El IBV trabaja en el desarrollo de un GPS hacia las emociones de los productos

Publicidad

Las personas reaccionamos con emociones muy variadas frente a los diferentes productos y servicios, por lo que las marcas cada vez se preocupan más porque en el proceso de diseño y desarrollo de los mismos se incorpore la voz del cliente, a través de sus gustos, necesidades y preferencias.

Para conseguirlo, las empresas utilizan métodos tradicionales para conocer cuál es la opinión de los consumidores y consumidoras respecto a los bocetos que están desarrollando, los colores de las etiquetas, los tipos de envases, las formas de presentación, etcétera. O también costosas y complejas tecnologías, sólo al alcance de las grandes, para medir en condiciones de laboratorio variables fisiológicas de respuesta inconsciente ante determinados estímulos.

Con el fin de democratizar el acceso de todas las empresas a la metodología de Innovación Orientada por las Personas (IOP) y su incorporación, a través de nuevas herramientas online, a los procesos de diseño y desarrollo, el Instituto de Biomecánica (IBV) está trabajando en el proyecto Democratiop.

Publicidad

Esta iniciativa busca revolucionar la forma en la que las marcas adaptan sus productos y servicios, conceptos, diseños, anuncios, etcétera, a las necesidades, los gustos y las preferencias de las personas, haciendo que esta tecnología de laboratorio (por ejemplo, cómo cambia la mirada del potencial comprador frente a un producto, en qué parte se fija, o cuáles son sus gestos faciales y sus palabras espontáneas), pase al entorno doméstico a partir de los dispositivos personales (pc, tablet, smartphone, etc).

“Para ello, estamos trabajando en el desarrollo de lo que hemos denominado GPS a las emociones de los productos, una tecnología de uso online, automática y sencilla que pueda guiar a las compañías en el proceso de diseño y desarrollo de sus productos y servicios evaluando dónde miran, qué sienten y qué expresan libremente los consumidores, frente a nuevos desarrollos y conceptos”, según explica la directora de innovación de Tecnologías de IBV, Rosa Porcar.

Este proyecto se basa en la digitalización y la automatización de las distintas tecnologías y herramientas de investigación del consumidor que conforman la metodología IOP, para hacerla completamente accesible a las empresas, entre ellas las PYME y las microempresas.

Buscando el efecto Wow

En esta línea, Rosa Porcar afirma además que “las empresas buscan enamorar a sus clientes para establecer una relación duradera y para ello, la primera impresión es fundamental, de ahí que sea importante buscar el efecto Wow y saber cuándo, cómo y por qué se produce esta reacción en los clientes”.

Democratiop aportará a las empresas herramientas online que les permitan tomar decisiones de una forma rápida pero fiable acerca del diseño de sus productos o servicios. Está pensado especialmente para que se pueda introducir al usuario en fases tempranas del diseño, y de esta manera asegurar su aceptación sobre el mismo y la optimización de los costes de diseño y desarrollo.

Democratiop aportará a las empresas herramientas online que les permitan tomar decisiones de una forma rápida pero fiable acerca del diseño de sus productos o servicios

Una las primeras herramientas en las que trabaja el proyecto es una plataforma online que permitirá comparar productos, envases, etiquetas, evaluar un Marketplace, un unboxing o un nuevo concepto, y conocer las emociones que provocan en potenciales clientes, mediante un proceso autónomo, guiado e intuitivo, obteniendo resultados objetivos y cuantificables generados, de forma automática, en la plataforma. Todo ello, con la posibilidad de contar con consumidores de cualquier parte del mundo para los tests desde sus propios hogares.

Asimismo, el proyecto cuenta con la colaboración de empresas como The SPB CorporationL, Royo Spain, Choví S, Energy Sistem y Hosbec, aunque son muchas las compañías y entidades que ya han mostrado su interés.

Finalmente, cabe destacar que el proyecto Democratiop está financiado a través de un convenio firmado con la Conselleria d’Innovació, Universitats, Ciència i Societat Digital de la Generalitat Valenciana, centrado en el desarrollo de iniciativas de I+D+I para conseguir la transformación del modelo productivo valenciano.

Publicidad
Artículo anteriorGant abre una nueva tienda insignia en Madrid
Artículo siguienteBNEW 2021 pondrá el énfasis en un amplio programa de innovación