Publicidad

El Grupo unifica sus actividades productivas en España a través de la agrupación de los centros de producción de Dogi y Ritex en el Masnou, Barcelona.

Hasta ahora cada empresa tenía su propia fábrica, que pasa ahora a ser una gran planta de producción textil, lo que facilitará economías de escala y mejorará el  servicio al cliente.

A la vez, la compañía ha acometido una reorganización comercial, que pasa a trabajar por divisiones de producto en lugar de depender de cada centro productivo. Estas divisiones son Lujo, Deporte, Baño, Íntima y Tejidos médicos. El nuevo enfoque comercial permitirá ofrecer un servicio más completo, donde los clientes podrán contratar diferentes servicios (tejido, prenda, tintado sostenible) a través de un único interlocutor, lo que permite y facilita la venta cruzada o cross-selling. El cliente que acuda a Nextil Group contará con una atención totalmente personalizada y un servicio a medida según sus necesidades.

Publicidad

“Estos cambios persiguen el objetivo de consolidar a nuestra compañía como gran grupo textil impulsando nuestros pilares de crecimiento: sostenibilidad e innovación”, explica Manuel Martos, director general de Nextil Group. “Contamos con un equipo de sostenibilidad que está continuamente buscando soluciones para reducir nuestro impacto en el medio ambiente”, añade Martos.

Así, Nextil Group establece una estrategia de sostenibilidad en la que se definen los objetivos a cumplir anualmente. Actualmente el grupo cuenta con 10 certificaciones que garantizan sus políticas sostenibles en en tres apartados básicos: producto, planeta, y personas.

Esta reorganización productiva y comercial permitirá además al grupo afianzar su compromiso con la innovación, uno de los dos pilares de crecimiento de Nextil Group. En este sentido, el director general Manuel Martos señala que “tenemos diferentes proyectos de investigación con varias universidades europeas y empresas tecnológicas que pronto verán la luz”. Estos proyectos se centran en aspectos de innovación y sostenibilidad para la creación tanto de tejidos altamente técnicos y especializados como de maquinaria puntera para optimizar y reducir el consumo energético y de recursos durante la producción textil.

La unificación productiva en España también dará lugar a una serie de ventajas competitivas como la simplificación de las transacciones financieras, la unificación de licencias tecnológicas y administrativas, y un mayor poder de negociación frente a los proveedores gracias al aumento de volumen de compras y a las economías de escala.

Esta reestructuración irá acompañada del cambio de nombre en dos de sus empresas. La antigua Ritex pasará a llamarse NEFE (Nextil Elastic Fabrics Europe) como único centro productivo en España, donde seguirá fabricándose tejido elástico. También cambia de nombre Treiss, unidad de prenda especializada en punto, que pasa a ser Nextil Premium Garments.

Tras este movimiento, el grupo textil cuenta así con cuatro centros de producción: dos en Portugal, una en EEUU, y una en España, además del centro actualmente en proyecto en Guatemala.

Publicidad
Artículo anteriorModtissimo bate récords en el número de expositores
Artículo siguienteNombramiento en Première Vision