Publicidad

Tras dos años de incertidumbre, el consumo de moda va volviendo a la normalidad al mismo ritmo que se recupera la vida social. Así lo revela el Panel de Consumo de productos de moda de 2021 elaborado por el Clúster catalán de la moda Modacc y la empresa especializada en estudios de mercado Kantar a partir de una muestra de más de 8.000 consumidores de toda España.

En 2021 el consumo de moda ha crecido un 15’7% respecto a 2020, aunque todavía se mantiene un 14’3% por debajo de 2019. Las categorías que más rápidamente se recuperan son íntimo hombre y mujer (más de un 15%) y calcetería (más de un 20%), y se sitúan ya muy cerca de los niveles prepandemia.

De hecho, el cuarto trimestre del pasado año fue un gran punto de inflexión para la moda interior, que llegó a superar el consumo del mismo período del año 2019.

Publicidad

Por el contrario, el punto exterior de mujer se recupera lentamente y, aunque está un 13% por encima de 2020, todavía está un 16’9% por debajo de 2019. La moda infantil crece un 8% pero todavía se encuentra un 14 % por debajo de 2019, y la moda de baño da un gran salto en 2021 con un incremento del 47’7% respecto a 2020 (y todavía un 13% por debajo de 2019).

El estudio también revela que crecen las categorías de moda de andar por casa e informales, como sudaderas, chándales, leggins y mallas, zapatillas de casa y forros polares. Un incremento que, según el estudio, se debe a la adquisición de nuevos hábitos y sobre todo a que en España el teletrabajo se haya mantenido después de la pandemia, ya que actualmente teletrabajan un 21% de los españoles ocupados.

En cuanto a los canales, el consumo de moda sigue la dinámica de los últimos años: el ecommerce sigue creciendo y ya es un 20’8% del total (en 2017 era sólo un 6%), aunque el informe indica que se comienza a estabilizar este crecimiento y que la recuperación del mercado vendrá del retorno del tráfico y de las compras en las tiendas físicas.

El sector se muestra convencido de que el consumo de moda -especialmente de las prendas de vestir- volverá a los niveles prepandemia tan pronto como se recupere por completo la vida social y sectores como la restauración y el ocio. Sin embargo, admiten que son tiempos de incertidumbre y que los hábitos de los consumidores están cambiando, lo que supone un reto y a la vez una oportunidad para las marcas de moda.

El estudio elaborado por Kantar a petición de Modacc monitoriza trimestralmente el consumo de productos de moda a partir del seguimiento de consumo semanal de 8.000 personas mayores de 15 años de toda la Península y Baleares, e incluye todos los canales de compra.

“Para el Clúster Catalán de la Moda, disponer de datos de consumo fiables y ponerlos a disposición de las empresas asociadas es clave para poder tomar decisiones estratégicas para planificar las próximas temporadas”, concluyen.

Publicidad
Artículo anteriorEl volumen de exportaciones marca máximos pese la crisis de las materias primas y los problemas logísticos
Artículo siguienteElectrificando el sector de la moda