Publicidad

Textil Santanderina constituye un ejemplo de empresa familiar que está plenamente adaptada a los tiempos actuales. Incluso se diría que varios pasos más allá, porque la compañía es un auténtica abanderada de la sostenibilidad y la economía circular, un camino en el que han echado de menos más colaboración de las autoridades europeas, aunque esperan que la situación cambie gracias a los fondos de la UE, que darán prioridad a los proyectos basados en la economía circular.

Se acerca el centenario de Textil Santanderina. Desde 1923 hasta hoy han ocurrido muchas cosas. Cambios sociales, económicos, políticos. Pero, ¿han sido los tecnológicos los que han condicionado más el proyecto de Santanderina?

El proyecto Santanderina ha sido un proyecto empresarial que de manera constante ha evolucionado y se ha ido adaptando en cada momento pensando de manera constante en el cliente, utilizando los recursos a los que ha podido acceder: recursos humanos, talento, financieros y, por supuesto, tecnológicos.

En una trayectoria tan larga cada uno de los factores ha tenido más o menos importancia, pero siempre han estado todos presentes, acordes en cada momento a la situación de nuestro entorno social y con el cliente en el centro de nuestras decisiones.

Publicidad
Su inolvidable padre, Joan Maria Parés, siempre mencionó a las personas, a los equipos humanos como preocupación, ocupación y el centro de todo. Esta filosofía, en 2021, ¿sigue siendo el motor del grupo Santanderina?

Gracias por mencionar a mi padre. Somos una empresa familiar comprometida con un proyecto empresarial, en el que las personas han sido el eje fundamental. Estoy convencido de que una trayectoria tan larga como la nuestra no se consigue sin un equipo humano de primer nivel, siempre orientado y motivado hacia el cliente y con una visión conjunta a largo plazo.

“Un empresario es una persona que cabalga sobre un león. Del que no puede bajar nunca, ya que si lo hace el león se lo come”. Inolvidable frase histórica pronunciada por Joan Maria Parés hace ya algunos decenios. ¿Tan arriesgada es la responsabilidad de un emprendedor? ¿Hoy es válida la afirmación de su padre?

El emprendedor no toma riesgos, vive con el riesgo al que considera una oportunidad; por lo tanto, el concepto de este difiere mucho del concepto de riesgo del que no es emprendedor.

Textil santanderina
Foto: Textil Santanderina
De las muchas entrevistas que usted ha concedido a diversos medios, recuerdo una respuesta que causó impacto. Hizo usted referencia a Bernard Show y a su afirmación de que “la democracia es el sistema que garantiza que no gocemos de unos gobernantes mejores de lo que nos merecemos”. Con la que está cayendo, ¿sigue pensando igual? ¿De qué carece la sociedad actual para poder exigir una clase política más preparada, más responsable, más eficiente?

Sí, sigo pensando igual: si tenemos lo que tenemos es porque en su conjunto no merecemos más.

A Santanderina se le identifica especialmente con el algodón y el tejido denim. Son dos etiquetas que se asocian con su empresa de forma natural. Sin embargo, el Grupo es mucho más: hilatura, tejeduría, acabados, confección, ropa laboral, circuito corto, estampación digital y núcleos empresariales como Seaqual, Techs, Su&per, etc. Aunque sea en una pincelada, ¿qué nos puede comentar de esta Santanderina global?

Somos un grupo con diferentes áreas de negocio dentro del textil. Hoy el textil está en todas partes: desde la construcción de carreteras a los aviones. Hay todo un mundo de oportunidades dentro del textil. Es verdad que Santanderina viene del textil tradicional: sabanas, ropa laboral, vaquero…, basados en una materia prima, el algodón, que fue nuestra principal base de trabajo.

“Santanderina es un buen equipo en donde las responsabilidades están bien definidas, lo que simplifica la gestión del grupo”

Hoy representa un 35% en nuestra fabricación y materiales como el Tencel (Lyocell), lino, Viscosa FR, Kermel, Seaqual, Twaron, etc, le han complementado.

Estamos orientados a distintos tipos de mercados que precisan de materiales específicos para cada uno de ellos. Estos mercados nos dan la oportunidad de conocer nuevos clientes que nos obligan a desarrollar estrategias diferentes.

Juan Parés CEO de Textil Santanderina
Juan Parés. CEO de Textil Santanderina
Gestionar 15 empresas, 800 colaboradores, produce un poco de vértigo. ¿Cómo lo lleva?

Santanderina es un buen equipo en donde las responsabilidades están bien definidas, lo que simplifica la gestión del grupo.

Tienen once centros de producción. Tras la crisis sanitaria, ¿se prevé un incremento o una reducción de estos centros?

Estamos en un momento difícil. En nuestro grupo, la parte de recursos destinados a la Moda es importante. Hoy, desafortunadamente, la situación en este ámbito es muy difícil, lo que ha significado que nos replanteemos una nueva estrategia dentro de este sector, la cual pasa por una reducción de nuestra capacidad productiva en este área de negocio.

Con este dominio y control de los procesos, desde la cabecera hasta la confección, ¿no tienen la tentación de “rematar la faena” entrando, sin miramientos, en el terreno de la distribución y venta al consumidor final? ¿Por qué no competir, teniendo tantos ases en la manga, con los monstruos Inditex, H&M, Mango, etc.?

Producir tejido o prendas son labores para las cuales se requiere un determinado conocimiento, tanto de la tecnología necesaria para realizarlo como de las materias y materiales que intervienen en su elaboración.

“Yo no creo que sea posible la recolocación textil a gran escala. Se han perdido los oficios que son la base del textil”

La distribución es otra cosa muy diferente y, por lo que sabemos, muy difícil. Hoy, como apunta, la competencia en este ámbito es muy fuerte, aunque bien es cierto que la venta por internet, junto con las empresas de distribución logística está generando nuevas oportunidades para poder acercarse al consumidor final.

Volvamos a los conceptos. Sostenibilidad tienes nombre de mujer. ¿Es la guapa del momento?

Nos hemos dado cuenta de que las personas somos un peligro para la estabilidad del planeta y es evidente que, si este está en peligro, nosotros también lo estaremos. ¿Que ahora esté más de moda que antes? Puede ser. Lo que sí es cierto es que la preocupación por este tema es mucho mayor, y las acciones que se están tomando para volver al equilibrio necesario en el planeta son mucho más profundas y eficaces que hace solamente diez años.

Hoy nuestra empresa participa en el grupo Fashion Industry Charter for Climate Action (FICCA), iniciativa promovida por United Nations Climate Change para reducir las emisiones en el mundo textil.

Textil Santanderina
Foto: Textil Santanderina

El FICCA está formado por varios grupos de trabajo. Concretamente pertenecemos al grupo uno, Decarbonization pathway and GHG emision reductions, en el cual venimos trabajando en la definición de unos compromisos de descarbonización del sector textil, de aquí al 2030, y el objetivo de cero emisiones para el año 2050, acorde a los Acuerdos de Paris, de los que ahora se cumplen cuatro años.

Como momentos más importantes, destacar la participación en el COP-25, de Chile/Madrid, colaborando en la redacción de un comunicado, o más recientemente, en el programa RACE To ZERO, un sistema de diálogos abiertos de amplia participación, y que quiere sustituir a COP-26 que tocaba este año, pero que ha sido pospuesto al 2021 debido a la COVID-19.

Términos como reciclaje textil, sostenibilidad o economía circular se han convertido en básicos para la compañía. ¿Qué porcentaje representan en la producción total? ¿Se prevé un incremento en este segmento?

Son varias las iniciativas emprendidas por Textil Santanderina en el ámbito de la Economía Circular. De una parte, el proyecto Internal recycling, mediante el cual reciclamos las materias textiles de desecho que generamos durante el proceso.

También dentro de la gestión interna de residuos tenemos un sistema de separación de los mismos. Por ejemplo, el cartón y la madera tienen una segunda vida útil mediante su reciclado, apoyados en un gestor autorizado de residuos.

Además podríamos mencionar el plástico o los estudios de revalorización de los lodos producidos en la depuradora, en colaboración con diversas universidades.

En temas de agua, actualmente estamos realizando diversos estudios con el fin de, una vez depurada, volver a introducirla en nuestro proceso de fabricación. Y, en el área de productos químicos intentamos usar el mayor número de productos respetuosos con el medio ambiente y, por supuesto, acorde a los estándares europeos más exigentes, como Reach o Oeko-Tex.

Todo ello a pesar de que, en ocasiones, no tenemos el apoyo que desearíamos recibir de las autoridades, aunque esto parece que va a cambiar a partir de ahora, en parte gracias a los fondos que llegarán de la Unión Europea, y que prevén dar prioridad a proyectos de economía circular.

Para terminar, en el aspecto más comercial, Textil Santanderina está certificado por los sellos más reconocidos en economía circular, como son GRS y RCS, de Textil Exchange.

Durante el año 2019 hemos certificado aproximadamente 100.000 kilogramos, seis veces más que en 2018, y ese ritmo ascendente se mantuvo en el año 2020 y a buen seguro en los próximos años.

Y no podemos olvidar nuestro principal proyecto, ya una exitosa realidad, dentro de la Economía Circular, que es la marca Seaqual, en colaboración con Angles Textil, que mediante un sistema trazable y transparente, nos permite recuperar residuos de mar, colaborando a la regeneración de los ecosistemas marinos, pasando a su reciclado y uso para diversas aplicaciones textiles.

Ha manifestado en alguna ocasión que el grupo, más que una vocación industrial, tiene una pulsión más cercana al servicio y lo comercial. ¿Considera que es precisamente la gestión comercial y la vocación de servicio lo más difícil y complejo de gestionar y ofrecer al mercado, más que fabricar, que se puede realizar con menor capacidad de conocimientos?

Creo que el cliente es la inspiración de una compañía, y apoyados en esta idea procuramos gestionar nuestros recursos. Por ello son tan importantes para nosotros la innovación y la vocación de servicio como ejes fundamentales de las estrategias de nuestro grupo, sustentados en el conocimiento, sin el cual, cualquier estrategia de innovación, comercialización o fabricación fracasarían.

Existe la impresión de que el grupo se esconde. Anonimato. Perfil bajo. ¿Lo buscan? ¿Es una estrategia?

Nuestro grupo intenta centrarse en lo que consideramos básico: satisfacción de nuestros clientes y generación de negocio por y para las personas. Lo demás en nuestro caso no es prioritario.

¿La preocupación medioambiental puede tener su origen en el temor, en un futuro a medio plazo, de lo que pueda ocurrirle al algodón? ¿No existen ya, en determinados ambientes de la lucha por un mundo más sostenible, reticencias sobre el despropósito que significa mantener miles de hectáreas de terrenos dedicados al cultivo de esta fibra, teniendo en cuenta los millones de hectolitros de agua que necesita?

Hoy en día el sector textil tiene dos importantes caballos de batalla en el campo de la sostenibilidad y el medio ambiente. Ya he mencionado uno de ellos, que es la problemática de los gases de efecto invernadero y en el cual la industria textil se ha puesto a trabajar de manera intensa.

Y el otro, sin duda, es la problemática del agua que usted menciona, unida, y no nos podemos olvidar de ello, a la presencia de productos químicos perjudiciales para la naturaleza y la biodiversidad, como son los pesticidas y los fertilizantes.

También en este campo hace años que la industria textil hizo análisis críticos e inició proyectos para su mejora, como son Better Cotton Iniciative (BCI) y Global Organic Textile Standard (GOTS), así como OCS de Textil Exchange. Todos ellos tienen como denominador común la formación de los agricultores, la preocupación por su calidad de vida y el medio ambiente.

A través de dicha formación se consigue un uso más racional del agua y, en el caso de GOTS, exigen el uso de algodón orgánico, definido como especies no transgénicas, y uso de productos naturales.

Textil Santanderina
Foto: Textil Santanderina

Reconocer que estos sistemas van perfeccionándose, ya que se detectan lagunas en sus sistemas de gestión y trazabilidad pero, junto al desarrollo de la económica circular, con el uso de algodón reciclado, la problemática que usted menciona va a experimentar una mejoría significativa.

Textil Santanderina pertenece a ambos, y también aquí con una evolución comercial muy positiva, de manera que en el año 2019 casi 600.000 kilogramos, ocho veces más que en el año 2018, y estamos seguros que esa tendencia se va a mantener, ya que cada vez más firmas se están posicionando en este aspecto.

Uno de los temas que la crisis sanitaria ha sacado a relucir es la necesidad de no ser tan dependiente de la producción exterior. ¿Es realmente factible producir en España, podría ser posible la relocalización textil?

Yo no creo que sea posible la recolocación textil a gran escala. Se han perdido los oficios que son la base del textil: hiladores, tejedores, patronistas, cosedoras, etc, a consecuencia de la evolución de los salarios, lo cual ha sido y es bueno mientras se pueda mantener. Hoy, en Bangladesh, Vietnam, Camboya, por poner ejemplos concretos, los salarios textiles representan el 10% del salario mínimo español en el mejor de los casos.

Puede haber, claro está, un textil de nichos de mercado en donde a un volumen determinado se genere el valor añadido suficiente para ser una empresa rentable.

Por otro lado, veremos con la aportación de las nuevas tecnologías cómo quedará transformada la cadena de producción textil. Será interesante ir viviendo los cambios que vienen debido a ello.

¿La producción de mascarillas va a ser coyuntural o prevén mantenerla una vez finalice la pandemia?

Veremos cómo evolucionan las cosas en este sentido; lo que sí es un hecho es que esta situación nos ha permitido desarrollar la plataforma online SU&PER y aprender mucho de esta experiencia de venta directa al consumidor.

Desde que comenzó la pandemia la mayoría de ferias han sido canceladas. ¿Qué formatos han utilizado desde Textil Santanderina para cubrir comercialmente su ausencia?

Las ferias han sido muy importantes en la trayectoria de nuestro grupo. Sin embargo, hoy han pasado a ser un soporte más de nuestra estrategia comercial. Creo que hay una nueva oportunidad en la feria digital, siempre y cuando la inversión que se realice en la feria sea rentable para nosotros y para nuestros clientes.

Se ha hablado mucho de las ferias híbridas. ¿Considera que tras la pandemia se debería mantener el aspecto digital como primordial o hay que retomar las ferias presenciales en el formato que conocemos?

Creo que seguirá siendo importante la relación personal, evidentemente apoyada de manera coherente con la Tecnología Digital.

¿Desearía pasar por este mundo y que sus amigos, colaboradores y cualquier persona que le haya conocido lo recordara como un buen padre, marido y amigo o como un gestor eficaz que supo surfear sobre las procelosas aguas de un mar empresarial abarrotado de tiburones?

Como alguien que supo estar donde se le necesitaba. Creo que ambas pueden ser compatibles, posiblemente hoy de manera menos difícil que hace algunas décadas. La tecnología ayuda y, sobre todo, la alta preparación de los equipos humanos que hoy forman las empresas. Hay que trabajar duro, pero sobre todo ser eficiente. De todas formas, en una empresa familiar, la familia es siempre algo fundamental.


Portada Noticiero Textil 267 febrero 2021Esta entrevista se publicó en la edición de Febrero de Noticiero Textil. Puedes acceder a la edición completa en este link o clicando sobre la portada

Publicidad
Artículo anterior¿Siguen siendo las rebajas un beneficio en el sector de la moda?
Artículo siguienteGallery Shoes & Fashion Industrial Showroom confirma sus fechas de abril