Publicidad

La industria se está viendo muy afectada por la actual crisis energética y las constantes subidas y fluctuaciones en el precio de la luz que se arrastran desde mediados del pasado año. La industria textil no es ajena a ella, y por ello busca soluciones que contribuyan a paliar sus efectos para continuar siendo competitivos, asegurarse el suministro para poder producir y cumplir con las policitas medioambientales.

Para ello, ATEVAL ha organizado en su sede una Jornada de autoconsumo y eficiencia energética que ha contado con las empresas Cubierta Solar y Foener.

El acto fue inaugurado por el presidente de ATEVAL, José Serna, quien ha enfatizado la necesidad de apostar por las energías limpias en la situación actual “muy delicada para la industria, sobre todo para la textil que tiene un alto nivel de demanda de energía para producir”.

Publicidad

Además, Serna ha lanzado un mensaje a las administraciones, si bien ha agradecido las diferentes subvenciones actuales al autoconsumo y las baterías, ha recordado que la administración local también debe implicarse, como hacen algunos ayuntamientos, y reducir impuestos como el IBI o el IAE a quienes apuesten por estos modelos de producción de energía,

“Ahora es el momento del autoconsumo y del almacenamiento en baterías, hay que innovar y anticiparse a lo que pueda venir, y la mejor forma de hacerlo y garantizar un ahorro en el suministro de energía es implantar estas dos tecnologías. Serán claves para el negocio y permitirán planificar costes, linealizar gastos y ser más sostenibles. Podemos pagar por la energía hasta un 82% menos”, ha comentado Javier González-A Marín, responsable de desarrollo de negocio en Cubierta Solar.

Durante su intervención, ha recalcado la necesidad de aprovechar el sol como fuente inagotable de energía y más en esta Comunidad, una de las más privilegiadas respecto a horas de luz de Europa, y de aprovechar las subvenciones actuales tanto para la instalación de autoconsumo como para los sistemas de baterías. Gracias a estas ayudas, que son de hasta el 50% para la fotovoltaica y de hasta el 65% para los sistemas de almacenamiento de la energía, la amortización de las instalaciones se reduce a unos 3 años.

Las baterías permiten almacenar la energía no consumida de la fotovoltaica, sobre todo la generada en los días que no hay actividad en la empresa, o almacenar energía de la red en los momentos en que está más barata, para consumirla en los tramos más caros y lograr independencia.

Tras la intervención de Cubierta Solar, ha sido el turno de Jaume Micó, director de eficiencia energética de Foener quien ha explicado la importancia de optimizar el coste energético en las empresas; para ello será imprescindible una monitorización y digitalización de la energía, de forma que se sepa cuando se consume, qué energía se está perdiendo, el consumo residual, etc.

Con estos datos, y con la puesta en marcha de soluciones como la fotovoltaica, se optimiza la energía consumida, ahorrando costes y siendo más sostenibles. “La energía más barata es la que no consumimos”, ha relatado Micó, que ha apostado además por intentar ajustar la producción en función del consumo y costes de energía, como hacerlo en horas más baratas.

Publicidad
Artículo anteriorTodo a punto para Barcelona Bridal Fashion Week
Artículo siguienteHug&Clau refuerza su presencia en Andalucía con una tienda en Granada