Publicidad

La Confederación de la Industria Textil (TEXFOR) ha celebrado en Sabadell (Barcelona) la 10ª Asamblea General en la que se ha presentado la memoria de actividades de 2020 y han sido aprobados los presupuestos destinados al año en curso. El evento ha estado marcado por los retos a los que se enfrenta el sector en un año marcado por la crisis de la COVID-19. El acto se ha celebrado de forma telemática y ha asistido una nutrida representación del empresariado textil español además del presidente de la entidad, Josep María Mestres.

La transformación del sector ha protagonizado la mayoría de las intervenciones del evento, con especial importancia para la digitalización y la sostenibilidad. En ambos terrenos y a pesar del clima de incertidumbre, el sector ha logrado avances de calado a lo largo de 2020 para cimentar las bases del futuro de la industria. El Managing Director y Partner de Boston Consulting Group, Joan Sol Puig, ha protagonizado la clausura de la Asamblea General con la conferencia Retos y tendencias en el negocio de la moda tras el impacto de la covid COVID-19.

Valoración 2020

La industria textil vuelve a ponerse en valor en un año tan complejo como 2020. En un ejercicio marcado por la pandemia de la Covid-19, que también ha impactado duramente en las empresas que componen el sector, el tejido industrial textil ha reaccionado con rapidez, adaptando sus centros para la producción de material sanitario y poniéndose al servicio desde el primer día de las necesidades de la sociedad en un momento tan crítico.

Publicidad

“Nuestro compromiso con el conjunto de la sociedad es, en nuestro caso, histórico. La industria textil ha demostrado una vez más que ejerce un rol fundamental en el conjunto de la economía y lo ejerce con gran responsabilidad”, ha explicado el presidente de la Confederación de la Industria Textil (Texfor), Josep María Mestres.

La patronal ha proporcionado apoyo y ha colaborado con las autoridades sanitarias en la lucha contra la pandemia, además de coordinar a más de 100 empresas en la producción y entrega de material sanitario. “Es fundamental luchar contra la pandemia con las mayores garantías de protección para nuestro personal sanitario. Seguimos trabajando estrechamente con las autoridades: todavía no podemos bajar la guardia”, ha añadido Mestres.

El sector se ha visto, como el conjunto de la economía, afectado por la paralización de la actividad por la pandemia, pero también ha logrado adaptarse con agilidad y ha continuado acelerando su transformación con la sostenibilidad y la digitalización como puntas de lanza.

En pleno aumento de la demanda de productos sostenibles, con valor añadido y en cercanía, nuestra industria cuenta con la tecnología necesaria para dar respuesta a las demandas en materia de sostenibilidad, descarbonización o trazabilidad.

Cifra de negocios

La cifra de negocios acabó el pasado año alcanzando 5.304 millones de euros, frente los 5.796 registrados en 2019, un 8,4% menos. La industria concentró un total de 3,633 empresas (-4,4%) las cuales dieron trabajo a 45.818 profesionales (-2,7%).

En comercio exterior, las ventas realizadas en el extranjero sumaron 3.651 millones, frente a los 4.375 alcanzados en 2019. Por sectores, la venta de fibras fuera de España sumó 236 millones (-33,2%); la de hilados, 377 millones (-16,4%); la de tejidos, 1.075 millones (-21,9%); la de tejidos de punto, 297 millones (-18,3); la de alfombras y recubrimientos, 108 millones (-8,8%); la de artículos de uso técnico, 913 millones (-12%), y la de textiles para el hogar y la otras manufacturas, 646 millones (-4,5%).

El principal cliente del textil fue Marruecos, demostrando la creciente importancia de la producción en proximidad. Las ventas al país representaron el 21,9% del total, seguidas de Francia (11,7%), Portugal (9,2%) y Alemania (8,4%). Por su parte, destinos como Alemania o Polonia sólo redujeron sus compras a España en un 2,5% y un 5,6%, respectivamente.

En cuanto a las importaciones, el volumen total de compras en el extranjero ha aumentado considerablemente principalmente por la adquisición de material sanitario, mientras que se ha reducido en el resto de segmentos. Por sectores, la compra de fibras fuera de España sumó 352 millones (-18,7%); la de hilados, 392 millones (-22,3%); la de tejidos, 815 millones (-24,7%); la de tejidos de punto, 149 millones (-28,8); la de alfombras y recubrimientos, 172 millones (-18,4%); la de artículos de uso técnico, 800 millones (-6,9%), y finalmente la de textiles para el hogar y la otras manufacturas, donde se incluye el material sanitario, 3,079 millones (+154,3%).

Los mayores proveedores del textil fueron China, que representa casi la mitad de las importaciones (48,1%). El gigante asiático ha aumentado su relevancia en el ránking tras más que duplicar sus ventas a España respecto al año anterior, principalmente por las compras de material sanitario.

Italia (7,3%), Turquía (5,4%), Alemania (4,9%) y Portugal (4,1%) completan los primeros puestos de la lista de los principales proveedores exteriores del textil.

Perspectivas para 2021

La industria seguirá avanzando en 2021 en la transformación iniciada en los últimos años hacia un modelo sostenible basado en la economía circular, la descarbonización, la trazabilidad y la digitalización. “El camino iniciado no solo es el adecuado para nuestro ecosistema y es lo que demandan nuestros consumidores. Es lo que necesita la industria y no tiene vuelta atrás. El compromiso es radical y seguiremos avanzando en esta línea con paso firme”, ha explicado el presidente de Texfor.

La evolución económica del sector dependerá principalmente de la pandemia y de la reactivación de la demanda tanto interior como en los mercados internacionales. En este sentido, la evolución del contexto internacional y de las políticas en comercio internacional marcarán especialmente el desempeño del sector.

Publicidad
Artículo anteriorICEX abre una Ventana Brexit para facilitar el acceso al mercado británico
Artículo siguiente¿Siguen siendo las rebajas un beneficio en el sector de la moda?