Publicidad

La primera colaboración de Desigual y la diseñadora española María Escoté se adentra en un universo lleno de color, urbano y kawaii donde las protagonistas son las flores. Una colección casual, pasional y enérgica para este próximo otoño.

Después de colaborar con nombres como Monsieur Christian Lacroix o Miranda Makaroff llega la colaboración con María Escoté en una exploración hacia el mundo más urbano. Chándales, “total looks” denim, vestidos ajustados o jerséis XXL combinados con accesorios como la mini mochila o el bolso “bowling”.

Publicidad

“Mi intención fue trasladar la década en la que yo conocí a Desigual, que fueron los 90 y fue cuando tenía mi carpeta llena de dibujos manga. Yo siempre he sido una fan del mundo asiático, del manga y del kawaii”, comenta María Escoté.

Y añade: “Lo que me atrajo y me gustó de Desigual desde que nació la marca fue su lenguaje cromático, que realmente es muy parecido al mío y, en este sentido, hablamos el mismo idioma”.

Publicidad