Publicidad

Los datos del tercer trimestre de 2020 muestran una recuperación parcial en comparación con el segundo trimestre. Sin embargo, la producción sigue siendo negativa y aún no se ven signos de una recuperación total. Euratex está demandando a la UE un compromiso activo en áreas cruciales como la economía circular, la digitalización y la igualdad de condiciones.

Después de una caída sin precedentes de la actividad sectorial en el segundo trimestre de 2020, el tercer trimestre mostró claras mejoras.

Durante el tercer trimestre de 2020, el volumen de negocios de la UE se recuperó parcialmente en comparación con el trimestre anterior, y las ventas minoristas de textiles, prendas de vestir, calzado y artículos de cuero en tiendas especializadas aumentaron un 62% en comparación con el segundo trimestre. La producción de la EU27 también experimentó un repunte en comparación con el trimestre anterior con + 25% en textiles y + 33% en confección.

Publicidad

Sin embargo, la producción de la UE registró un crecimiento trimestral negativo en comparación con el mismo período del año anterior. La caída en la industria de la confección fue del -15%, mientras que en los textiles fue del -7%. España e Italia volvieron a registrar los peores resultados en el sector textil, con caídas de producción que alcanzaron el -16,5% de media durante el tercer trimestre, mientras que Rumanía y Austria se vieron gravemente afectadas en el sector de la confección con -25% y -31% respectivamente.

Estos datos indican que las señales de recuperación, observadas desde mayo, se están desacelerando ahora, debido muy probablemente a la reintroducción de medidas más estrictas en los países europeos. Ante previsiones dramáticas, Euratex reitera su demanda a la Unión Europea para trabajar en cuatro áreas críticas, que se pueden encontrar también en la conclusión del Consejo de la UE del 16 de noviembre:

Convertir la sostenibilidad y la circularidad en una oportunidad de negocio.

Invertir en mejorar el mercado laboral del sector textil/confección, desarrollando nuevos planes de estudio que satisfagan las necesidades actuales en torno a la producción digital o los textiles técnicos.

Promover el acceso a los mercados exteriores y garantizar la igualdad de condiciones en el mercado interior de la UE.

Invertir en innovación, digitalizar cadenas y técnicas productivas y desarrollar nuevos materiales sostenibles.

“El acuerdo sobre el Marco Financiero Plurianual (MFP) y el paquete de recuperación del 18 de diciembre es una excelente noticia para todos, desde la industria hasta los ciudadanos. Tal logro puede restaurar la confianza en una rápida recuperación en toda Europa”, afirma Dirk Vantyghem. “Por lo tanto, no podemos dormirnos en los laureles: necesitamos aprovechar el momento y desarrollar una estrategia textil ambiciosa para una industria digital y sostenible, concluye.

Publicidad