Publicidad

La compañía ha presentado la nueva fibra Lycra Adaptiv, que permite que las prendas se adapten mejor a los distintos estilos de vida, movimientos y tipos de cuerpo. La nueva identidad de marca de Lycra Adaptiv se ha creado para comunicar estos nuevos y beneficiosos atributos de movimiento.

Fabricada con un polímero revolucionario, esta fibra pendiente de patente tiene una química única que le permite ajustarse a las necesidades funcionales del usuario de forma híbrida. Esto significa que cuando el usuario está en reposo, el polímero adapta su fuerza de compresión para proporcionar el ajuste, la forma y el control adecuados. Y cuando el usuario está en movimiento, el polímero adapta su elasticidad para ofrecer una mayor comodidad en movimiento y un efecto segunda piel que permite que la prenda se mantenga mejor en su sitio. Las prendas fabricadas con tejidos que contienen la fibra Lycra Adaptiv son más duraderas y también más fáciles de poner y quitar.

Publicidad

The Lycra Company ha llevado a cabo numerosos estudios internos para evaluar el rendimiento de uso comparando los tejidos y las prendas que contienen la fibra Lycra Adaptiv con los mismos tejidos y prendas que sólo contienen spandex genérico.

Los resultados muestran numerosas ventajas con el uso de la fibra Lycra Adaptiv, que abarcan la comodidad en el movimiento y el efecto de segunda piel, acompañado de la retención de la forma y una mayor libertad de movimiento con una cómoda sujeción. La inclusión de tallas es también una ventaja clave, ya que la fibra Lycra Adaptiv favorece la talla única.

“El estiramiento más suave dentro de la zona de uso permite una ventana de ajuste más amplia, que cubre una mayor gama de formas corporales dentro de una talla determinada. Esto hace que el enfoque de talla única, y la reducción potencial de las referencias sea una posibilidad factible”, concluyen desde la empresa.

Publicidad
Artículo anteriorMango expande su modelo de tienda pop up de la línea Teen en España
Artículo siguienteReutilizar un kilo de ropa supone un ahorro equivalente de 25 kilos de CO2, según un estudio del Intexter