Publicidad

Una alianza sectorial que se formó para abordar cuestiones relacionadas con los microplásticos ha completado la siguiente fase de su proyecto para desarrollar un estándar industrial armonizado para la cadena de suministro. El Cross Industry Agreement (CIA) ha revelado los resultados de un ensayo de fragmentación de fibra que se ha llevado a cabo antes de establecer un estándar CEN (del Comité Europeo de Normalización).

Una vez confirmado, el estándar también se convertirá en un estándar ISO bajo el Acuerdo de Viena, proporcionando a los fabricantes de prendas de vestir y a los responsables políticos una herramienta vital como parte de un trabajo más amplio para reducir el desprendimiento de microfibras al medio ambiente.

En 2018, cinco organizaciones de la industria acordaron unir fuerzas para abordar de manera proactiva el problema de los microplásticos y firmaron el Acuerdo Interindustrial. Los firmantes iniciales fueron asociaciones industriales europeas que representan las cadenas de valor europeas y globales de las prendas y su mantenimiento asociado: la Asociación Internacional de Jabones, Detergentes y Productos de Mantenimiento (AISE), la Asociación Europea de Fibras Artificiales (CIRFS), el Grupo Europeo de Exteriores ( EOG), Euratex, la confederación europea de la industria textil y de la confección, y la Federación de la industria europea de artículos deportivos (FESI).

Publicidad

Juntas, las cinco organizaciones entendieron que el primer paso para permitir la acción global en torno al tema era acordar un método de prueba armonizado que permitiría la recopilación y comparación de datos generados globalmente para ayudar a la identificación de soluciones. Los detalles de lo que implica la CIA se pueden encontrar en https://euratex.eu/cia.

El método de prueba de desprendimiento de microfibras se desarrolló gracias a los esfuerzos conjuntos y la cooperación de expertos de 28 organizaciones europeas, americanas y asiáticas; el resultado fue entregado al CEN en 2020.

Desde entonces, representantes de la CIA han estado trabajando con CEN para afinar los detalles con el fin de cumplir con los requisitos de un Estándar CEN. Para verificar la reproducibilidad del método, los socios han llevado a cabo una prueba por turnos (RRT) para determinar si el método podría replicarse en diferentes laboratorios y producir resultados similares. Diez organizaciones participaron en el RRT, que fue coordinado por la CIA, enviando muestras de tejidos a todos los laboratorios involucrados y luego recolectando y analizando los datos.

Los resultados del RRT muestran una consistencia estadísticamente significativa, tanto dentro como entre los laboratorios participantes, lo que demuestra que el método es repetible en el mismo entorno y reproducible en otros laboratorios.

La CIA ha presentado los resultados del RRT al CEN, con la intención de que el Estándar CEN sea confirmado en un futuro próximo. Una vez que eso suceda, se promoverá en toda la industria de la confección y se convertirá en una herramienta clave para investigadores, empresas y gobiernos a medida que aceleran los esfuerzos para reducir el desprendimiento de microfibras asociado con la producción de prendas de vestir.

Publicidad
Artículo anteriorBershka introduce su nueva imagen en el corazón de Madrid
Artículo siguienteEl congreso de fibras de Dornbirn celebra su 60º aniversario con noventa y seis ponencias