extracción y procesado del colorante para su detección mediante la técnica de espectrometría de masas. Permite determinar la presencia o no del colorante, que si sobrepasa el límite establecido supondría que se ha utilizado y que no se trata de una contaminación. Con este nuevo test, el laboratorio lucense amplía su kit de análisis pensado para la verificación de los productos veganos.

Publicidad

La compañía biotecnológica ya comercializa un conjunto de ensayos en colaboración con la organización PETA para poder verificar la ausencia de productos de origen animal en ropa, calzado y complementos bajo el estándar vegano. El kit de pruebas AMSvegan permite a las marcas de moda identificar en la etiqueta que un producto es vegano, aumentando su valor y reconocimiento al asegurar que utiliza materiales que son respetuosos con los animales. Al mismo tiempo, estarán protegiendo al usuario final, ayudándolo a encontrar productos veganos de manera eficaz para que puedan realizar compras que se ajusten a sus valores.

Se trata de la verificación del sello “Producto Vegano”, que según confirman desde el laboratorio, tiene una gran demanda por ser el único que ofrece este servicio a nivel mundial. Con este kit de análisis se pretende evitar el fraude en la moda vegana y también atender a las posibles contaminaciones en fabricación. El riesgo de la presencia de algún componente de origen animal se incrementa, por ejemplo, por el uso de materiales regenerados o reciclados en el que se pierde en cierta medida el control sobre la cadena de suministro.

“La principal ventaja reside en que las marcas que realizan este tipo de verificaciones aseguran que los productos que comercializan bajo el sello vegano, realmente lo son”, explica Manuel Lolo, CEO de AMSlab. En la actualidad, AMSlab realiza estos ensayos en textil y calzado, y se prepara ahora para ofrecerlo también al sector de la cosmética vegana.

Los productos que componen la moda vegana son todos aquellos que no contienen cuero, piel, lana, pieles exóticas o cualquier otro tejido o componente derivado de animales. La moda vegana está revolucionando la forma de comprar y vestir y a medida que más y más personas se suman a este modo de vida, la industria se va transformando para poder satisfacer la demanda de estos consumidores.

Publicidad