Publicidad

La Industria textil de cabecera ha conseguido remontar el gran obstáculo que supuso la crisis provocada por la pandemia del Covid-19. Aunque el 2022 ha sido un año marcado por grandes dificultades debido, entre otras cuestiones, al incremento de precios de la energía, los datos estadísticos recopilados por el Centro de Información Textil y de la Confección – CITYC muestran un avance claro y sólido.

La cifra de negocios de la industria textil española se sitúa en los 6.651 millones de euros en el año 2022. Esto supone un crecimiento del 10% respecto a los datos del ejercicio anterior.

Las exportaciones han aumentado un 11’5% respecto a 2021, mientras que las importaciones han sido un 17’8% superiores a las cifras registradas en el período anterior. Estos datos representan una clara reactivación del intercambio entre los mercados internacionales, lo que se traduce en un aumento de la actividad económica en el sector textil que, según el último Informe Económico de la Moda en España, elaborado por Modaes.es, con la colaboración del CITYC, ya representa el 2’7% del PIB.

Publicidad

Lo que más ha exportado nuestra industria textil de cabecera durante 2022 es tejido, un 34’1% del total, con un crecimiento del 17’4% respecto a 2021. El segundo puesto del ranking de exportaciones lo ocupan los artículos textiles de uso técnico (productos sanitarios, filtros, tejido de protección, etc.) con un 24’1% del total exportado y un aumento del 12% en comparación con las exportaciones del año anterior.

En cuanto a importaciones, el textil hogar ocupa el primer puesto con un 27’7% del total, seguido por el tejido (24’2%) y los artículos de uso técnico (18’9%).

El principal cliente de la Industria Textil de cabecera española es Marruecos con un 25’7% de la cuota de mercado, seguido por Francia (11’6%), Italia (9%) y Portugal (8%).

Otro dato que destacar respecto a las exportaciones es el crecimiento del 41’6% de ventas a Turquía durante 2022, aunque este país es el último del Top 10 de clientes del Textil de cabecera español.

China continúa siendo el principal proveedor de la Industria española con un 27’2% del total, seguido muy de lejos por Turquía (10’9%), Italia (10’5%) y Pakistán que, aunque ha crecido un 69’6% respecto a 2021, representa un 6’5% del total de importaciones.

La competitividad en descenso

Los datos de crecimiento productivo contrastan con las últimas cifras publicadas por EURATEX ya que muestran un estancamiento y tendencia al descenso de la competitividad de la Industria Textil.

Según estos informes, el coste de la energía en Europa, más de 6 veces mayor que en los EE. UU. y China, sumado a la pasividad y lentitud de la Unión Europea y de las Administraciones, a la hora de articular una respuesta creíble y eficaz a la crisis energética, está poniendo en jaque a muchas empresas textiles que ya están produciendo con pérdidas netas.

la evolución del sector dependerá de la evolución de los costes energéticos, así como del contexto internacional y el apoyo por parte de la administración

Teniendo en cuenta todos los datos, las previsiones para la industria textil son inciertas: la mejora de la competitividad y la evolución del sector dependerá de la evolución de los costes energéticos, así como del contexto internacional y el apoyo por parte de la administración en las necesidades actuales de las empresas.

El CITYC ha elaborado estas estadísticas (clik aquí) a partir de los datos facilitados por INE, MEYSS, EURATEX y el Departamento de Aduanas y Estimaciones.

Publicidad
Artículo anteriorICEX-Invest in Spain lanza la segunda convocatoria de Innova Invest
Artículo siguienteYuccs sube la persiana en Bilbao