Publicidad

ASEPRI, Asociación Española de Productos para la Infancia, de ámbito nacional y sin ánimo de lucro, preocupada por el bienestar de la infancia en nuestro país está solicitando al Gobierno desde el pasado mes de marzo que considere los Productos de Puericultura esenciales para poder garantizar el suministro de productos para bebés, seguros y certificados durante esta pandemia.

De las 17 C. Autónomas sólo el Principado de Asturias ha considerado “esenciales” los comercios de puericultura.

ASEPRI solicita al Gobierno de España, a las Autoridades Sanitarias  y a las 17 C. autónomas que se aplique en todo territorio nacional:

Publicidad

–          Que los establecimientos que comercializan productos de puericultura son de primera necesidad y deben ser declarados como ESTABLECIMIENTOS ESENCIALES y permanecer abiertos durante estados de alarma.

–          Es necesario que las autoridades sanitarias consideren una lista de productos para la infancia como PRODUCTOS ESENCIALES, ya que son imprescindibles para garantizar la seguridad y bienestar de los bebés y permitir su distribución en establecimientos físicos y no solamente online.

Los artículos de puericultura garantizan la seguridad de los bebés, su bienestar físico y emocional, su correcta movilidad, alimentación, higiene diaria, descanso y desarrollo psicomotriz.

En consecuencia, los establecimientos físicos que los comercializan y proporcionan el asesoramiento experto indispensable para la compra de dichos artículos deben ser declarados como establecimientos esenciales en situaciones de pandemia.

“Los artículos de Puericultura que solicitamos que sean declarados de inmediato como esenciales dada su necesidad básica para los bebés desde el mismo momento de su nacimiento son:

– Cunas y minicunas, colchones de cuna, sábanas y colchas indispensables para el descanso del bebé.

– Sillas para el automóvil y sistemas de retención infantil obligatorios por Ley e indispensables para los desplazamientos esenciales con el recién nacido.

– Cochecitos de bebé para poder desplazarse en las situaciones que lo requieran.

– Artículos de lactancia, biberones y utensilios de ayuda a las comidas para garantizar la correcta alimentación de los bebés.

– Tronas para garantizar un espacio seguro y homologado para la alimentación del bebé en casa.

-Bañeras infantiles homologadas y artículos necesarios para la higiene infantil.

-Humidificadores, aspiradores nasales, sueros fisiológicos y todos los artículos para la salud respiratoria del bebé en casa.

– Ropa de bebé hasta 36 meses y textiles necesarios para el cuidado del recién nacido.

Dichos productos esenciales para los bebés necesitan para su adquisición de un asesoramiento especializado en el punto de venta físico, que en muchos casos no puede realizarse online y, que determina la elección del artículo más adecuado en función de las necesidades y de la etapa vital del niño.

Es URGENTE que las autoridades sanitarias, en el actual estado de alarma, consideren esta lista de productos para la infancia como esenciales y necesarios para garantizar la seguridad y bienestar del bebé y permitir su fabricación y distribución en establecimientos físicos y no sólo online, ya que el 93% de las ventas de artículos de puericultura se realiza a través de tiendas físicas especializadas”.

Mª Eugenia García, vicepresidenta de ASEPRI

Publicidad
Artículo anteriorHortensia Maeso lanza su primera colección cápsula para bebés
Artículo siguienteEl especialista en moda interior Mey se apoya en la tecnología de schoeller