Publicidad

Gisela Fortuna, directora de Work Experience Fashion, fue la ponente central del taller organizado por ModaEspaña “Ideas de negocio en moda” durante el transcurso de la última edición de Momad.

El taller constituyó un espacio para la reflexión del futuro de los negocios. Un trabajo de investigación y ‘coolhunting’ sobre ideas y tendencias de consumo en moda recopiladas en sus viajes por Japón, China, Taiwán, Paris, Milán y Nueva York, entre otros muchos.

Más allá de la internacionalización o la implementación de campañas, teniendo en cuenta las necesidades de consumo de cada país, Fortuna introdujo en la discusión la inclusión de la tecnología y la sostenibilidad, en la producción y el consumo de la moda. “Realidades a tener en cuenta en la inercia social y que no pueden ignorarse”, subrayó.

Publicidad

El valor de la experiencia 

Según explica, el consumo ya no se trata sólo de un intercambio entre producto y precio, sino que debe darse al usuario una experiencia de 360º: “Hoy en día no tenemos espacios y tiendas convencionales. Necesitamos lugares bonitos, que llamen a la gente a hacerse fotos”, destaca.

La integración de las redes sociales en nuestro día a día se ha transformado en una variable fundamental, hacer que el lugar de venta sea atractivo no sólo retiene a las personas en su interior durante más tiempo, sino que se añade el deseo de compartir la experiencia con los demás.

“Vincular el arte con la moda es un éxito seguro”, manifiesta Fortuna, que en sus viajes ha podido observar el resultado de tiendas-museo, desfiles dentro de los establecimientos o apartados que permiten al usuario crear su propio diseño.

Deporte y tecnología, los grandes ejes 

Por otro lado, asegura que la alta costura actual, gira en torno al deporte y la tecnología: “Todas las tendencias, a día de hoy, salen de aquí”. Y subraya: “Es necesario crear elementos diferenciadores, únicos, y añadirles valor mostrando al cliente lo que está comprando, es decir, que pueda ver su funcionalidad, características y materiales. Si es local, mejor”.

Como no podía ser de otra manera, la sostenibilidad ha sido una de las cuestiones para ahondar. Hay muchas maneras para tratar este tema y aplicarlo en moda, pero en opinión de Fortuna, el mejor sistema es el ‘Zero Waste Fashion’. Se trata de una fórmula en la que no se genera desperdicio. “En los países nórdicos se está desarrollando esto”, afirmó la ponente. Vaticina, además, que aquí llegará muy lentamente, pero confía en que cuando lo haga, “será el boom”, concluyó.

Publicidad