Publicidad

La reciente publicación en el BOE del Real Decreto Ley 5/2021 de 12 de marzo de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia COVID19, que recoge las esperadas ayudas directas para los autónomos y las empresas, ha dejado fuera de facto a todo el sector de la industria de los componentes y la maquinaria para el calzado y la marroquinería, “un sector que además de estratégico a nivel nacional, es uno de los que más innova en nuestro país”, subrayan.

Manuel Román Ibáñez, presidente de AEC

“En condiciones normales, hoy tendríamos que estar hablando de lo bien que estaban funcionando nuestras ferias y de los proyectos que estábamos poniendo en marcha; pero no, la realidad es otra y se llama SUPERVIVENCIA A UNA CRISIS SIN PRECEDENTES CON AYUDAS CERO. Justo un año después de que comenzase la Pandemia, estamos reclamando a la administración ayudas de verdad para que por fin podamos empezar a ver algo de luz al final del túnel y, sin embargo, con lo que nos levantamos el pasado viernes 12 de marzo fue con la no inclusión de nuestras empresas en el RDL 15/2021, QUÉ CATASTROFE”.

Así se ha pronunciado el presidente de la Asociación Española de Empresas de Componentes para el Calzado, Manuel Román Ibáñez quien insta al Gobierno a subsanar el error cometido, dado que el RDL ha obviado incluir los Códigos Nacionales de Actividades Económicas que aplican las empresas del sector de los componentes para el calzado y la marroquinería, como son:

Publicidad

1520       Fabricación de calzado

1629       Fabricación de otros productos de madera; artículos de corcho, cestería y espartería

2219       Fabricación de otros productos de caucho

2229       Fabricación de otros productos de plástico

1330       Acabado de textiles

1392       Fabricación de artículos confeccionados con textiles, excepto prendas de vestir

1394       Fabricación de cuerdas, cordeles, bramantes y redes

1395       Fabricación de telas no tejidas y artículos confeccionados con ellas, excepto prendas de vestir

1396       Fabricación de otros productos textiles de uso técnico e industrial

1399       Fabricación de otros productos textiles n.c.o.p.

1511       Preparación, curtido y acabado del cuero; preparación y teñido de pieles

1512       Fabricación de artículos de marroquinería, viaje y de guarnicionería y talabartería

1721       Fabricación de papel y cartón ondulados; fabricación de envases y embalajes de papel y cartón

1729       Fabricación de otros artículos de papel y cartón

1811       Artes Gráficas y servicios relacionados con las mismas

1812       Otras actividades de impresión y artes gráficas

1813       Servicios de preimpresión y preparación de soportes

1820       Reproducción de soportes grabados

2013       Fabricación de otros productos básicos de química inorgánica

2052       Fabricación de colas

2059       Fabricación de otros productos químicos n.c.o.p.

2599       Fabricación de otros productos metálicos n.c.o.p.

2894       Fabricación de maquinaria para las industrias textil, de la confección y del cuero

3213       Fabricación de artículos de bisutería y artículos similares

4616       Intermediarios del comercio de textiles, prendas de vestir, peletería, calzado y artículos de cuero

4624       Comercio al por mayor de cueros y pieles

4641       Comercio al por mayor de textiles

Inicialmente, según recoge el reciente Real Decreto Ley publicado, se han quedado fuera más del 80% de las empresas de AEC, “lo que genera un agravio comparativo y un problema serio dentro del sector de los componentes para el calzado, lo que para el sector supone una incoherencia y una pérdida de oportunidad irreparable”, remarcan.

AEC, así como otras organizaciones pertenecientes al sector de la moda, vienen reclamando ayudas directas para sus empresas desde el inicio de la pandemia, y ahora como es lógico, la inclusión en el reciente RDL 5/2021 de los CNAES (Códigos Nacionales de Actividades Económicas) de sus empresas es vital para poder optar a las ayudas.

“Desde AEC reclamamos al Gobierno la inclusión de todos los CNAES de nuestras empresas, cuyas actividades se engloban dentro de los sectores del calzado, textil, curtidos, madera, plástico, caucho, envases, artes gráficas, químico, metal, maquinaria y comercio. Y además, la inmediata puesta en marcha de planes estratégicos sectoriales, dotándolos de ayudas importantes, para poder relanzar nuestros sectores a nivel internacional”, subrayan.

Y añaden: “Concretamente nuestro sector, el de los componentes para el calzado, representa a un gran número de empresas y trabajadores que han sido fuertemente castigados por la pandemia, el cual registra caídas de hasta el 43,5% del IPI Índice de Producción Industrial a lo largo del año 2020, para posicionarse en un descenso actual del 28,2% de nivel de producción”.

También destaca una caída del volumen de negocio que oscila entre el 35% y el 45% y un descenso del 20% sobre el total de los profesionales que trabajaban en nuestro sector antes de la pandemia, sin contar los que se mantienen actualmente con un ERTE. Asimismo, esta grave situación ha repercutido negativamente en la capacidad para innovar y seguir fabricando en nuestro país productos de la más alta calidad.

De la misma manera, la pandemia ha hecho mella en las exportaciones de nuestro sector, representando una pérdida de más del 35% de nuestra cuota de mercado, retrocediendo a cifras del año 2012. “Todos estos datos reflejan que el sector del calzado y los componentes para el calzado son unos de los sectores más afectados, a los que no hace referencia este Real Decreto Ley 5/2021”, puntualizan.

El sector de los componentes para el calzado mantenía en el año 2019 unos niveles de volumen de negocio que rozaban los 2.000 millones de euros de facturación. Concretamente, las exportaciones de nuestro sector alcanzaron los 1.417 millones de euros, siendo considerados como uno de los sectores tractores y más innovadores a nivel nacional.

“La publicación de este RDL pone fin a la esperanza al no poder optar a estas ayudas directas, lo cual representará un antes y un después y una pérdida de oportunidad que conllevará una mayor destrucción del tejido empresarial y de los empleos directos e indirectos, debilitando aún más no solo nuestro sector, sino también los territorios de las Provincias de Alicante, Valencia, Barcelona, Murcia, Albacete, la Rioja, Andalucía y las Islas Baleares, zonas donde se fabrican y comercializan nuestros componentes, conllevando además una fuerte pérdida de competitividad presente y futura al no poder reactivar nuestra industria, que representa uno de los pilares manufactureros más importantes del sector del calzado y la marroquinería a nivel nacional e internacional”, remarcan.

“Si el Gobierno quiere ayudarnos de verdad este es el momento para que actúe y tome decisiones al respecto, comprometiéndose de una vez por todas con las empresas españolas a lo largo de toda la cadena de valor.

Desde AEC ya hemos instado tanto al Ministerio de Industria como a la CEV y a la CEOE a que medien y hagan llegar nuestra queja formal y solicitud de subsanación inmediata al Ministerio de Hacienda para que nos ayuden y corrijan el texto del Real Decreto Ley 5/2021, con el fin de incluir nuestros CNAES dando cabida a todas nuestras empresas”, concluye el comunicado.

Publicidad
Artículo anteriorMBFWMadrid incorpora a tres destacados diseñadores a su calendario oficial
Artículo siguiente080 Barcelona Fashion contará con 22 diseñadores y marcas de moda