Publicidad

Mango ha iniciado las obras de ampliación de su centro logístico en la localidad de Lliçà d’Amunt (Barcelona). La ampliación, que ya estaba proyectada desde el momento en que se diseñó el centro logístico, supone una inversión de aproximadamente 35 millones de euros y permitirá a la compañía ahorrar un 25% en los costes de preparación desde el canal online.

Toni Ruiz, CEO de Mango

La nueva instalación sumará 90.000 m2 adicionales de superficie al centro, que alcanzará un total de 280.000m2, el equivalente a unos 40 campos de fútbol. Con estos trabajos, Mango mantiene el calendario previsto a pesar de la pandemia.

La finalidad de la ampliación es permitir al centro asumir el crecimiento de la logística de e-commerce (pudiendo enviar pedidos directamente a cliente final), dotar de mayor capacidad y agilidad a la zona de expediciones y dar soporte a las nuevas líneas de negocio de Mango.

Publicidad

Toni Ruiz, CEO de Mango, explica que “el incremento que estamos viviendo en el e-commerce confirma que proyectar esta ampliación fue una decisión acertada, puesto que nos facilitará automatizar ciertas tareas para poder dar salida al volumen previsto. Mantener las inversiones en proyectos estratégicos que nos permitan adelantarnos a las necesidades futuras y ser más competitivos es prioritario para la compañía”.

Mango tiene previsto que la nueva instalación, que se dividirá en tres plantas, inicie parte de las operaciones de expedición durante el segundo semestre de 2022. El centro estará en pleno funcionamiento omnicanal en 2023.

“Con la ampliación conseguiremos dotar al centro de un carácter totalmente omnicanal, aprovechando al máximo las instalaciones actuales y complementándolo con soluciones más específicas para el e-commerce”, añade Toni Ruiz.

Incorporación de nuevos automatismos y mayor capacidad

La ampliación contempla la incorporación de nuevos automatismos que complementan las funcionalidades actuales del centro. En este sentido, la nave contará con un clasificador (pouch sorter) que permitirá secuenciar los pedidos y automatizar la gestión de las devoluciones, muy relevante para el canal online.

También dispondrá de robots móviles autónomos (AMR) destinados al movimiento interno del centro, lo que garantiza una alta flexibilidad, necesaria en un entorno cambiante como el actual. Finalmente, se sumará un clasificador (shipping sorter) para la gestión de las expediciones. Con las nuevas instalaciones, el centro logístico aumentará su capacidad de gestión de prendas en hasta 10.000 prendas más por hora. En total, podrá manipular 85.000 prendas/h.

Un desarrollo sostenible

Está previsto que el desarrollo del edificio se realice con prácticas de construcción responsable. El nuevo edificio contará con una instalación de placas fotovoltaicas en la cubierta, que aportarán la energía necesaria para generar el agua caliente sanitaria, así como estaciones de carga para vehículos eléctricos. También se prevé reaprovechar la totalidad de las aguas pluviales de la cubierta para aportar agua a la zona húmeda de Can Dunyó, situada en las proximidades.

Actualmente el Centro Logístico centraliza la distribución a las más de 2.200 tiendas que Mango tiene en más de 110 países. También reabastece a los 11 almacenes de negocio online que Mango tiene en todo el mundo.

Publicidad
Artículo anteriorAITEX presenta un extenso programa de webinars gratuitos
Artículo siguienteEuratex se posiciona ante la cumbre UE- EE.UU