Empresas y organismos ofrecen su punto de vista sobre los textiles de uso técnico y la tecnología que se postulan como una de las vías sobre la que descansará el futuro del sector.

Mesa redonda publicada en la revista Noticiero Textil edición 260 correspondiente al tercer trimestre 2019

1Karen Hernández

Karen Hernández
Sales & Marketing Director de Industrial Sedó SL
Sales & Marketing Director de Industrial Sedó SL

¿Cuáles son los ámbitos de especialización de su empresa?

Nuestra empresa se dedica al diseño, fabricación y comercialización de tejidos técnicos recubiertos en PVC y tejidos para el mercado de Defensa.Somos una empresa de tradición familiar, con más de 130 años de experiencia, lo que nos ha convertido en uno de los productores principales en el sector de tejidos técnicos recubiertos en PVC.

Las últimas y recientes celebraciones de los eventos Techtextil, Texprocess e ITMA han puesto de manifiesto la pujanza y el definitivo empoderamiento de una nueva era.
Composites, Digitalización, Robotización, 3 D, Smart, Kpi, etc., son actividades y términos acuñados en los últimos años.
¿En qué punto se encuentra su empresa ante tanto reto tecnológico?

Trabajamos a diario para aplicar nuevas tecnologías a todos los niveles de la empresa, es decir, desde nuestra mejora permanente en las áreas de producción, como la implantación de nuevas técnicas en los procesos, equipos de seguridad, preventivos… hasta herramientas de publicidad y e-mk, y con todo esto hemo logrado aumentar considerablemente nuestra notoriedad y posicionamiento en el mercado. En esta última Techtextil en Frankfurt, hemos batido el récord de nuestra historia en visitas y clientes nuevos.
Sobre los retos tecnológicos, en Industrial Sedó hace muchos años que se decidió apostar por un cambio importante, cuando nos trasladamos a las actuales instalaciones, hace 15 años; ya entonces se diseñaron pensando en el crecimiento y el progreso. Actualmente disponemos de equipos digitales en diversos procedimientos, facilitando el trabajo diario de nuestros empleados, aumentando la seguridad y la calidad de nuestros textiles.

¿Entiende que es el textil técnico con toda su familia y aportaciones colaterales la única posibilidad de supervivencia del sector para las empresas europeas?

Como en cualquier mercado, siempre hay competencia y rivalidad. En nuestro caso, apostamos desde siempre por tres valores fundamentales en nuestro ADN: atención al cliente, calidad e innovación. Presumimos de ser una empresa centenaria, lo que nos hace pensar que vamos en la dirección correcta.
Creemos fehacientemente que un cliente que se siente respaldado, atendido y bien asesorado, no cambia de proveedor fácilmente. Nosotros apostamos por mantener estas relaciones estrechas y lo hemos convertido en nuestra moneda de cambio.
Que entren en el mercado otros “players” con otras políticas, nos puede afectar en una parte de clientes, obviamente, pero nuestra experiencia nos dice que estos tejidos distan mucho de nuestras calidades y garantías, lo que finalmente vuelve a nivelar la oferta y la demanda.

El nacimiento de diferentes y complejos nichos de mercado para el “nuevo” textil, como la Sanidad, la Agricultura, la Construcción, etc., añadidos a los ya históricos y clásicos de Confección y Gros. de Punto, ¿Cómo se lleva? ¿Qué cambios en la investigación, en las fuerzas de venta, en el staff directivo, se han tenido que producir para acomodarse a los nuevos e intrépidos tiempos?

La fuerza de venta de Industrial Sedó es muy fuerte y posee mucha experiencia en el mercado; es uno de nuestros baluartes, tanto a nivel nacional como internacional. Disponemos de agentes y distribuidores por todo el mundo, y seguimos siempre afianzando las relaciones con nuestros clientes, asesorándoles en todo lo que necesiten, y trabajando diariamente para poder ofrecerles nuevos tejidos, colores y técnicas. La innovación es algo esencial para despertar el interés de nuestros clientes, ya que los nichos de mercado también se han ampliado con la aplicación de nuestros textiles a diversas industrias innovadoras, y hemos apostado por lanzar nuevas líneas de productos para estos sectores, creando cada vez materiales más adaptables y especiales para estos usos.
Pensamos que el futuro pasa por desarrollar nuevos textiles aplicables a nuevos mercados, muy específicos y especializados, como el de la arquitectura, el sanitario, la construcción y sobre todo la sostenibilidad; como ejemplo, para este último estamos desarrollando una línea de tejidos realizados con materiales ecológicos y pastas recicladas: la sostenibilidad está en lo más alto de nuestras prioridades y estamos seguros que va a tener mucho éxito.

¿Desde las administraciones estatales y autonómicas, hay conciencia y hechos que demuestren auténtico apoyo a la investigación, indispensable para que este sector compita?

En nuestro caso, participamos en eventos y conferencias del sector; somos conscientes que existen herramientas que ayudan a la investigación, pero a veces, los requerimientos de entrada no son fáciles. Algunas líneas de investigación y desarrollo se han visto apoyadas por líneas CDTI y del 7º Programa Marco de la Unión Europea.

Ante la imposibilidad de hablar a largo plazo del sector, ante tantos y profundos cambios, ¿cuál entiende que es el presente y el medio plazo de su empresa y del sector?

Somos optimistas con el futuro, pensamos que el nuestro es un sector en constante crecimiento gracias a la innovación que estamos experimentando y al cambio de rumbo en los aplicativos de nuestro producto. Hace unos años, nuestras referencias eran una cuarta parte, y nuestro cliente principal eran mayormente fabricantes de lonas y toldos. Actualmente, disponemos de más de 800 referencias distintas, vendemos a más de 10.000 clientes en todo el mundo y hemos entrado muy fuerte en sectores y mercados nuevos muy diversificados, como el de la industria textil de la moda y hogar, el sector de la automoción o el agrícola. Creemos que el cambio pasa por la especialización y es algo en lo que hemos entrado hace ya muchos años desde nuestro departamento de I+D: la experiencia del cliente es básica para seguir creciendo y nos apoyamos mucho en ellos para seguir evolucionando; esto nos indica que el presente y futuro próximo de este negocio va dirigido a crecer con nuestros clientes y aportarles toda la tecnología textil que necesiten para conseguir sus proyectos.

2Enric Carrera

Enric Carrera
Instituto de Investigación Textil y Cooperación Industrial de Terrassa. Universitat Politècnica de Catalunya
Instituto de Investigación Textil y Cooperación Industrial de Terrassa. Universitat Politècnica de Catalunya

Las últimas y recientes celebraciones de los eventos Techtextil, Texprocess e ITMA han puesto de manifiesto la pujanza y el definitivo empoderamiento de una nueva era.
Composites, Digitalización, Robotización, 3 D, Smart, Kpi, etc., son actividades y términos acuñados en los últimos años.
¿En qué punto se encuentra su empresa ante tanto reto tecnológico?

En la lista falta un reto clave: la sostenibilidad. El cambio climático, las migraciones y el crecimiento de la población nos conducen hacia un escenario de colapso socioambiental. Como dicen Palahí y Marcet, “el planeta no da para más, ni tan sólo para concienciaciones a fuego lento”.
https://bit.ly/2Yfc7vZ
El reto no es construir telares que superen las 1.400 r.p.m. como vimos en la ITMA de Barcelona, sino cómo vamos a satisfacer nuestras necesidades sin sobrepasar la capacidad de carga de nuestros ecosistemas ni hipotecar las generaciones futuras. El reto no es hacer máquinas más rápidas y robotizadas sino cuantas cosas distintas y útiles podremos llegar a hacer con una unidad de materia textil y energía. Cómo podemos alargar la vida útil de los textiles, cómo recircularemos los materiales textiles usados y reusados. Cómo daremos trabajo a las personas que han sido expulsadas por la robotización.
No podemos resolver nuestros problemas actuales con el mismo marco mental, con la misma manera de pensar que teníamos cuando los creamos. Esto ya nos lo advirtió Einstein hace años. Y eso es justamente lo que necesitamos ahora: un nuevo marco mental
En la ITMA no vi este cambio de paradigma sino más bien lo contrario.
En el INTEXTER estamos focalizados en abordar los retos sostenibilistas en el sector textil, trabajamos en depuración de aguas, fibras naturales como el algodón orgánico y cáñamo o plumas de aves para hacer materiales compuestos biodegradables y aislantes, reciclado de residuos textiles de post consumo, aplicaciones TIC para comercio textil, aplicaciones sanitarias, en definitiva soluciones para mejorar la calidad de vida de las personas.

¿Entiende que es el textil técnico con toda su familia y aportaciones colaterales la única posibilidad de supervivencia del sector para las empresas europeas?

El textil técnico y las especialidades es el sector con mayor pujanza y margen económico en el textil europeo. Básicamente porque requiere un mayor desarrollo científico y tecnológico, así como un personal técnico más cualificado. Seguramente será la ocupación más relevante y el espacio natural del sector textil europeo, pero no es la “única” oportunidad. Creo que volveremos a ver producción local de textiles convencionales en Europa, pero en clave sostenibilista. Los consumidores aprecian cada vez más la producción limpia y responsable de Km 0.
Las “mini factories”, por ejemplo, son un reto apasionante para abordar la producción textil sostenibilista, customizada y de proximidad.
El economista alemán E.F Schumacher ya nos explicó en 1973 que “lo pequeño es hermoso”, y en 1990 Ramón Folch nos iluminó con su ensayo “que lo hermoso sea poderoso”.
Hemos de encontrar todavía la escala adecuada de la empresa textil sostenibilista del siglo XXI. Esto tampoco lo vi en la ITMA.

El nacimiento de diferentes y complejos nichos de mercado para el “nuevo” textil, como la Sanidad, la Agricultura, la Construcción, etc., añadidos a los ya históricos y clásicos de Confección y Gros. de Punto, ¿Cómo se lleva? ¿Qué cambios en la investigación, en las fuerzas de venta, en el staff directivo, se han tenido que producir para acomodarse a los nuevos e intrépidos tiempos?

Este tipo de artículos requiere personal muy cualificado para su desarrollo. Ingenieros textiles capaces de trabajar en equipo con otros perfiles profesionales polivalentes y sobre todo empresas resilientes. El papel de las Universidades, Centros de investigación y desarrollo en este contexto será clave, particularmente en la formación continua.
Es necesario, también, apostar por la cooperación y alianzas estratégicas entre empresas formando clusters para ser más eficientes y sostenibles. La colaboración es la nueva innovación.
Nuestra prioridad ha de ser la competencia y no tanto la competitividad. Tenemos mucho trabajo por hacer.

¿Desde las administraciones estatales y autonómicas, hay conciencia y hechos que demuestren auténtico apoyo a la investigación, indispensable para que este sector compita?

Los recursos públicos destinados a la investigación han disminuido de forma drástica en España. Desde 2010, los gobiernos de turno recortaron el gasto público en innovación un 70% hasta 3.000 millones, la misma cantidad que en el año 2000. En el año 2000 y en el 2010 se ejecutó el 85% del presupuesto.
La inversión en I+D por habitante en España es de 302 euros anuales mientras que la media de la UE-28 es de 622.
Solo Amazon invirtió 22.600 millones de euros en el año 2017, en I+D, cuatro veces más que el Gobierno español. Creo que este dato lo dice todo.
Otro drama es la falta de presupuestos actualizados. En Catalunya estamos con presupuestos prorrogados desde 2017, así no hay forma ni de trabajar ni de planificar. En investigación es absolutamente necesario la estabilidad financiera a medio plazo para no desestabilizar los equipos humanos. Los tempos de la investigación son distintos a los de la política y cuando no están suficientemente coordinados corremos el riesgo de entrar en colapso y desaprovechar el trabajo paciente de muchos años.

Ante la imposibilidad de hablar a largo plazo del sector, ante tantos y profundos cambios, ¿cuál entiende que es el presente y el medio plazo de su empresa y del sector?

El modelo de la “fast-fashion” es de una frivolidad e irresponsabilidad sonrojante que pagarán muy caro las generaciones futuras. Actualmente sólo el 13 % de los materiales utilizados por la industria textil se acaban reciclando después de su uso como prenda de vestir. Cada año en España se tiran a los basureros 900.000 toneladas de residuos textiles que con una adecuada gestión se podrían aprovechar mediante estrategias adecuadas de economía circular.
Solo existe una alternativa sostenible al uso masivo de los materiales fósiles: el uso sostenible de materiales renovables de origen biológico. Ahí tenemos un reto científico, tecnológico, económico, social y ético apasionante.
No es suficiente con hacer prendas ambientalmente limpias si el sistema se fundamenta en el hiperconsumo. El problema de fondo es el modelo. Es necesaria una nueva cultura de la moda y ello comporta un cambio cultural. Un cambio de escala de valores, y esto requiere generaciones, pero el tiempo apremia.

3Núria de Santiago Giner

Núria de Santiago Giner
Investigadora en Leitat
Investigadora en Leitat

Las últimas y recientes celebraciones de los eventos Techtextil, Texprocess e ITMA han puesto de manifiesto la pujanza y el definitivo empoderamiento de una nueva era.
Composites, Digitalización, Robotización, 3 D, Smart, Kpi, etc., son actividades y términos acuñados en los últimos años.
¿En qué punto se encuentra su empresa ante tanto reto tecnológico?

El escenario de cambio actual es una oportunidad perfecta para un centro tecnológico para ser el motor del cambio y de la modernización del sector textil. Leitat basa su actividad en dar valor a las empresas mediante la innovación y actualmente se posiciona en tecnologías punteras como son la digitalización, “Smart textiles”, robótica colaborativa, fabricación aditiva en distintas tecnologías (3D) o composites, manteniendo sus raíces textiles. Todos estos campos confluyen para poder aportar soluciones multidisciplinares de alto valor añadido.

¿Entiende que es el textil técnico con toda su familia y aportaciones colaterales la única posibilidad de supervivencia del sector para las empresas europeas?

En el contexto actual, las empresas europeas han de apostar por la modernización y el cambio, y en este sentido el textil técnico es de vital importancia. Algunas empresas ya han redirigido su actividad a estos nuevos sectores de mayores requerimientos y, frente a la imposibilidad de competir en precios con otros países, se empieza a apostar por nuevos nichos de mercado.
Paralelamente y en contraposición a esta tendencia, recientemente también han surgido nuevas iniciativas con un fuerte compromiso social que apuestan por un producto local y de calidad. Este movimiento va de la mano de la consciencia eco, cada vez más presente en nuestras vidas. Empresas como por ejemplo Back to Eco o IAIOS apuestan por un producto sostenible y de proximidad, donde todas las etapas de la cadena de valor textil convencional están controladas y se requiere de empresas cercanas de hilatura, tejeduría o confección, por ejemplo. En este caso y en contraposición a la reducción de costes, cobran importancia valores como la proximidad, la calidad del producto y flexibilidad y confianza en la gestión de la demanda.

El nacimiento de diferentes y complejos nichos de mercado para el “nuevo” textil, como la Sanidad, la Agricultura, la Construcción, etc., añadidos a los ya históricos y clásicos de Confección y Gros. de Punto, ¿Cómo se lleva? ¿Qué cambios en la investigación, en las fuerzas de venta, en el staff directivo, se han tenido que producir para acomodarse a los nuevos e intrépidos tiempos?

La existencia de estos nuevos nichos de mercado es precisamente una oportunidad para las empresas para encontrar nuevas salidas, enfocar su producción a aplicaciones técnicas y dar mayor valor a su actividad. Es cierto que esto no siempre es fácil y es necesaria una gran capacidad de adaptación. Es aquí donde un centro tecnológico puede ayudar a vencer el hándicap inicial de desconocimiento de estos nuevos sectores, crear sinergias entre estos y dar soporte técnico para conocer requerimientos, normativas y funcionamiento propios de cada ámbito.
Una vez superada esta barrera inicial, el “nuevo” textil se convierte en una gran oportunidad de negocio.

¿Desde las administraciones estatales y autonómicas, hay conciencia y hechos que demuestren auténtico apoyo a la investigación, indispensable para que este sector compita?

Desde las administraciones se observa también una tendencia al “nuevo” textil, mencionado anteriormente. Las ayudas a proyectos de base textil muchas veces se anuncian como ayudas al sector médico, digitalización, ayudas a la economía circular y diseño de estructuras ligeras (composites), entre otros, y la clave para conseguir los objetivos es la investigación textil.
Dentro de estos campos, se ve un auge por ejemplo de las estructuras no tejidas, de los biomateriales, de la integración electrónica y “Smart textiles” o de soluciones “eco-friendly” y de valorización de residuos.

Ante la imposibilidad de hablar a largo plazo del sector, ante tantos y profundos cambios, ¿cuál entiende que es el presente y el medio plazo de su empresa y del sector?

En el escenario actual, para avanzar no hay que tener miedo al cambio y hay que ser consciente de la importancia de la innovación para seguir adelante. Algunas empresas ya lo han hecho y se benefician de las nuevas tecnologías de la industria 4.0. Se ha de seguir apostando por los tejidos técnicos, por las soluciones adaptadas al cliente y por un enfoque global sostenible.

4Zuzana Vaskova

Zuzana Vaskova
Marketing & Client Development Manager Nylstar S.L.
Marketing & Client Development Manager Nylstar S.L.

¿Cuáles son los ámbitos de especialización de su empresa?

Nylstar es una compañía con casi cien años de trayectoria en el sector téxtil cuidando su “know how”. Estamos enfocados para ofrecer hilos de alta gama bajo la marca Meryl. Nuestra filosofía es crear productos con funcionalidades diseñadas dentro de hilo para reducir el consumo de agua, energía y la necesidad de uso de químicos adicionales y a la misma vez productos de alta calidad y sostenibles. Nos estamos preocupando en reducir los efectos negativos de sector textil para nuestro medio ambiente.
Nuestra manera de trabajar es mano a mano con toda la cadena de suministro y proporcionar a la marca final un servicio completo, eficiente, incluyendo soluciones innovadoras.

Las últimas y recientes celebraciones de los eventos Techtextil, Texprocess e ITMA han puesto de manifiesto la pujanza y el definitivo empoderamiento de una nueva era.
Composites, Digitalización, Robotización, 3 D, Smart, Kpi, etc., son actividades y términos acuñados en los últimos años.
¿En qué punto se encuentra su empresa ante tanto reto tecnológico?

Estamos trabajando a diario en ir de la mano con las últimas novedades e innovaciones que hay en el mercado. De hecho nos consideramos pioneros en tener hilos en colores sostenibles con una amplia gama de colores que en nylon 66 no está muy visto.
Nuestra tecnología nos permite hilar diferentes tipos de polímeros (en base de nylon 66), lo que nos ha llevado a ser los primeros en hilar polímero reciclado y “bio-based” y estamos trabajando ya en el hilo reciclado “post-consumer” tintado en masa.
Nuestra tecnología nos permite también incluir dentro del hilo nanopartículas de plata para conseguir el efecto antimicrobial para eliminar malos olores en la prenda. Otro aditivo que podemos incluir son nanopartículas de oro para efectos “anti-aging” (reafirmante, hidratante, antioxidante) y estamos a unas semanas de integrar el grafeno.

¿Entiende que es el textil técnico con toda su familia y aportaciones colaterales la única posibilidad de supervivencia del sector para las empresas europeas?

Sí, estamos de acuerdo. Por este motivo cambiamos en 2016 nuestra estrategia de la empresa y nos centramos en una producción más exclusiva y producimos hilos muy técnicos que pueden aportar diferentes aspectos de propiedades al consumidor.
Consideramos que la apuesta para un hilo de calidad, basado en un “savoir-faire” único, fruto de casi 100 años de experiencia, es un eje importante de desarrollo para la industria europea.
La calidad resultante es la base de nuestro programa de sostenibilidad que las empresas europeas tienen que destacar, tanto para la durabilidad de nuestro ecosistema como valor competitivo de cara a los consumidores finales.

El nacimiento de diferentes y complejos nichos de mercado para el “nuevo” textil, como la Sanidad, la Agricultura, la Construcción, etc., añadidos a los ya históricos y clásicos de Confección y Gros. de Punto, ¿Cómo se lleva? ¿Qué cambios en la investigación, en las fuerzas de venta, en el staff directivo, se han tenido que producir para acomodarse a los nuevos e intrépidos tiempos?

Nosotros nos tuvimos que adaptar a las necesidades de mercado, y actualmente nos estamos centrando en ofrecer productos más especializados. A nivel de fuerzas de venta, estamos trabajando muy cerca con toda la cadena de suministro hasta las marcas finales para compartir nuestros valores de calidad, sostenibilidad y nuestra experiencia.

¿Desde las administraciones estatales y autonómicas, hay conciencia y hechos que demuestren auténtico apoyo a la investigación, indispensable para que este sector compita?

Sí, nosotros estamos colaborando con la Generalitat de Catalunya que nos apoyan a nivel de innovación tecnológica. También colaboramos con departamentos de I&D de laboratorios externos en la investigación de nuevos procesos de tinturas, reciclaje, filtrados, etc..

Ante la imposibilidad de hablar a largo plazo del sector, ante tantos y profundos cambios, ¿cuál entiende que es el presente y el medio plazo de su empresa y del sector?

Hay una clara dirección de nuestra empresa y el sector textil en general hacía la sostenibilidad. Hoy es un punto necesario que cada empresa se haga responsable de que sus productos sean lo más posible sostenibles. También vemos que cada vez el consumidor es más exigente y quiere productos más funcionales; por este motivo es muy importante especializarse en productos innovadores utilizando alta tecnología.

5Ricard Pié

Ricard Pié
Asesor técnico-comercial GROUP PRESSING PLUS
Asesor técnico-comercial GROUP PRESSING PLUS

¿Cuáles son los ámbitos de especialización de su empresa?

En procesos de planchado intermedio y final; y en todo lo relacionado con la distribucion de la ropa. Adaptando centros de planchado masivo con sus sistemas de transporte de prenda colgada, sus embolsadoras, túneles de acabado, etc.

Las últimas y recientes celebraciones de los eventos Techtextil, Texprocess e ITMA han puesto de manifiesto la pujanza y el definitivo empoderamiento de una nueva era.
Composites, Digitalización, Robotización, 3 D, Smart, Kpi, etc., son actividades y términos acuñados en los últimos años.
¿En qué punto se encuentra su empresa ante tanto reto tecnológico?

Puesto que suministramos equipamiento puntero en tecnología, estamos ya aplicando soluciones para la Industria 4.0 para disponer del máximo de información y poder así tener la mejor trazabilidad posible de la producción. Tenemos sistemas de planchado y embolsado que ya aplican la RFID, y el sistema E-connect, que permite tomar la información de las distintas máquinas de la planta del cliente, unificándolas y mostrándoselas en una plataforma on-line para poder analizar en tiempo real dicha información. No importa que sean máquinas o sistemas de distintos fabricantes; esta es la ventaja de nuestro E-connect.

¿Entiende que es el textil técnico con toda su familia y aportaciones colaterales la única posibilidad de supervivencia del sector para las empresas europeas?

No consideramos que sea la única, pero si una caracterisitca muy importante para un elevado porcentaje de empresas que quieran aguantar y seguir produciendo en europa. Ya se ha demostrado que vender sólo por precio no nos hace competitivos, puesto que siempre habrá otras empresas que consigan precio en otros países. Por lo que las empresas europeas tienen que ofrecer valor añadido a sus productos, ya sea con tejidos técnicos, mejorando calidades, ofreciendo plazos entrega realmente cortos… resumiendo podríamos decir aportando mejor servicio al cliente.

Ante la imposibilidad de hablar a largo plazo del sector, ante tantos y profundos cambios, ¿cuál entiende que es el presente y el medio plazo de su empresa y del sector?

Actualmente, y viendo la falta de información que hay en el mercado en cuanto al ABC del planchado, de cómo hay que tratas las fibras y las prendas para poder retirar las arrugas, marcas y estabilizar la prenda con un buen secado en frio, estamos dando formaciones, seminarios, “workshops” de planchado a todos los centros que nos lo requieren. Es muy importante profesionalizar este proceso en el que la plancha es el “escaparate del producto”.

6Xavi Gali Cornet

Xavi Gali Cornet
Director VTS Technical Textiles Velluts Group
Director VTS Technical Textiles Velluts Group

¿Cuáles son los ámbitos de especialización de su empresa?

Velluts es una empresa que en los últimos 10 años ha hecho una transformación al 100% en lo que se refiere a su actividad económica; esta transformación ha hecho que el objetivo sea siempre llegar a realizar un producto técnico de alto nivel; este producto, y por la especialización que nos ha caracterizado siempre, empezó en el tratamiento del pelo, es decir, el resultado que obtenemos después de varios y especializados procesos perchados. El producto final que obtenemos son tejidos con características térmicas y visualmente de un nivel alto.

Las últimas y recientes celebraciones de los eventos Techtextil, Texprocess e ITMA han puesto de manifiesto la pujanza y el definitivo empoderamiento de una nueva era.
Composites, Digitalización, Robotización, 3 D, Smart, Kpi, etc., son actividades y términos acuñados en los últimos años.
¿En qué punto se encuentra su empresa ante tanto reto tecnológico?

Siendo conscientes, como muy bien dices, de este cambio que socialmente ya es constatable, de que a nivel industrial la tecnología ha llegado para quedarse; nuestra empresa está muy verde aún, vamos haciendo cambios, pequeños, pero las prioridades a nivel industrial son más altas ya que el hecho de modernizar el parque de máquinas nos representa un resultado directo en el producto.

¿Entiende que es el textil técnico con toda su familia y aportaciones colaterales la única posibilidad de supervivencia del sector para las empresas europeas?

Yo creo que la especialización es lo que nos va a dar la supervivencia efectivamente, esto es evidente, pero hay unos intangibles que no dependen de la empresa ni de su dirección que también ayudarían al tejido empresarial a mantener compañías rentables y dar más manga ancha a las empresas para que tengan la tranquilidad necesaria para desarrollar, crear y buscar canales de venta con resultados positivos; estos intangibles son básicamente costes de suministros (agua,gas,luz), laboratorios etc etc …

El nacimiento de diferentes y complejos nichos de mercado para el “nuevo” textil, como la Sanidad, la Agricultura, la Construcción, etc., añadidos a los ya históricos y clásicos de Confección y Gros. de Punto, ¿Cómo se lleva? ¿Qué cambios en la investigación, en las fuerzas de venta, en el staff directivo, se han tenido que producir para acomodarse a los nuevos e intrépidos tiempos?

El hecho de especializarte en tu producto hace que el mercado donde dirigirse se reduzca; más especialización, mercado más técnico, más exigente. Esto hace que a nivel interno tengas que tener profesionales más técnicos y más especializados dentro del funcionamiento de la empresa: antes un profesional tenía un ámbito de actuación mayor y más genérico; ahora tienes que especializar, desde el responsable de mostrear hasta el agente comercial que antes vendía tejido y ahora vende composición, niveles de cumplimiento, propiedades; todo en un tejido. Especialización pura.

¿Desde las administraciones estatales y autonómicas, hay conciencia y hechos que demuestren auténtico apoyo a la investigación, indispensable para que este sector compita?

Mire, referente al apoyo de las administraciones en general, yo me remito a lo comentado anteriormente: pueden subvencionar ferias, pueden ayudar en gestión o formación pero yo creo que su ámbito de ayuda tendría que ser en temas estructurales de empresa; no puede ser que una empresa por estar donde está empiece a “competir “ ya con penalizaciones; las empresas textiles con industria propia como es la nuestra el dia 1 de cada mes la mochila a soportar no ayuda, y creo que a nivel de administración tendría que ser donde centrar esfuerzos; evidentemente ayudan subvenciones a ferias internacionales y se agradecen, pero el ámbito de actuación de la administración bajo mi humilde punto de vista tendría que ser otro.

Ante la imposibilidad de hablar a largo plazo del sector, ante tantos y profundos cambios, ¿cuál entiende que es el presente y el medio plazo de su empresa y del sector?

Gran pregunta, difícil respuesta. En nuestra empresa tenemos una premisa que es la que intentamos mantener en todo momento: trabajamos con planes de viabilidad de no más de dos, tres años, extremadamente cortos y sobre todo muy dinámicos; es decir, siempre tenemos que tener la opción de ser agiles a cambios estructurales; evidentemente toda empresa tiene que tener un plan comercial para crecer en facturación y solidez pero para nosotros ser dinámicos es igual de importante. Nuestro objetivo está puesto a finales de 2021, quedan dos años y medio y a día de hoy estamos satisfechos de cómo va el viaje. A partir del 2021, muchas ideas en la cabeza que aquí se van a quedar durante un tiempo.

7Vicente Blanes

Vicente Blanes
Director general de AITEX
Director general de AITEX

Las últimas y recientes celebraciones de los eventos Techtextil, Texprocess e ITMA han puesto de manifiesto la pujanza y el definitivo empoderamiento de una nueva era.
Composites, Digitalización, Robotización, 3 D, Smart, Kpi, etc., son actividades y términos acuñados en los últimos años.
¿En qué punto se encuentra su empresa ante tanto reto tecnológico?

El crecimiento de la industria textil se basa en una industria más innovadora, que haga un uso más eficiente de la energía, implantación de nuevos materiales y todo ello, con el respaldo de las TIC, todo ello para ganar una mayor competitividad de las empresas textiles.
Actualmente, la transformación digital permite incorporar tecnologías 4.0 a los procesos tradicionales para hacerlos más eficientes y flexibles. Así, la aplicación de tecnologías digitales garantiza una mayor eficiencia, como la optimización de recursos energéticos o materias primas y reducción de costes; también existe mayor flexibilidad con la posibilidad de personalizar los productos, y la reducción de plazos, se acorta el tiempo de espera del cliente para obtener su compra.
Por otro lado, los composites ofrecen estructuras muy resistentes y livianas, de aplicación en sectores como aeronáutica, ingeniería naval o civil, debido a sus altas prestaciones.
La tecnología de fabricación aditiva está ganando posiciones en nuestra industria, ya que se introducen cada año nuevos materiales, aplicaciones y nuevos modelos de negocio. Del mismo modo, se están incorporando al uso de la fabricación aditiva muchos sectores para el desarrollo de productos o diseños de prototipos. De hecho, las piezas funcionales realizadas por procesos aditivos para series cortas, o prototipos funcionales representan alrededor de un 30% del total de las piezas fabricadas.

¿Entiende que es el textil técnico con toda su familia y aportaciones colaterales la única posibilidad de supervivencia del sector para las empresas europeas?

En lo que se refiere a los textiles técnicos, actualmente es uno de los motores de crecimiento de la industria textil europea. Los textiles técnicos ofrecen una respuesta funcional a un amplio abanico de requisitos específicos como ligereza, resistencia, refuerzo, filtración, resistencia al fuego, conductividad, aislamiento, flexibilidad, absorción, etc. que se aplican a sectores como la construcción, arquitectura, medicina, automoción, ropa de protección laboral, geotextiles, deporte, entre otras.
Los sectores textiles tradicionales seguirán manteniendo un peso importante si las empresas adoptan soluciones innovadoras que mejoren la producción, la calidad y la flexibilidad. Estos factores influyen en la competitividad de la industria textil europea. Con dos vectores de éxito: la innovación y la sostenibilidad, en cuanto a productos reciclados y reciclables.
El futuro se centra en la producción de los textiles técnicos de alta calidad para aplicaciones complejas, los cuales se basan en su mayor parte en la utilización de fibras y acabados innovadores más que en la producción de productos tradicionales de bajo coste para el mercado de masas. Como dato general, los textiles técnicos representan un 22% del mercado textil y va en aumento. Esto se debe a que la mayoría de estas empresas proceden de la producción de productos tradicionales que se han ido reconvirtiendo total o parcialmente hacia el sector de los textiles técnicos.
La UE es competitiva en el mercado de tejidos técnicos, que se caracteriza esencialmente por un uso relevante de los mismos en industrias de alta tecnología, como en las industrias vinculadas al transporte, textiles médicos, ropa técnica, etc.

El nacimiento de diferentes y complejos nichos de mercado para el “nuevo” textil, como la Sanidad, la Agricultura, la Construcción, etc., añadidos a los ya históricos y clásicos de Confección y Gros. de Punto, ¿Cómo se lleva? ¿Qué cambios en la investigación, en las fuerzas de venta, en el staff directivo, se han tenido que producir para acomodarse a los nuevos e intrépidos tiempos?

Desde la perspectiva de AITEX, se desarrollan las actividades de I+D de forma totalmente alineada con las conclusiones de la Agenda Estratégica Europea de Innovación para la Industria Textil y de la Confección.
La Agenda Estratégica identifica y describe las temáticas estratégicas de innovación más importantes para la industria textil y sus prioridades de investigación correspondientes con el horizonte de los próximos años, hasta el 2025. Es, por tanto, un potente instrumento para la generación de propuestas de valor en nuestra industrial, en el cual se centra la I+D de AITEX.
Por ello, se han identificado cuatro temáticas estratégicas de I+D, que son esenciales por su particular impacto para el desarrollo de la industria textil y de la confección:

  • Nuevos materiales de altas prestaciones y funcionalizados
  • Fabricación avanzada e industria 4.0
  • Economía circular
  • Soluciones textiles de alto valor añadido para mercados estratégicos.

Durante el 2018, se han llevado a cabo un total de 145 proyectos de I+D+i en los que han participado 177 empresas, y en los que se ha colaborado con 103 centros tecnológicos, universidades y asociaciones empresariales, tanto nacionales como internacionales. Estos proyectos se ejecutan desde los Grupos de Investigación de AITEX en Fibras técnicas y nanotecnologías, Acabados técnicos, salud y cosmética, Materiales y sostenibilidad, y Textiles inteligentes y soluciones TIC.

¿Desde las administraciones estatales y autonómicas, hay conciencia y hechos que demuestren auténtico apoyo a la investigación, indispensable para que este sector compita?

Desde las diversas administraciones públicas cuentan con políticas de incentivación y apoyo a proyectos de I+D de las empresas, siendo los más destacados el Programa Horizon 2020 de la Comisión Europea, el programa de Investigación y desarrollo tecnológico del CDTI, o el apoyo del IVACE y la “Conselleria d’Economia Sostenible”, “Sectors Productius”, “Comerç” i “Treball” de la Generalitat Valenciana, propiamente dicha o mediante fondos FEDER, a través de Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana 2014-2020.

Ante la imposibilidad de hablar a largo plazo del sector, ante tantos y profundos cambios, ¿cuál entiende que es el presente y el medio plazo de su empresa y del sector?

La mejora de los costes relacionados con la producción continúa siendo fundamental, sobre todo en lo relativo al consumo de energía, y puede afectar especialmente a la competitividad de la industria de los países desarrollados como España.
No obstante, la innovación constante en las empresas, gracias al mantenimiento de la inversión en investigación y desarrollo y nuevas tecnologías, es la clave que permitirá poder competir con ciertas garantías en un mercado cada vez más globalizado, pero con numerosos nichos altamente especializados.
Por ello, es positivo para las empresas colaborar con centros tecnológicos como AITEX para introducir y estar al día de nuevas innovaciones e investigaciones en el sector textil, así como en la certificación de sus productos y colecciones que los habiliten para ser comercializados en todo el mundo con garantías para sus clientes y para los usuarios finales.
Sin dejar de lado la propuesta de valor de cada empresa y su modelo de negocio, ambas son cuestiones centrales que se complementan con la innovación de producto y una fabricación automatizada enfocada a pequeños lotes y a una flexibilidad eficiente de la producción.

8Ramon Grabolosa

Ramon Grabolosa
“Export manager” de Mitsa
“Export manager” de Mitsa

¿Cuáles son los ámbitos de especialización de su empresa?

Mitsa es una empresa especializada en la laminación de tejidos mediante membranas impermeables transpirables con diferentes características, así como acabados especiales. Uno de los sectores principales es el de la protección del colchón y la almohada, en el que lideramos el mercado con la utilización y innovación en los tejidos, fibras y aplicaciones.

Las últimas y recientes celebraciones de los eventos Techtextil, Texprocess e ITMA han puesto de manifiesto la pujanza y el definitivo empoderamiento de una nueva era.
Composites, Digitalización, Robotización, 3 D, Smart, Kpi, etc., son actividades y términos acuñados en los últimos años.
¿En qué punto se encuentra su empresa ante tanto reto tecnológico?

Es difícil de seguir todos los avances que se producen e innovan continuamente; la idea que intentamos seguir es tener la misma ilusión de cuando empezamos hace más de 30 años: buscar siempre la innovación, liderar el mercado y esto se consigue utilizando en la medida de lo posible las nuevas tecnologías.

¿Entiende que es el textil técnico con toda su familia y aportaciones colaterales la única posibilidad de supervivencia del sector para las empresas europeas?

El sector textil es muy amplio y variado. En nuestra empresa sí que creemos en el textil técnico, así como en la calidad, tener un servicio eficiente e intentar mejorar de forma continuada nuestros productos y aportar nuevas ideas al mercado. Pero hay otras empresas que apostarán por el diseño, la comercialización… hay muchas maneras de especializarse y buscar diferentes nichos de mercado.

El nacimiento de diferentes y complejos nichos de mercado para el “nuevo” textil, como la Sanidad, la Agricultura, la Construcción, etc., añadidos a los ya históricos y clásicos de Confección y Gros. de Punto, ¿Cómo se lleva? ¿Qué cambios en la investigación, en las fuerzas de venta, en el staff directivo, se han tenido que producir para acomodarse a los nuevos e intrépidos tiempos?

Aunque parezca que son nuevos mercados, estos siempre han existido; ahora, en ferias como Techtextil, que nació en los 90, los tenemos más presentes, y somos más las empresas textiles que proponemos ideas para estos sectores; antes eran ellos mismos que buscaban productos textiles para cubrir sus necesidades.
El textil es muy amplio; lo más importante es especializarse en un sector, en determinados productos, pero el “hago de todo un poco” ya no funciona: la exigencia del mercado de cada sector es muy grande.

¿Desde las administraciones estatales y autonómicas, hay conciencia y hechos que demuestren auténtico apoyo a la investigación, indispensable para que este sector compita?

Supongo que conciencia hay, pero es complicado. Creo que una de las mayores ayudas o apoyo para el sector seria potenciar la formación y fomentar otra vez las ingenierías textiles que teníamos; el sector necesita personal cualificado para luego encabezar la investigación e innovación. La formación de personas para el sector textil en las diferentes áreas es importantísima; estamos de acuerdo que de textil hay en todos los sectores, pero hoy pocos jóvenes tienen interés en estudiar y aprender el oficio textil.

Ante la imposibilidad de hablar a largo plazo del sector, ante tantos y profundos cambios, ¿cuál entiende que es el presente y el medio plazo de su empresa y del sector?

El sector textil es y ha sido siempre muy sensible a los cambios, a las crisis, hay que estar siempre a la vanguardia, adaptando productos, siguiendo modas, tendencias y maneras de vivir. Lo que hace que las empresas textiles tengan que replantearse cambiar continuamente. Nuestro sector tiene un gran porcentaje de cierre de empresas pequeñas, grandes que en su tiempo fueron líderes y, al mismo tiempo, hay mucha creación de nuevas empresas si lo comparamos con sectores como el metalúrgico, alimentación, químico…