Publicidad

Nextil, uno de los mayores grupos de la industria textil europea, propietario de marcas como Treiss, EFA, Ritex, SICI93, Playvest, Anna Llop o Dogi, obtuvo en el primer trimestre del año un EBITDA de 1 millón de euros, solo 0,5 millones por debajo de la cifra del mismo periodo del año anterior, a pesar de que gran parte de la actividad comercial se paralizó desde febrero en algunos mercados, como China e Italia, debido a la expansión del COVID19.

Manuel Martos
Manuel Martos, director general de Nextil

De hecho, hasta esa fecha, la rentabilidad del negocio estaba siguiendo una tendencia al alza.

La facturación de los tres primeros meses del año fue de 21,1 millones de euros, un 13,8% menos, pero la mayoría de los clientes no han cancelado pedidos, por lo que se espera recuperar las cifras de negocio a partir del segundo semestre del año.

Publicidad

Respecto a la deuda financiera neta, a 31 de marzo se situaba en 49,5 millones de euros, solo 1,3 millones por encima de la cifra al cierre del ejercicio de 2019.

Resultados por unidades de negocio

La Unidad de Tejido ha sido la más afectada por esta coyuntura, con una bajada de ventas del 27% y un EBITDA de -0,6 millones de euros, ya que la paralización de la actividad en China desde febrero llevó a una falta de disponibilidad de tejidos. Aun así, el impacto en los resultados se ha visto mitigado por las medidas previas implementadas para mejorar la estructura del grupo, la optimización de procesos y el impulso comercial.

Dentro de esta unidad destaca la buena evolución de EFA, en EE.UU. La reestructuración iniciada en esta compañía en la segunda mitad de 2019, con mejoras significativas en rendimiento, calidad y servicio, ha llevado a una recuperación del EBITDA de 0,4 millones de euros.

El próximo trimestre se prevé que se mantengan los efectos de la crisis, con un comportamiento aún incierto en lencería y baño. Aun así, la mayoría de los clientes han mantenido sus pedidos, que se empezarán a servir cuando se retome la actividad comercial, por lo que se irán recuperando de forma paulatina las cifras del negocio.

Por otra parte, grandes clientes del ámbito del deporte y la moda están iniciando los trámites para ser licenciatarios del proceso de tintura Greendyes, por lo que se espera un crecimiento muy significativo de este segmento de negocio a final de 2020.

La Unidad de Prenda mantuvo su facturación en el primer trimestre del año en 11,3 millones de euros, solo un 2,5% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

La facturación aumentó en SICI93 un 79% respecto al primer trimestre del 2019, lo que refleja el crecimiento sostenido en dicha compañía; en PLAYVEST se mantuvo constante respecto a 2019; y en TREISS se redujo, siguiendo la tendencia del último trimestre de 2019, hasta los 1,8 millones de euros.

El EBITDA fue positivo en 1,7 millones de euros, solo 0,2 millones por debajo de la cifra del año anterior.

Se espera la reactivación de las operaciones en esta unidad a partir de finales de mayo, aunque no se prevé alcanzar los crecimientos del segundo semestre del año pasado, ya que, sobre todo en marcas de moda y athleisure, hay incertidumbre sobre el comportamiento de los consumidores.

Por otra parte, la compañía ha puesto en marcha un nuevo proyecto comercial basado en la especialización y focalización en los segmentos de athleisure y wellness, derivados del cambio de costumbres durante el confinamiento. Se iniciará su desarrollo una vez las economías europea y norteamericana estén de nuevo en marcha, probablemente en agosto y septiembre.

Publicidad