Publicidad

La firma ha presentado “Make it Possible”, un programa de sostenibilidad medioambiental y social que refuerza el compromiso de la empresa para “crear moda para todo el mundo, que no desperdicie nada”. Con “Make it Possible”, Tommy Hilfiger se compromete inicialmente a 24 ambiciosos objetivos de cara a 2030, centrados en la circularidad y la inclusión, y repartidos a su vez en cuatro pilares fundamentales:

“Circle Round”: creando productos totalmente circulares y que formen parte de un proceso sostenible.

Publicidad

“Made for Life”: produciendo siempre teniendo en cuenta los límites de nuestro planeta, como por ejemplo el cambio climático, el uso de la tierra y el agua o la contaminación química. Desde dónde compramos hasta dónde vendemos.

“Everyone Welcome”: siendo una marca que piensa en todos los “fans” de Tommy: siempre inclusiva y completamente accesible.

“Opportunity for All”: creando igualdad de acceso a oportunidades y desmontando barreras para conseguir el éxito en Tommy Hilfiger.

Esta misión de Tommy Hilfiger toma como punto de partida la estrategia “Fashion Forward” de su empresa matriz PVH, un conjunto de 15 prioridades diseñadas para reducir los impactos negativos a cero, aumentar los impactos positivos al 100% y mejorar las vidas del millón de personas que forman su cadena de valor.

Con anterioridad, Tommy Hilfiger ha unido fuerzas con socios de la industria firmando The Fashion Pact en agosto de 2019, y se ha sumado a la Fundación Ellen MacArthur Make Fashion Circular y a las Jeans Redise Guidelines.

Durante los últimos años, Tommy Hilfiger también ha colaborado con WWF para abordar el riesgo que el agua supone en determinadas ubicaciones estratégicas de la cadena de suministro. Esto incluye formación sobre la gestión del riesgo del agua para proveedores y zonas industriales de la cuenca del río Taihu en China y el haberse convertido en socio fundador de un nuevo programa de administración del agua en la cuenca del río Mekong en Vietnam.

Publicidad
Artículo anteriorNuevas aperturas internacionales de Springfield
Artículo siguienteLa transparencia, un término clave según una encuesta de Lenzing