Publicidad

Las organizaciones empresariales de la industria de la moda y las centrales sindicales están trabajando para reactivar la economía y regenerar el empleo dentro del sector, tras el Covid-19.

Para este objetivo, que ahonda en el futuro de la industria de la moda y la reactivación del sector, están participando las asociaciones integradas en la Confederación ModaEspaña (FEDECON, AEGP, ASEFMA, ACME, ACOTEX, SFA, REGALO FAMA, AEDM, ASIRTEX y AMSE), las del Consejo Intertextil (ATEVAL y TEXFOR), así como FICE y AVECAL, ACEXPIEL, ASEMAVI, Gremio de Fabricantes de Marroquinería de Cataluña y las organizaciones sindicales Industria-CCOO y UGT-FICA.

“De cara al futuro, una de las líneas que se están perfilando es la integración de la sostenibilidad en el sector, apostando por productos de calidad, con una mayor durabilidad y en la cercanía. Haciendo un uso responsable de los recursos y limitando los residuos.

Publicidad

También será fundamental potenciar la innovación a través del desarrollo tecnológico y digital en todos los procesos de la producción, para ganar en eficiencia y agilidad.

Reindustrialización

Por otra parte, hay que destacar la necesaria reindustrialización del país. En este sentido la industria de la moda ha demostrado ampliamente su fuerza productiva.

Todo el sector se ha movilizado desde el primer momento para paliar la crisis y dar respuesta a la necesidad social, ante la falta de equipos sanitarios y de protección.

Se pone de manifiesto la necesidad que tiene el país, y la importancia, de poseer una industria nacional fuerte, por su cercanía e indudable calidad, pero, sobre todo, por ser maquinaria generadora de empleo y riqueza nacional.

Esto es clave no sólo en la recuperación del propio sector, sino que sirve de impulso para sectores asociados a esta industria y, consecuentemente, al beneficio general de la economía española.

No podemos obviar que el sector de la moda en España posee una posición estratégica en la economía, hablamos de casi un 3% del PIB y unas exportaciones del 8,8% del total nacional, en 2018.

Estos datos hablan por sí solos, es esencial mantenerlos apoyando el producto español y utilizar la fuerza de esta industria como vía hacia la regeneración del empleo.

Normativas

Salir de la crisis y de la emergencia sanitaria ha sido el foco que ha perseguido la industria de la moda, siguiendo con rigurosidad las normativas que aseguran, sin atisbo de duda, la calidad y efectividad de los productos sanitarios.

Debemos poner en valor el esfuerzo de todas aquellas empresas que han habilitado salas limpias en sus fábricas y talleres para la producción de los equipos sanitarios que la sociedad necesita, así como reconocer el empeño de los trabajadores que se han implicado con este proyecto bajo condiciones de producción y protección especiales (buzos de protección individual, gafas, mascarillas, guantes…) para asegurar una producción aséptica y reglada.

Todo ello pese a la limitación de ingresos y la complicación de asumir los costes de producción e intermediarios.

La industria de la moda ha puesto en marcha su capacidad en favor del beneficio común y procurando, en todo momento, mantener en funcionamiento sus plantillas y actividad.

En este sentido, un objetivo primordial debe ser devolver a los empleados sus puestos de trabajo y dejar sin efecto los ERTE, a medida que sea posible.

Se pone de manifiesto la necesidad que tiene el país, y la importancia, de poseer una industria nacional fuerte

Son múltiples los desafíos que se nos presentan y debemos poner en valor, hoy más que nunca, a nuestras empresas y trabajadores. Por ello, continuamos firmes en la petición de ampliar las líneas de liquidez del ICO, aumentando los plazos de devolución y estableciendo un periodo de carencia que se ajuste a las necesidades del sector.

Hay que facilitar el apoyo público y garantizar el acceso de la industria de la moda a seguros de crédito, de cara a las próximas temporadas de venta.

Pymes perjudicadas

Hay que destacar que las pymes están siendo especialmente perjudicadas en esta crisis. Aún a día de hoy, nos encontramos en una industria ampliamente segmentada y, además de las necesarias ayudas económicas, sería conveniente tomar medidas como la fusión de nuestras empresas o adquisiciones, por la supervivencia del mercado.

La meta final de todas las acciones es crear un tejido industrial nacional, fuerte y unido, para soportar cualquier adversidad que se nos presente el día de mañana.

En estos momentos, lo urgente, lo primario, es apoyar a un sector que se ha volcado con la situación española. Apostar por la rapidez, efectividad y calidad de los productos nacionales y contribuir, entre todos, a una salida rápida y segura de la situación que el coronavirus ha implantado en nuestro país”.

Publicidad