Ángel Asensio, Presidente de Fedecon y la Confederación ModaEspaña

"Estamos lejos de las subvenciones de otros países"

Como profesional clave del textil/confección en nuestro país, Asensio repasa en esta entrevista los asuntos más relevantes que vive el sector en su día a día en un entorno cada vez más complicado. Asensio destaca la fortaleza de un sector muy importante en nuestro país pero también los muchos retos que tiene por delante: digitalización, formación o sostenibilidad, entre otros muchos.

¿En qué asuntos concentra sus máximos esfuerzos Fedecon en estos momentos?

Fedecon tiene por objetivo representar al sector ante las instituciones públicas y conseguir las mayores oportunidades para las asociaciones y empresas que las componen a través de aquellos aspectos que sean más relevantes e importantes para ellas.
Actualmente los máximos esfuerzos de Fedecon se centran en:
-Comercio Exterior, ya que la internacionalización es vital para la supervivencia y crecimiento de las empresas.
– Formación e Innovación: la continua formación del equipo que conforman las empresas es imprescindible para estar al día en las últimas tendencias, así como la innovación desde tejidos hasta procesos para continuar siendo punteros en el sector de la moda.
-RSC. Continuamos en esta línea buscando alianzas con los diferentes grupos de referencia y hemos creado junto con otros organismos el Foro Social de la Moda.

En este año se han incorporado tres nuevas organizaciones a Fedecon. ¿Se prevén más incorporaciones?

Estamos abiertos a que todas las organizaciones del sector puedan formar parte de Fedecon: realmente creemos que la unión hace la fuerza y en esa línea seguimos trabajando.

Publicidad

¿Cómo valoraría la situación de la empresa confeccionista española a día de hoy?

España es líder en el sector de la moda. Somos el segundo mayor exportador de moda nupcial en el mundo, el segundo mayor exportador de calzado en Europa y el cuarto factor que crea Marca España. Sin embargo, como en todos los sectores existen diferentes problemas. Uno de los principales es el tamaño de las empresas en nuestro país: debemos luchar porque las empresas crezcan.

En cuanto al número de trabajadores, ¿la industria de la confección española, como tendencia, va a más o a menos?

En el último año el número de trabajadores ascendió a 138.361. Ha tenido un ligero repunte teniendo en cuenta los años de los que venimos.

¿En qué punto considera que se encuentra el tan manido retorno de la producción a España?

Es cierto que muchas empresas quieren volver a producir en España por la bajada de coste de personal, cercanía, agilidad, pero sobre todo por la calidad de la producción en nuestro país y el valor que cada vez más se otorga al “Hecho en España”.

Realmente si una marca quiere producir en España, ¿es factible y en qué casos?

Una marca si puede producir en España, lo más normal es producir productos de mayor calidad y valor añadido, ya que son los productos que tienen mayor margen para aceptar una producción de más calidad y donde el consumidor final aprecia más la calidad y el detalle.

¿Cuáles son las áreas geográficas en las que todavía hay más talleres para desarrollar la producción?

Las zonas de Galicia, Castilla la Mancha, Andalucía y en una parte de Cataluña es donde más talleres de confección podemos encontrar en España. Aunque también hay en el resto de CC.AA., como Madrid, Aragón, …

La exportación ha sido un auténtico revulsivo para muchas empresas durante los años de la crisis. En estos momentos en que el mercado nacional se recupera, ¿puede nivelarse más la balanza entre mercado nacional y exterior?

Esperamos y deseamos que la demanda nacional crezca a valores anteriores a la crisis pero debemos seguir potenciando la exportación y que ésta siempre sea superior a la demanda nacional, ya que será la mejor fortaleza para las empresas para que puedan crecer y de cara al futuro.

¿Cuáles son los mercados en los que, a nivel general, la empresa confeccionista española está poniendo un mayor énfasis en estos momentos?

La Unión Europea es el mercado natural exterior con España, Francia, Portugal, Italia y Reino Unido como principales destinos. También Marruecos, Estados Unidos, México o China tienen una mayor aceptación de los productos españoles.

La industria 4.0, desde el punto de vista de la digitalización de las empresas del sector, es ya una realidad. ¿En qué punto se encuentra la industria confeccionista española ante este asunto?

La industria 4.0 es una realidad necesaria, ya que es una revolución más de la industria y si no te adaptas te quedas fuera de juego. Todas las empresas con una marca y presencia en el mercado están o deberían tener implantada la industria 4.0. La realidad es que, como en el resto de sectores, la adaptación de las empresas a la industria 4.0 es menor de que la que debía de ser.

En materia de sostenibilidad, ¿cree que la empresa confeccionista española pasa la prueba?

España es uno de los países líderes en moda sostenible con propuestas reales y rentables que, poco a poco, están transformando la manera de producir en este sector.
Cada vez hay más concienciación al respecto, tanto por parte de las empresas como de los consumidores. Además, hay organismos y asociaciones que potencian y apoyan la sostenibilidad en la moda. De ahí que Fedecon sea uno de los coordinadores del Foro Social de la Moda cuyo objetivo, entre otros, es la sostenibilidad del sector.

En cualquier caso, ¿cuáles son las principales debilidades para lograr la eficiencia energética? ¿Se está apoyando, se debería apoyar a las empresas en este ámbito para poder hacer los deberes?

Para mayor eficiencia energética las empresas deben tener máquinas y alumbrado de última generación que consumen mucho menos y para esa renovación deberían tener ayudas, como los Planes Renove.

Debemos luchar para que crezca la dimensión de las empresas

Al hilo de este tema la economía circular sigue ganando terreno en el sector textil. ¿Cuál es su visión sobre este asunto?

La Economía Circular más lógica es que si se consumen productos de mayor calidad y más duraderos, se gastan menos recursos naturales, se emplea menos energía en la producción y en el transporte que si se consumen productos de menor calidad y más efímeros, que produce el efecto contrario.

La valoración del Made in Spain en el exterior, ¿cómo se encuentra en estos momentos? ¿Está estable o hay que seguir luchando?

Por supuesto hay que seguir luchando, para que cada vez sea más conocida y reconocida en todo el mundo. Nos buscan por nuestra calidad y diseño con buena relación de precios. Estamos a la altura de otros países europeos líderes en moda. Y aunque somos especialmente reconocidos por el calzado y el “fast fashion”, existe mucho potencial todavía por descubrir.

¿En qué punto se encuentra el tema de la creación de las etiquetas identificativas de Moda España?

La Confederación ModaEspaña ha lanzado una campaña de etiquetado para potenciar el “Hecho en España” y “Diseñado en España” y que los consumidores sean conocedores de todas las marcas españolas que están situadas en nuestro país y que fabrican aquí.
Aquellas empresas que desean formar parte de ModaEspaña deben ser aceptadas por un Comité de marca, el cual otorgará a la empresa la categoría a la que corresponda “hecho en España” “diseñado en España”
Estas etiquetas están elaboradas por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, con medios de seguridad para evitar falsificaciones y poder seguir la trazabilidad de la prenda.

¿Cómo va la guerra contra la falsificación de marcas, agravada por el universo online?

Es una lacra contra todo el sector, que debe combatirse desde las autoridades hasta los consumidores. El top manta, las páginas online con falsificaciones, sólo quitan puestos de trabajo, dejan de contribuir a través de impuestos a la sociedad, y en muchos casos, al no pasar controles de calidad pueden poner en riesgo la salud del consumidor.

¿Cree que ICEX prestará más apoyo a la moda española del que presta actualmente? ¿Estamos muy lejos de otros países como Portugal o Italia en materia de subvenciones?

Seguimos en conversaciones para conseguir mayor presupuesto para nuestras empresas exportadoras, ya que estamos bastante lejos de la subvención que el mismo sector tiene en otros países.

¿Cómo valora la reciente huelga que se ha desarrollado en el sector textil promovida por CCOO? ¿Cree que finalmente CCOO se añadirá al pacto, en qué punto está la negociación?

La huelga no ha tenido prácticamente efectos en el sector, creo que en este convenio hemos hecho un gran esfuerzo todos para ir avanzando, poco a poco, en un contexto de mercado donde no puedes repercutir los incrementos de los precios ya que estamos en una época de apuesta por precios bajos, lo cual es una contradicción con lo que queremos; es decir, queremos subir los salarios y luego consumir productos o servicios baratos; hay que subir el poder adquisitivo de los españoles, naturalmente que sí, pero, también debemos entender que para ello, y para crear empleo aquí, debemos pagar por los productos el precio acorde a los salarios de los que los producen aquí, que son los que luego consumen; de lo contrario la producción, por lo tanto el empleo, se va fuera.
Lo ideal es que CCOO se sume a la firma.

¿Cuáles considera los principales retos de la industria confeccionista española a corto/medio plazo?

Este sector es muy fuerte y apostamos que seguirá creciendo en todos los ámbitos. Como retos principales está la digitalización del sector, invertir en innovación y tecnología para ser punteros, y conseguir el crecimiento del tamaño de las empresas.

Publicidad