Publicidad

El equipo Slow Fashion Next ha pedido opinión a diferentes profesionales, desde el emprendimiento a la política, pasando por la comunicación, la publicidad, los residuos y la industria entre otros sectores, pero todos con un eje común: la moda.

Entre las predicciones se plantean las siguientes cuestiones:

Se plantea, por ejemplo, cuál va a ser el futuro de la producción, cómo debe ser el nuevo modelo productivo y el rol de los talleres de Km 0 dentro de este modelo. Cómo la sobreproducción y el continuo crecimiento es el gran problema del fast fashion y ahora del Ultra Fast Fashion, pero no existe aún regulación para esto.

Publicidad

Se evidencia una vez más la relevancia de la inversión en I+D y en nuevos procesos tecnológicos sostenibles en la industria, así como en digitalización y la impresión 3D. También en materiales se necesita esa inversión y se mencionan las nuevas tendencias y nuevos proyectos regenerativos, así como el nuevo pasaporte de productos europeo.

“En general la tecnología que se plantea es una que nos sirva para dar forma a la visión positiva del futuro que tenemos, pero que no tome el mando, que sigamos siendo nosotros los capitanes del planeta barco”, subrayan.

Igualmente se resalta la importancia de poner en el centro cuestiones vitales sobre cómo hacer frente al cambio climático y a la descarbonización de la industria mientras se afronta la subida de los precios de la energía, los repuntes de la inflación y los cuellos de botella en los suministros; “todo ello bañado con la esperanza de los fondos Next Generation”, destacan.

Los expertos también hablan de cómo va a cambiar el panorama de los residuos textiles la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular, la prohibición de quemar los excedentes y cómo la RAP será la palanca que asegure los pilares básicos de gestión del flujo textil mientras que el ecodiseño será clave para esta nueva realidad.

Dentro de la Economía Circular se habla también de reutilización de prendas, del movimiento de los stocks y de la proliferación de estos modelos de negocio y su impacto en el sector.

“Se detecta una clara necesidad de todos los ambientalistas de volver la visión también hacia la parte social de la sostenibilidad y poner en la ecuación como algo fundamental; reclamar ese salario vital para las personas que producen nuestras prendas, porque si no conseguimos esto, la moda jamás podrá ser sostenible”, destacan.

Los expertos de Derechos Humanos hablan del papel de España dentro de la nueva tendencia en legislación sobre Debida Diligencia que ya se está implementando en otros países como Alemania, Noruega y Francia.

Se observa también cómo la moda puede ser una herramienta de transformación social para esa España más rural, y cómo la creatividad y poner el valor en los productos locales y su cadena de producción puede ayudar a desarrollar el empleo en esas zonas.

Se plantea, por ejemplo, cuál va a ser el futuro de la producción, cómo debe ser el nuevo modelo productivo y el rol de los talleres de Km 0 dentro de este modelo

No podía faltar en estas predicciones la necesidad de una auténtica educación y formación a todos, profesionales y consumidores, para entender la diferencia entre lo que “parece que es sostenible” y lo que “realmente es transformador con una visión de largo plazo”. “Cómo estos profesionales bien formados deberían ser los que estén al frente de las decisiones estratégicas y la transdisciplinariedad y las alianzas como clave para conseguir objetivos comunes”, añaden.

Importante mencionar cómo están cambiando los hábitos de consumo con la normalización del ecommerce y cómo esto nos afecta a nivel de movilidad y calidad del aire y de vida, afectando negativamente especialmente en las ciudades.

También cómo los consumidores, especialmente los más jóvenes, detectan el greenwashing y el socialwashing y huyen de ello.

“Los que llevan tiempo trabajando por la sostenibilidad saben que la única manera de seguir es insistiendo, mejorar nuestros argumentos, potenciar la trazabilidad y la transparencia para hacer evidenciar la diferencia entre lo que parece que son las cosas y lo que realmente son”, señalan.

Se evidencia una vez más la relevancia de la inversión en I+D y en nuevos procesos tecnológicos sostenibles en la industria, así como en digitalización y la impresión 3D

Se menciona también la evolución en la comunicación de la sostenibilidad de pasar de una comunicación “buenista” y a veces cansina, a una comunicación persuasiva y que encaje con el “egoísmo de las personas para que elijan lo que realmente es bueno para ellas”, que al final es lo que es bueno para todos.

Varios profesionales coinciden en que estamos viviendo un momento de transformación y un punto de inflexión para crear algo nuevo, de cómo todo el mundo se sube al carro y hoy más que nunca es fundamental “abrir bien los ojos” y desarrollar nuestro pensamiento crítico al mismo tiempo que una visión positiva del sector que genere auténtico valor.

“Si quieres profundizar más en la visión de todos estos profesionales que han participado te dejamos aquí el link al ebook gratuito y descargable. Esperamos que lo disfrutes y que la generosidad de todos estos expertos sirva para seguir mejorando y construyendo el sector que deseamos y necesitamos”, concluyen desde Slow Fashion Next.

Publicidad
Artículo anteriorMó de Multiópticas presenta la nueva colección Front Row 2022 en la 75 edición de MBFWMadrid
Artículo siguienteAntony Morato estrena tienda en Milán