Publicidad

El viernes 30 de septiembre, los ministros de Energía de la UE aprobaron una propuesta de Reglamento del Consejo para hacer frente a los altos precios de la energía. El Reglamento se centra en los precios de la electricidad y la reducción de la demanda de electricidad, en un impuesto solidario del sector de los combustibles fósiles y un impuesto minorista para las PYME. «Si bien estas iniciativas están impulsadas por la buena voluntad, no logran reducir los precios del gas, la única medida que tendría el mayor impacto en la industria europea», destacan desde Euratex.

EURATEX, como la voz de los fabricantes europeos de textil/moda, lamenta esta falta de ambición: el Reglamento no prevé ninguna acción significativa para apoyar directamente a la industria europea. Esto puede acelerar la desindustrialización de Europa y la pérdida de capacidad industrial para asegurar el nivel de vida europeo y la implementación del Green Deal.

“La industria europea se salvará como una industria unificada o no se salvará. La fragmentación del mercado interior no protegerá la fabricación nacional de ningún Estado miembro”, subrayan desde Euratex

“Hacemos un llamamiento a la UE y a los Estados miembros para que persigan nuestros intereses europeos comunes. La vacilación a la hora de adoptar un precio tope europeo para el gas natural, acompañada de programas de gasto nacional masivo para subsidiar el consumo doméstico de gas, es un incumplimiento del deber”, afirma el director general de Euratex, Dirk Vantyghem.

Publicidad

Activar la competencia entre los Estados miembros en lugar de promover la cooperación para reducir los precios del gas para todas las empresas europeas también resultará ineficaz: de hecho, la estructura industrial de la Unión Europea está totalmente integrada. Una vez que un segmento de la cadena de valor perece debido a la crisis en un país, todas las empresas con sede en la UE sufrirán su efecto negativo, aumentando los precios en la cadena de suministro y agregando más tensión a nuestras operaciones.

“La industria europea se salvará como una industria unificada o no se salvará en absoluto. La fragmentación del mercado interior no protegerá la fabricación nacional de ningún Estado miembro”, subrayan.

Además de un tope de precio del gas en toda la UE, EURATEX pide a la Comisión Europea que modifique rápidamente el Marco Temporal de Crisis, asegurándose de que los criterios y umbrales aplicados no excluyan a las empresas vulnerables de un posible apoyo (por ejemplo, en servicios y acabados textiles). También alientan a la Comisión Europea a revisar el mecanismo de fuga indirecta de carbono ETS e incluir los sectores de fibras artificiales, no tejidos, hilado y tejido.

“Ya es hora de que la Unión Europea, en particular los Estados miembros y la Comisión, intensifiquen su ambición y adopten una visión europea: un enfoque caótico y fragmentado no mitigará la crisis, sino que la acelerará”, concluyen desde Euratex.

Publicidad
Artículo anteriorInscripciones abiertas para la 5ª Jornada Industria Textil y Sostenibilidad
Artículo siguienteLa industria de la tecnología textil española conoce en primicia ITMA Connect