Publicidad

Este 2021 que ya casi nos deja ha constituido un año de celebración para Aznar Textil. Sus 140 años la convierten en un ejemplo de longevidad empresarial que despierta admiración.

Ha sido un año para conmemorar los grandes logros del pasado, pero también para centrarse en un presente complicado pero que la empresa, como nos cuentan Eduardo y Marisol Aznar, espera sortear con la misma disposición demostrada en otros momentos difíciles de su ya larga historia.

En 2021 han cumplido 140 años. ¿Cumpleaños feliz?

Estamos muy contentos con nuestro aniversario, es el fruto del trabajo de muchas generaciones de Aznar, rodeados de buenos equipos.

Publicidad
La vida media de las sociedades en España es de cerca de 12 años. ¿Cuál es el secreto de su longevidad?

Suponemos que son muchos factores. La confianza depositada y renovada día a día por nuestros clientes. La filosofía del cambio como valor permanente en el ADN de Aznar textil, unida a mucha dedicación y cariño en el diseño, fabricación y comercialización de tejidos de decoración que muchas personas disfrutan en sus casas y en sus estancias hoteleras.

Tejemos emociones, los tejidos despiertan todo tipo de sensaciones de bienestar, las texturas y el color de los tejidos transmiten sensaciones; a través de ellos nuestros clientes expresan su personalidad, crean atmósferas sensoriales de calidez, confort, relax, limpieza, salud o sentimiento de pertenencia y hogar.

Eduardo Aznar y Marisol Aznar
Eduardo Aznar y Marisol Aznar de Aznar Textil
¿Qué sensación perciben ante el hecho de que solo existan 41 empresas que mantienen su actividad desde el siglo XIX?

Desconocíamos este dato. Por una parte, un gran orgullo y responsabilidad; ser partícipes de la historia de nuestra empresa es un legado a cuidar y trabajar día a día, y conseguir su sostenibilidad en el tiempo.

Apenas 80 céntimos de euro fue el importe de su primera venta en el año 1881. ¿Qué significó para el futuro de Aznar Textil aquella operación?

Para nosotros es muy entrañable, porque tenemos constancia escrita de aquella primera operación comercial de 67,8 metros a 8,40 reales el metro, que supuso el inicio del sueño de lo que actualmente es Aznar Textil.

De almacén de tejidos a la brillante y diversificada empresa de hoy, van bastantes más cosas que una cifra de años. Háblennos de sus orígenes, de los hombres y mujeres que han trabajado, luchado, sufrido, gozado para llegar con tanto ímpetu al 2021…

En 1881 José Aznar Delgado funda Aznar Textil como un almacén de tejidos para la confección y decoración. En 1900 se retira y continúa el negocio su sobrino Ramón Aznar Martí, situando el almacén en la Plaza de Mercado 6 y 7 de Valencia.

En 1912 continúa con la sociedad junto a su hermano Vicente Aznar Martí. Debido a la reforma de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia y la plaza del mercado, en 1928 se ven obligados a trasladar el almacén a la calle Hernán Cortes en un local estrecho y con poco movimiento comercial por entonces, razón por la que se trasladan en 1929 a la calle Convento Santa Clara nº10 de Valencia.

“Respecto la Sostenibilidad,  fuimos pioneros hace más de 30 años en comunicar que hacíamos tejidos sostenibles con hilos de algodón reciclado”

En aquella época, además, participábamos como socios en la calle Ausias Marc nº56 en Barcelona de un almacén regulador de tejidos de diferentes proveedores de la zona. En 1933 Ramón Aznar falleció. En 1934 debido a la falta de efectivo la empresa se vio obligada a la suspensión de pagos, pero gracias a la buena gestión de Vicente Aznar Martí la empresa se recuperó.

El 1 de enero de 1935 para mejorar la sección de ventas al público se trasladó a la calle Marqués de Sotelo nº3 en Valencia. El 18 de julio de 1936 en plena revolución social y con la República la empresa se nacionalizó, haciéndose pública. El 31 de diciembre de 1939 Vicente Aznar Martí cedió el negocio a sus hijos Vicente y Antonio Aznar Olmos, creando una nueva sociedad con el título de Almacenes Aznar S.L.

El 14 de octubre de 1957 Valencia sufrió la gran riada, en el sótano del almacén entró agua, afectando a mucho género. El 23 de abril de 1964 falleció Vicente Aznar Olmos nuestro abuelo, continuando la sociedad Antonio Aznar Olmos (su hermano) con nuestra abuela Ana María Orobal Espuig , entrando en aquel momento a trabajar nuestro padre Vicente Aznar Orobal, que compaginaba sus estudios con el trabajo.Aznar Textil

Del piqué de pelo superior iniciático a los tejidos técnicos actuales. De la venta de tejidos básicos a la sofisticación de su oferta de hoy. La evolución de su oferta ha transcurrido en paralelo a las demandas y necesidades del mercado. ¿Intuición, información privilegiada, suerte, conocimiento básico y solido?

Intuimos que es el resultado de la suma de muchas variables, trabajo, dedicación, compromiso, conocimiento, intuición y suerte.

En 1979 se produce un hecho fundamental. Nace la marca Bon Drap que da fuerza y singularidad a parte de su producción. Y no solo nace una marca, también nace una nueva mentalidad basada en la fe, en el diseño, en la creencia de que la personalidad de Aznar se la dará la calidad y el diseño. Pocos en España creyeron en esto. ¿Quién fue el listo de la familia en dar con esta clave?

Fue nuestro padre, Vicente Aznar Orobal, con gran liderazgo y visión, creando una marca, apostando por la calidad, el diseño y la internacionalización.


Esta entrevista se publicó originalmente en la revista Noticiero Textil correspondiente al mes de diciembre. Puedes acceder a la edición completa clicando sobre la imagen.
Hay muchas fechas marcadas a fuego en su empresa. 1934. 1936. 1979. 1998. 2011. Podríamos seguir. ¿Existe una que consideren fundamental y clave de su posición actual?

Sin duda 1964, que es cuando fallece nuestro abuelo Vicente Aznar Olmos, y nuestro padre, con tan solo 18 años se tiene que incorporar, simultaneando trabajo y estudiando por las noches la carrera de profesor mercantil. Con su incorporación pasamos de un negocio local a vender en otras regiones de España. En 1979 creó la marca Bon Drap, iniciando las exportaciones en 1980, con la asistencia a ferias internacionales como Heimtextil Frankfurt o Decosit Bruselas y creando un equipo de ventas internacional. Ya en 1998 se inauguró la planta de tejeduría de Bocairente y el nuevo almacén inteligente logístico en Paterna.

En 1980 crean el Departamento de Exportación. La idea de exportar, abrir nuevos mercados, ¿nace por necesidad o por convicción?

En 1980 teníamos más problemas de fabricar y servir todo lo que nos compraban que de vender. Pero nuestro padre, con un espíritu innovador, inconformista y visionario decidió exportar cuando no era cuestión de necesidad sino de convicción, de la certeza que el futuro pasaba por exportar.Aznar Textil

El sector del textil hogar ha sido y es muy potente en nuestro país, con una gran cantidad de empresas exportadoras. ¿Cómo percibe la situación en estos momentos, especialmente tras la pandemia?  ¿Cuál es el estado de ánimo en el sector?

En el sector actualmente estamos muy preocupados por la situación del coste del gas y la energía eléctrica, de la subida de colorantes y de las materias primas: algodón, acrílico, poliéster, lino, viscosa… las empresas industriales textiles no estamos repercutiendo a los clientes la totalidad de los aumentos de costes, provocando un problema serio de caída de márgenes, que afecta a toda la cadena de suministro y a la salud financiera de las empresas, pudiendo hacerlas desaparecer.

El segmento de la moda hogar parece que ha sido uno de los que mejor ha resistido este tiempo tan difícil de pandemia. ¿Lo confirman, lo han notado en sus resultados? ¿Creen que se mantendrá con el tiempo?

En el sector textil hogar tuvimos buenas ventas de julio a noviembre de 2021: las personas sentimos la necesidad de cuidar nuestros hogares, pero esto… ya es historia. La renta disponible de las familias se está orientando ahora a otras categorías de productos o servicios y no al textil decoración, por lo que hay que pelear por la tarta que queda.

La firma es habitual de certámenes como Heimtextil. ¿Creen que las ferias seguirán siendo útiles en esta era post covid? ¿Qué deberían ofrecer para seguir siendo atractivas para expositores y visitantes?

Cada una tendrá que encontrar su modelo, pero es fundamental que tengan la capacidad de atracción, de generar tráfico de compradores y ser el punto de encuentro, como por ejemplo es Heimtextil Frankfurt, que tiene presente.

“En las ferias se puede transmitir lo que es la empresa, generar nuevas oportunidades de nuevos clientes”

En las ferias se puede transmitir lo que es la empresa, generar nuevas oportunidades de nuevos clientes, acelerar los procesos de decisión de los clientes; se obtienen muchos inputs de tendencias, mercado, clientes, competencia; el feedback inmediato a las nuevas colecciones, es información, ahorro en tiempo y costes. Y lo más importante: al final somos seres humanos que necesitamos vernos, tocar los tejidos, comunicarnos cara a cara.

Digitalización y sostenibilidad son dos términos muy de moda en nuestro sector y en casi todos los demás. ¿Cómo los afrontan desde Aznar Textil?

En Digitalización tenemos mucho margen de mejora: la revolución de las tecnologías es real (Internet de las cosas-sensorización, Realidad virtual, Robótica, Inteligencia artificial) tenemos que analizarlas e integrar las que se ajustan mejor a nuestro modelo de negocio y equipo.

Respecto a la Sostenibilidad, en Aznar Textil fuimos pioneros hace más de 30 años en comunicar que hacíamos tejidos sostenibles con hilos de algodón reciclado, en lanzar al mercado tejidos Eco Green hace 12 años, en su día certificados como Made In Green, y hoy en día certificados como Global Recycled Standard y OEKOTEX reciclada.

De todas maneras, estamos en los inicios: todavía somos unos bebés en materia de Sostenibilidad y del potencial que podemos llegar a tener; tenemos que implantar los GRI estándares, y adherirnos a los ODS Objetivos de desarrollo Sostenible. Definiendo prioridades, estableciendo indicadores e integrando la sostenibilidad en la estrategia de Aznar Textil.

El nacimiento de una ilusión

Aznar Textil

Observando bien la fotografía que ilustra estas líneas podemos sentir aún la ilusión intrínseca al nacimiento de un sueño. Porque el año de esta imagen no es otro que 1881, el momento en que toda esta maravillosa historia comienza, cuando José Aznar Delgado funda Aznar Textil como un almacén de tejidos para la confección y decoración.

Concretamente, la primera operación comercial de la compañía se remonta al 7 de noviembre de 1881. Consistió en la venta de una pieza y media de piqué de pelo superior de 67,8 metros a 8,40 reales el metro, por un importe de 142,40 pesetas con la firma Industrial Baurier.

“Para nosotros es muy entrañable, porque tenemos constancia escrita de aquella primera operación comercial de 67, 8 metros a 8,40 reales el metro, que supuso el inicio del sueño de lo que actualmente es Aznar Textil”, nos han comentado en esta entrevista Eduardo y Marisol Aznar, director general y directora comercial de la compañía.

Publicidad
Artículo anteriorAFYDAD, nueva incorporación de Confederación ModaEspaña
Artículo siguienteGant inaugura su nueva flagship store en Madrid