Publicidad

La compañía finaliza 2021 con beneficios en máximos de casi una década y con una estructura financiera totalmente saneada. La compañía ha cerrado el ejercicio con un resultado neto de 67 millones de euros, cifra que triplica los 21 millones de euros obtenidos por la compañía en el ejercicio 2019. Con este resultado positivo, Mango cierra el paréntesis de 2020, año marcado por la pandemia de la Covid-19, y vuelve a la senda de la rentabilidad.

Toni Ruiz, consejero delegado de Mango

Esta importante mejora del beneficio se ha producido tras alcanzar una facturación de 2.234 millones de euros, un 21,3% más respecto a los 1.842 millones registrados en 2020. Esta cifra roza las ventas registradas en 2019, cuando la compañía alcanzó su récord absoluto, con 2.374 millones de euros a cierre de ejercicio.

Según el consejero delegado de Mango, Toni Ruiz, “los resultados de 2021 demuestran la buena evolución de la compañía durante los últimos ejercicios y son fruto del trabajo de todo el equipo. Mango tiene hoy una posición óptima para afrontar el futuro poniendo en valor nuestra marca y nuestro producto, siempre al servicio de nuestro cliente y caminando hacia la sostenibilidad y la excelencia operacional”. 

Publicidad

En los cuatro primeros meses del año, la evolución de las ventas estuvo marcada por las restricciones derivadas de la pandemia en algunos mercados tan relevantes para la compañía como Francia, Alemania y el Reino Unido. En el cuarto trimestre del ejercicio, Mango superó las ventas del cuarto trimestre de 2019, previo a la pandemia.

La venta online registró un crecimiento del 23%, hasta situarse en 942 millones de euros, y su peso sobre la facturación se mantuvo en el 42%. En 2021, Mango ha llevado su actividad online a nuevos mercados, como Tailandia, alcanzando un total de 85 mercados con actividad del canal digital.

Por su parte, las tiendas registraron un buen comportamiento y, pese a que estuvieron cerradas una media de 48 días en 2021, mejoraron sus ventas en un 21,4% respecto al ejercicio 2020. Según Toni Ruiz, “aunque Mango cuenta con una alta penetración del canal online en su negocio, se ha demostrado la fortaleza y la importancia de nuestra red de tiendas”.

En cuanto al reparto de la facturación total por áreas geográficas, la actividad internacional del grupo ascendió al 79% del total y el mercado español representó el 21%. A cierre de 2021, Mango estaba presente en más de 110 mercados.

Por líneas de negocio, Woman, tras la integración de Violeta, aumentó su peso hasta el 82%, mientras que Man, Kids, Teen y Home supusieron el 18% restante. Destaca especialmente el comportamiento de Kids, cuyas ventas crecieron casi un 60% respecto a 2019.

El ebitda de Mango en 2021 se situó en 423 millones de euros, muy por encima de las previsiones iniciales. Esta cifra representó más que duplicar el registro de 2020, cuando el ebitda se situó en 193 millones de euros. Se trata de la cota más alta registrada por la compañía desde el ejercicio 2014, incluso descontando el efecto de las NIIF-16.

El resultado antes de impuestos de la compañía, por su parte, se situó en 82 millones de euros, corrigiendo la evolución de 2020 y duplicando la cifra de 41 millones de euros anotada en 2019, antes de la pandemia. Mango finalizó el ejercicio con un resultado neto de 67 millones de euros, triplicando los 21 millones de euros de 2019.

El margen bruto de la compañía ha aumentado en 0,6 puntos básicos respecto a 2019, hasta alcanzar un 58,2%. La mejora en el margen ha estado motivada por el mayor peso de la venta a precio completo y por una reducción de los descuentos, al tiempo que se ha visto condicionada por el efecto que ha tenido sobre la cuenta de resultados el aumento de los costes de importación y transporte. El impacto de la crisis mundial de la cadena de suministro se concentró en la recta final del año.

Mango ha logrado uno de los hitos que se marcó en 2015: reducir la deuda neta a cero. La compañía cerró 2021 con una deuda negativa en ocho millones de euros, tras haber cumplido su objetivo y haber conseguido rebajar en más de 165 millones su deuda frente a 2020. Esta situación no se daba en el balance de Mango desde hace más de una década.

El pasado diciembre, Mango devolvió al Instituto de Crédito Oficial (ICO) 120 millones de la línea de crédito solicitada en el inicio de la pandemia. Este importe es el 50% de los 240 millones que se solicitaron en la primavera de 2020. Aunque la compañía nunca ha necesitado hacer uso de estos recursos, por criterio de prudencia mantiene una parte de estos en su balance.

Publicidad
Artículo anteriorVuelve a Madrid el Salón del Calzado, la Piel y Marroquinería de la India
Artículo siguienteMás de ochenta marcas españolas participan presencialmente en Micam