Publicidad

Silvia Oviedo, directora de Stingbye, ha entrado de lleno en el 2018 con la mira puesta en su crecimiento. En la actualidad, la empresa, especializada en la fabricación de prendas que nos protejen contra las picaduras de los mosquitos, va abriendo camino y ya está presente en diez países.

Brasil, noviembre 2015. El gobierno declara la emergencia sanitaria debido al rápido crecimiento de los casos de Zika, que están provocando el nacimiento de niños con microcefalia. Y por aquellos días comenzó a resonar con fuerza el nombre de Stingbye, una empresa catalana dedicada a la fabricación de camisetas impregnadas con permetrina, una sustancia que no produce ningún tipo de alergia.

¿Exportaron mucho a Brasil cuando lo del virus del Zika?

Para nosotros la presencia del virus del Zika en Brasil fue una oportunidad para abrir mercado allí. Hasta aquel momento, Stingbye ya tenía acuerdos con distribuidores locales y ya vendía su camiseta en México, Costa Rica y Colombia, pero el año en que apareció el Zika, llegó a exportar más de 10.000 unidades a Brasil, principalmente demandadas por turistas, viajeros y deportistas, para evitar las picaduras durante su estancia a lo largo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Publicidad

Stingbye estuvo en la última edición de Techtextil celebrada el pasado mayo. ¿Cuál es el balance de su participación en esa feria?

De nuestra participación en la Techtextil de Frankfurt extraemos un balance muy positivo ya que tener la oportunidad de exponer en un recinto de tal envergadura siempre es un paso hacia el éxito. Pudimos acercar nuestro producto a profesionales del sector a la vez que aprendimos de las novedades y avances de nuestro mercado.

En la actualidad, ¿en cuántos países se comercializan los productos de Stingbye?

Las prendas Stingbye se comercializan hasta el momento en diez países: España, Italia, México, Bolivia, Israel, Líbano, Costa Rica, Senegal, Colombia y Polonia. Esperamos seguir ejecutando nuestra estrategia de expansión y que nuestros artículos lleguen a muchos más lugares del mundo.

¿Cuáles son los canales de distribución de las prendas de Stingbye?

Desde el lanzamiento de nuestro producto, las prendas de Stingbye se adquieren en farmacias, así como en el canal online y en la página web de la empresa. Tenemos distribuidores que nos ayudan a tener más alcance y muy pronto Stingbye podrá adquirirse en grandes almacenes. Recientemente acabamos de lanzar una línea de ropa para perros y ya contamos con varios centros caninos que nos están ayudando a propagarla.

¿Han pensado en abrir alguna tienda monomarca?

De momento no es algo que tengamos en mente, puesto que estamos explotando otros canales de venta que por ahora nos son más propicios, pero no descartamos nada a largo plazo.

En cuanto a la ropa para perros, ¿cómo está funcionando la línea de negocio?

La línea de ropa y accesorios para perros nos está funcionado muy bien. Actualmente estamos trabajando con diferentes distribuidores y puntos de venta nacionales como Centauro, Inserbo, La Companyia. Geporc y Don Canino.

¿La línea de ropa para perros también están exportando? Si es así, ¿adónde?

Sí, estos últimos meses hemos hecho ya nuestros primeros clientes fuera del territorio español en países como Italia, México y Colombia.

En el último año he leído varios artículos sobre una epidemia de piojos en España. ¿Qué tipo de productos tiene la empresa para “combatir” esta plaga?

Stingbye comercializa una goma de pelo que actúa como barrera protectora contra los piojos tan solo con llevarlo puesto. Tiene las mismas prestaciones que la camiseta, es decir, dura hasta 100 lavados y es eficaz en un 94 % gracias a que está bañada en permetrina, un principio activo que previene el contagio y se vende en farmacias.

¿Dónde son fabricadas las prendas de Stingbye?

En Terrassa y nos consideramos una empresa afortunada al no pensar en externalizar la producción fuera de nuestro territorio.

¿Cuántas personas trabajan en Stingbye?

Actualmente contamos con una plantilla de tres personas con previsión de ampliar en dos más, aunque, contando con los servicios subcontratados, damos trabajo a 63 personas.

¿Cuánto facturó Stingbye en 2016 y con cuánto cerraron en 2017?

El 2016 para nosotros fue un año muy bueno y siendo una empresa muy joven cerramos el ejercicio con una cifra en torno a los 500.000 euros. El 2017 ha sido un momento para seguir abriendo mercado e invertir en líneas nuevas de negocio tras el éxito de las camisetas

¿A qué cifra de venta aspiran a llegar en 2018?

La previsión de cara 2018 se prevé muy buena y se estima un crecimiento del 20 %.

¿Cuáles son los principales obstáculos para empresas textiles como la suya para crecer más? ¿Hay líneas de financiación suficientes para proyectos empresariales como Stingbye?

Bueno, al final lo que te hace tirar hacia arriba es poder invertir de manera continua en I+D para mejorar tu producto y poder hacer una publicidad agresiva, pero esto es difícil si no tienes una buena financiación. Nosotros hemos notado que las empresas confían en nuestro artículos, pero aún no hay una manera ágil y rápida de obtener una buena inversión. Al final es el pez que se muerde la cola y si una cosa no llega, tampoco tienes la otra.

Publicidad