Publicidad

Como directora de AEI Tèxtils, el clúster catalán de los textiles de uso técnico, Ariadna Detrell es una perfecta conocedora de este segmento no solo a escala española sino también internacional, gracias a su intenso contacto con otros clústeres, principalmente europeos. Considera que hay un gran desconocimiento de este ámbito, lo que a veces es contraproducente para las empresas.

¿Podría explicarnos su trayectoria profesional en el sector?

Mi trayectoria profesional en el sector textil empezó en el INTEXTER – Instituto de Investigación Textil y Cooperación Industrial de Terrassa, de la Universitat Politècnica de Catalunya, donde trabajé unos años de becaria mientras acababa mis estudios de Ingeniería en Organización Industrial.
Al finalizar, empecé la tesis doctoral en el Departamento de Ingeniería Textil de la UPC, ligada a mi actividad profesional en ese periodo, la consultoría estratégica, especializada en elaboración de planes de negocio para empresas del sector textil tradicional que querían iniciar una transición hacia el sector de los textiles de uso técnico.
En 2008 se constituyó la Agrupación de Empresas Innovadoras del Vallès Occidental (antigua denominación de la AEI Tèxtils) y, desde entonces, he dirigido esta entidad, con el objetivo de promover, dinamizar y contribuir al aumento de la competitividad de los integrantes del clúster de textiles técnicos de Cataluña.

¿Cómo describiría el panorama del sector textil/confección en nuestro país en estos momentos? ¿Y el ámbito concreto de los textiles técnicos o materiales textiles avanzados?

Quisiera hacer primero de toda una apreciación en relación a la terminología. Podemos utilizar como definición genérica de “textiles técnicos” (o mejor aún, “textiles de uso técnico”), aquellos materiales textiles en los que su funcionalidad es más importante que la estética. Con esta consideración, los límites con los sectores tradicionales, en algunas ocasiones pueden ser difusos. En cualquier caso, la identificación del sector no está ligada a su definición semántica sino a la capacidad de innovación para dar respuesta a solicitaciones muy diversas. Con esta misma consideración, podemos utilizar el término “materiales textiles avanzados”.
En relación a la situación actual del sector textil-confección, es difícil, en pocas palabras, describirla y generalizarla. De todos son conocidas las consecuencias de la liberalización del comercio mundial de productos textiles con la finalización del Acuerdo Multifibras en enero de 2005, que se vieron agravadas por la posterior crisis económica-financiera mundial. La industria textil fue una de las más afectadas y sufrió una reestructuración muy importante.
En el caso específico del sector de textiles de uso técnico, los efectos de la globalización han sido menores que en los sectores convencionales de productos finales (moda y textil-hogar), que han sufrido más directamente la entrada de productos importados. No obstante, los fabricantes de textiles técnicos se han visto obligados a ajustar sus estructuras a la situación real del mercado.
El potencial de innovación del sector ha sido un factor clave para la supervivencia y, en muchos casos, el crecimiento de sus empresas. Empresas industriales que siguen produciendo en nuestro país.

Publicidad

¿Se puede afirmar que nuestra situación es similar a la de los países del entorno?

La globalización ha producido unos efectos irreversibles y de largo alcance no solo en la industria textil de nuestro país sino en la de todos los países desarrollados. No obstante, el sector textil sigue teniendo un importante peso en Europa.
Según datos de la patronal textil europea Euratex, se estima, en 2018, que el sector textil-confección en EU-28 contó con 171.000 empresas, 1.7 millones de trabajadores y que generó una facturación agrupada de 178 billones de € y una inversión de 4,9 billones de €. Los textiles técnicos representan un 17% de la producción textil europea.
El sector textil en cada país europeo tiene sus particularidades: mientras que en España se estima que la producción de textiles técnicos no llega al 30% de la producción textil global, en Alemania este porcentaje se eleva hasta el 60%.

Conferencia CONTEXT (Barcelona, 2019)
Conferencia CONTEXT (Barcelona, 2019)

¿Se ayuda o se tiene desde las administraciones y organismos la sensibilidad para entender la importancia de los materiales textiles avanzados?

En Cataluña, contamos con unas 120 empresas que fabrican materiales textiles de elevado valor añadido, con elevadas prestaciones, y que los fabrican aquí, en casa.
Nos encontramos con empresas centenarias, como La Industrial Algodonera – LIASA; empresas como Arpe, en crecimiento constante aún durante los años de crisis o empresas como Polisilk, que han ampliado su actividad cubriendo nuevos eslabones en la cadena de valor.
Y es que son muchos los casos de éxito de empresas que han sabido ganar competitividad en este sector tradicional condicionado por la competencia internacional.
Como prueba de ello, queremos destacar que tres empresas del sector, miembros de la AEI Tèxtils, y contando con su ayuda, han sido seleccionadas por la Comisión Europea mediante el competitivo programa SME Instrument para desarrollar un plan de negocio para su reorientación estratégica.
Consideramos este hecho como un reconocimiento de las administraciones a la capacidad de innovación del sector y, también, de cómo el clúster constituye una herramienta que contribuye a reforzar la competitividad de sus miembros.
Por otro lado, se percibe poca notoriedad del sector de textiles de uso técnico, lo que no contribuye a atraer el interés de potenciales estudiantes, que desconocen que un textil tiene otras aplicaciones y funciones que van más allá de “vestirnos a la moda”, por lo que sería muy bienvenido cualquier tipo de apoyo específico que ayude a mostrar esta notoriedad del sector.

¿Son realmente el único camino de salida para el textil europeo?

Hace ya muchos años, desde diferentes tribunas y, a veces con mucha frivolidad, que se plantea que la salida para las empresas españolas del sector textil convencional es su reorientación hacia la producción de textiles de uso técnico.
Estas afirmaciones se hacen, a menudo, basadas solo en la disposición de una tecnología o en considerar el sector de los textiles de uso técnico como un sector de reciente aparición en el que todas las empresas tienen cabida.
Es cierto que la reorientación es posible para algunas empresas y, en Cataluña contamos con varios casos de éxito, pero como resultado de un análisis estratégico, no por una decisión impulsiva. Esta transformación comporta una serie de condicionantes: lo más importante no es disponer de la tecnología necesaria para fabricar un determinado producto sino conocer cuáles son las posibilidades de entrada en el mercado.

“Hay que poner énfasis en la formación: el sector necesita profesionales”

En el caso de otros continentes, especialmente Asia, ¿en qué punto se encuentran en el mundo de los textiles técnicos?

En este caso también es difícil generalizar, cada país o área geográfica tienen sus particularidades. Es cierto que los que hace unos cuantos años considerábamos como países de mano de obra económica y que creíamos que seguirían fabricando camisetas (especialmente en Asia), hoy en día están produciendo, igual que en Europa, materiales textiles que sirven para proteger a los trabajadores o para utilizar en quirófanos.

¿Cuántos socios conforman AEI Tèxtils en estos momentos?

La AEI Tèxtils representa el clúster de textiles técnicos de Cataluña, conformado por unas 120 empresas.
El clúster, tal y como la definición indica, está formado no solo por empresas manufactureras de toda la cadena de valor del sector, sino que también incluye empresas u otras organizaciones relacionadas con el mismo, contribuyendo en su proceso de innovación, como centros de formación, de investigación, proveedores de maquinaria o productos químicos, etc.
La estructura de clúster es uno de los marcos más adecuados para potenciar la cultura innovadora, el desarrollo tecnológico, el emprendimiento y la cooperación, tanto sectorial como intersectorial.

Stand Eutextile2030 (Colombiamoda, 2018)
Stand Eutextile2030 (Colombiamoda, 2018)

Desde AEI Tèxtils, ¿cuáles son los objetivos a los que se les está dando mayor énfasis?

La AEI Tèxtils se plantea como principal objetivo estratégico la promoción de la innovación en el sentido más amplio, mejorando las capacidades de las empresas y combinándolas mediante colaboraciones horizontales o multidisciplinarias.
Las distintas actividades que la AEI Tèxtils lleva a cabo están enmarcadas en las líneas estratégicas de la entidad: I+D+i, internacionalización, marketing y competencias. Entre ellas, destacan las actividades de networking, que se llevan a cabo trimestralmente para fortalecer las relaciones entre los miembros del clúster y proveyéndoles de un marco o entorno que lo facilite; la colaboración en proyectos estratégicos de los socios relacionados con el desarrollo de nuevos productos o modelos de negocio o la promoción de proyectos de innovación en cooperación entre los miembros del clúster o con socios internacionales.

AEI Tèxtils está muy involucrada en diferentes redes y proyectos europeos como Context o Life Flarex. ¿Hay una buena sintonía con los diferentes socios del continente?

Prácticamente desde su creación, la AEI Tèxtils ha estado vinculada con socios internacionales, especialmente con clústeres europeos análogos, pero también con centros de investigación, empresas u otras organizaciones fuera de Europa.
Estos vínculos han generado sinergias positivas que se han materializado en diversos proyectos, como son CONTEXT o LIFE-FLAREX, entre otros.
Ya en 2012, mediante el proyecto EU-TEXTILE2020, la AEI Tèxtils entró a formar parte de una red de clústeres europeos de materiales textiles avanzados, formada por 7 clústeres de Italia, Reino Unido, Francia, Alemania, República Checa y España. Hoy, 7 años después, la AEI Tèxtils, en el marco de un nuevo proyecto, EU-TEXTILE2030, coordinado por ATEVAL, está liderando el proceso de formalización de una asociación, con sede en Bruselas, que agrupará los principales clústeres europeos del sector, con el objetivo de compartir recursos y plantear nuevas actuaciones conjuntas en beneficio de las empresas europeas de textiles de uso técnico.
También me gustaría destacar la red europea de materiales textiles avanzados CONTEXT, que lideramos desde la AEI Tèxtils, uno de los mayores retos que nos planteamos.
El liderazgo de esta red nos permite disponer de una red prácticamente mundial de expertos del sector, en diferentes ámbitos, a la vez que gestionar las distintas actividades que se planifican, en coordinación con el Comité Gestor, formado por representantes de 34 países europeos y 4 internacionales: Jordania, Marruecos, Túnez y Japón.
El principal objetivo de CONTEXT es unir esfuerzos a nivel europeo para facilitar la puesta al mercado de nuevos materiales textiles avanzados, reduciendo el espacio existente entre el mundo de la investigación y el empresarial. El hecho de que la presidenta y el vicepresidente de la red sean dos representantes de clústeres (AEI Tèxtils y Techtera, Francia, respectivamente), facilitará alcanzar el objetivo de la red: involucrar en este proceso todos los actores de la cadena: las universidades, los centros tecnológicos, la industria y los usuarios finales.
CONTEXT constituye un nuevo eslabón para contribuir al incremento de la competitividad de la industria textil europea.

El pasado mes de enero Context debatió sobre los materiales textiles avanzados en Barcelona. ¿Se puede afirmar que este evento ha situado a la ciudad en el mapa en este ámbito concreto?

Cómo ya he comentado, cuesta atraer el interés por este sector; no obstante, desde la AEI Tèxtils, y del propio core group de CONTEXT, estamos muy satisfechos de la conferencia celebrada en Barcelona, que contó con 120 asistentes, de entre los cuales, más de 70 expertos de 35 países.
El objetivo de la conferencia era presentar la red y contribuir a acercar el mundo académico con el empresarial. Cabe destacar la participación en el evento de nueve empresas, dos de las cuales catalanas, que presentaron sus casos de éxito relacionados con llevar al mercado el resultado de un proceso de investigación.

“Entre los retos, la sostenibilidad, la industria 4.0 y la funcionalización”

TEXSTRA, un Partenariado Estratégico para la Educación Superior, pone el énfasis en la formación. ¿Cree que este ámbito formativo, en general, se cuida como se debería o habría que poner un énfasis mayor?

Sin duda habría que poner un mayor énfasis. Hay un reclamo del sector: hacen falta profesionales.
Reitero el desconocimiento que hay del sector textil, especialmente relativo a los textiles de uso técnico. A nivel mediático, se tiene tendencia a relacionar el textil exclusivamente con las pasarelas y el diseño, de manera que la tecnología pasa desapercibida.
El textil es un sector altamente tecnológico, del que se obvia su potencial, limitando así su atractivo.
Por otro lado, considero necesario, y por este motivo desde la AEI Tèxtils estamos trabajando en diversos proyectos relacionados con la formación, la actualización de los currículos, adaptando el perfil del profesional para que sea capaz de hacer frente a los retos actuales del sector.

Al hilo del asunto de la formación, ¿considera que los textiles técnicos, al percibirse como más ligados a la tecnología, pueden despertar un mayor interés entre las nuevas generaciones por el textil?

Sí, como he mencionado, el sector textil es un sector tecnológico, que podemos asociar a nanotecnología, biotecnología, en general a todas las KETs (tecnologías facilitadoras esenciales). Pero esta asociación parece ser que no ha llegado aún al mercado de potenciales estudiantes.
Vincular el textil con tecnología, con aplicaciones de alto valor añadido, como la industria aeroespacial, por ejemplo, debería constituir una de las bases para promover la formación del sector.

Reunión EU-TEXTILE2030 en Tourcoing 18
Reunión EU-TEXTILE2030 en Tourcoing 18

Innegablemente en nuestro sector, como en casi todos los ámbitos, el gran tema es la sostenibilidad. ¿Cree que existe una conciencia real o desgraciadamente hay mucha pose o marketing detrás?

Efectivamente la sostenibilidad se ha convertido en el trending topic del sector textil. El problema de las grandes cantidades de ropa que llegan al vertedero, los microplásticos, etc.
Es evidente que la sostenibilidad, en su amplia definición, es uno de los principales retos a los que se enfrenta la industria textil.
Por este motivo, desde la AEI Tèxtils nos hemos focalizado en actuaciones muy concretas y de aplicación e impacto directo a las empresas manufactureras del sector: analizar la potencialidad de reutilizar residuos, aplicar el ecodiseño o promover la sustitución de productos químicos de acabado por alternativas más sostenibles.
No podemos negar que existe una conciencia real pero también es innegable que el uso de los conceptos de economía circular, producción sostenible, etc. son una herramienta más de márketing.
En Techtextil encontramos un claro caso de cómo la sostenibilidad se ha convertido en un reclamo para el sector: pudimos ver multitud de fabricantes de materias primas recicladas, materias primas biodegradables, de productos de acabado libres de químicos contaminantes o nuevos procesos “sostenibles”. Pero en muchos casos, la desinformación relativa al “grado de sostenibilidad” es clara: no se indica el porcentaje de material reciclado utilizado, no se especifica que un material presentado como compostable lo es solo a nivel industrial, etc.

Plataformas como Techtextil/Texprocess o Itma, ¿son un buen escaparate de la realidad de los materiales textiles avanzados?

Sí, efectivamente. Especialmente Techtextil, es la cita mundial de los textiles de uso técnico, donde podemos ver las tendencias del sector y las últimas novedades.
No obstante, existen ferias especializadas en las distintas áreas de aplicación de los textiles de uso técnico, como por ejemplo la feria de seguridad y salud en el trabajo A+A, en las que los materiales textiles son un producto más del sector, y que deben ser consideradas también como plataformas para conocer las tendencias de los materiales textiles.
Aprovecho la ocasión para aportar un dato en relación a la ITMA que creo que no se ha publicitado suficiente y que demuestra el gran peso y potencial del sector textil: la ITMA ha generado un impacto económico en Barcelona comparable al del Mobile World Congress.

¿Cuáles destacaría como los principales retos a corto/medio plazo para el sector de los materiales textiles avanzados?

Las principales tendencias del sector, que ya pudimos constatar en Techtextil son: la sostenibilidad, la industria 4.0 y la funcionalización.
Es en el campo de las materias primas y de los tratamientos de acabado es donde se prevén las grandes posibilidades de innovación. La ecología, la sostenibilidad, bio y la nanotecnología serán los motores de estas posibilidades, para que los materiales textiles aporten nuevas funcionalidades en sus distintas áreas de aplicación o el desarrollo de productos completamente reciclables.
Los retos del sector se centran en dar respuesta a las exigencias de los mercados en los que se utilizan los materiales textiles. En este sentido, es imprescindible, en los trabajos de I+D+i, contar con equipos multidisciplinarios.
En relación a la implementación de la industria 4.0 en el sector, el reto está en conocer las herramientas y las posibilidades de aplicación en las PYMEs, que a menudo se desconocen.

Publicidad