La pandemia ha comportado un aluvión de cancelaciones y aplazamientos de las ferias en todos los sectores, incluido el nuestro. En esta mesa redonda, destacados representantes de eventos feriales españoles y europeos exponen en NOTICIERO TEXTIL su valiosa opinión sobre si los salones tienen futuro, y, de ser así, ¿qué fondo y qué forma deberían adoptar en esta nueva era para seguir siendo atractivos?

1Salvador Tasqué, director de Negocio Fira de Barcelona

Salvador Tasqué
Salvador Tasqué, director de Negocio Fira de Barcelona
Estos últimos meses han significado una aceleración y cambios en muchos aspectos de nuestro mundo. ¿Los salones y ferias han tomado nota?

Estamos viendo en muchos sectores económicos como esta situación excepcional ha acelerado cambios que ya eran una tendencia imparable pero que quizás hubieran tardado años en culminarse.

La innovación y la digitalización en un mundo cada vez más global son imprescindibles y las nuevas tecnologías nos abren oportunidades y retos inimaginables hasta hace poco tiempo. El sector de las ferias no solo somos impulsores de estos cambios, sino que participamos de ellos activamente para adaptarnos rápidamente a este nuevo escenario.

Las ferias ya arrastraban un cierto declive antes de la pandemia. ¿Qué va a suceder a partir de ahora? ¿Las ferias han muerto? ¿Vivan las ferias?

Cada año se celebran en el mundo unas 32.000 ferias profesionales, en las que participan 4,5 millones de empresas, 303 millones de visitantes y generan 3,2 millones de empleos.

El valor de las ventas de la actividad ferial global alcanza los 275.000 millones de euros y la aportación del sector al PIB mundial es de 167.000 millones de euros, cifra superior a la de economías como Hungría, Kuwait, Sri Lanka y Ecuador, según un informe de Oxford Economics para UFI (Asociación Internacional de Ferias).

Así que no creo que las ferias estén en declive, sino todo lo contrario; están en constante evolución. Nuevos sectores económicos e industriales ganan protagonismo y cada vez más países fuera de Europa, sobre todo en Asia y Oriente Medio, están organizando ferias de alto nivel y construyendo grandes recintos feriales.

Así que el sector cada vez es más fuerte, pero tiene que adaptarse rápidamente a los cambios tecnológicos e industriales y enfrentarse a una creciente competencia internacional.

“no creo que las ferias estén en declive, sino que están en constante evolución”

Adaptar las ferias a una época postcovid va a tener un coste económico innegable. ¿Tienen alguna estimación ya al respecto?

Todos los sectores económicos se están adaptando a un nuevo escenario que se presenta todavía incierto. Desde Fira de Barcelona hemos trabajado para volver a la actividad en septiembre con todas las medidas de seguridad y nuevos formatos en los que la participación digital podrá complementar en algunos casos la presencial, que será siempre básica.

Pero, más allá de sus costes, lo importante es la sostenibilidad económica de los proyectos y su objetivo final es que contribuyan a ser motor económico y social de apoyo a las empresas en un momento especialmente complicado.

De la labor pre-feria de los expositores para atraer a visitantes siempre se ha hablado pero no siempre se ha llevado a cabo. ¿Creen que a partir de ahora van a poner un mayor énfasis?

Un evento no es sólo la obra de un organizador o de un recinto. Es la suma de esfuerzos que reúne una institución ferial como la nuestra y en la que participan asociaciones empresariales, instituciones públicas y privadas, grandes empresas, pymes, emprendedores, expertos, centros de investigación, universidades y muchos otros actores con un único fin: impulsar un sector determinado, dinamizándolo económicamente, abriendo nuevos mercados, compartiendo innovación y conocimiento y generando, en definitiva, un espacio único en el que se multiplican las oportunidades de negocio, internacionalización y networking. Eso es y será siempre un trabajo común, cuyo éxito depende de la máxima implicación de todos.

¿Prevé que se reduzcan drásticamente el número de ferias de nuestro sector a escala mundial tras esta crisis?

Toda crisis provoca cambios sectoriales y económicos, de la evolución de ésta dependerá el desarrollo internacional de la actividad ferial.

“las ferias son un gran instrumento para ayudar a la recuperación”

La tendencia a escala mundial, como he dicho, ha sido los últimos años alcista, veremos qué tipo de feria se consolida, y en qué sectores, países y formatos. El sector del textil y de la moda, sin duda, también se ha visto muy afectado por esta crisis. En este sentido, las ferias son un gran instrumento para ayudar a su recuperación.

Con este objetivo, desde Fira de Barcelona hemos celebrado la Valmont Barcelona Bridal Fashion Week, el primer evento de moda de España que se ha celebrado en un formato digital, que ha reunido de nuevo las grandes marcas de diseño reafirmándose como evento clave en el mercado internacional y que podrá ser un punto de inflexión en la reactivación del sector.

¿Seguirán siendo ferias y salones las fórmulas magistrales de promocionar e informar a los mercados?

Las ferias son un instrumento único que genera un gran valor añadido a la economía de un país o territorio. Son motor económico y social, palanca de dinamización de sectores industriales, punto de encuentro para compartir experiencias, retos y conocimiento y plataforma de lanzamiento de novedades. Las ferias siempre miran al futuro y seguirán siendo protagonistas en este entorno.

Las nuevas tecnologías, las nuevas formas de relacionarnos, de comerciar, ¿cómo afectan a los eventos feriales?

Las nuevas tecnologías son una gran oportunidad para todos. Multiplican las opciones para conectarnos, llegar a nuevos públicos, compartir información, segmentar mercados. Están en nuestro día a día, en todos los procesos económicos e industriales y no paran de evolucionar y mejorar a gran velocidad. Forman parte de nuestro negocio hoy y seguro que tendrán más protagonismo en el futuro y nuestro reto es adaptarnos a los nuevos escenarios que abren de forma rápida y eficaz.

De todos modos, la digitalización no va a sustituir nunca la experiencia presencial, que seguirá siendo básica y prioritaria en los eventos.

“Las ferias son un instrumento único que genera un gran valor añadido a la economía de un país o territorio”

Una vez la pandemia haya pasado a la historia, ¿qué modelo se mantendrá o incluso se impondrá respecto al modelo presencial convencional? ¿Las ferias virtuales han venido para quedarse o son una solución pasajera? ¿La solución pasa por un modelo híbrido entre presencial y virtual como algunas ferias ya están proponiendo?

El valor diferencial de una feria es y seguirá siendo el contacto y el encuentro presencial. Pero es evidente que también se adaptarán a las nuevas circunstancias. En este sentido, los formatos virtuales o modelos híbridos que estamos comenzando a explorar son un complemento a las ferias físicas, y ciertamente pueden abrir nuevas oportunidades, ahora y en el futuro, en cuanto a la participación, interacción y la posibilidad de llegar a nuevos mercados y a un mayor número de personas.

Estos eventos en la red pueden servir para compartir y distribuir contenidos de conocimiento, acceder a sesiones personalizadas de asesoramiento, comunicar lanzamientos de productos o mantener abiertas las ferias más allá de sus días de celebración. Pero al final, siempre necesitaremos lugares de encuentro e interrelación físicos, un valor añadido que consideramos insustituible.

“El valor diferencial de una feria es y seguirá siendo el contacto y el encuentro presencial”

¿Serán los eventos súperespecializados, los dedicados a bienes de equipo o los que se abran también al público usuario final los que sobrevivirán? ¿Quién cree que van a sufrir más tras esta crisis, las ferias más pequeñas, locales, o las grandes ferias internacionales?

Hay y seguirá habiendo todo tipo de ferias. Las que sepan responder a las necesidades de un sector de manera más ágil y flexible y consigan ser referencia local o internacional en su labor de punto de encuentro, intercambio de conocimiento y generación de negocio serán las que podrán superar mejor estos momentos.

“La finalidad de una feria profesional es ser un instrumento útil para las necesidades de un sector”

Pero una feria depende también de la fortaleza y estado del sector que representa. Su recuperación y adaptación a los nuevos retos será también un aspecto fundamental.

¿Qué tienen que hacer, vender, ofrecer, los eventos feriales para no morir en el intento?

Innovar y adaptarse a los nuevos tiempos, pero hacerlo escuchando a cada sector. La finalidad de una feria profesional es ser un instrumento útil para las necesidades de un sector económico o industrial que también está sujeto a retos nuevos y cambiantes. Una feria es un proyecto compartido.

2Olaf Schmidt, vicepresidente área Textiles Messe Frankfurt

Olaf Schmidt
Olaf Schmidt, Vicepresidente de Textiles y Tecnologías Textiles, Messe Frankfurt
Estas últimas semanas han significado una aceleración y cambios en muchos aspectos de nuestro mundo. ¿Los salones y ferias han tomado nota?

La situación actual nos ha afectado enormemente a escala internacional. Su impacto ya se está notando en las ferias de primavera de Fráncfort.

Messe Frankfurt no ha celebrado ninguna feria desde marzo. Lo mismo ocurre con nuestras ferias textiles de todo el mundo, donde nos hemos visto especialmente afectados a nivel internacional.

Hemos tenido que aplazar fechas en Estados Unidos, Argentina, Sudáfrica, Rusia, India, Japón y China. Es un reto sin precedentes para nosotros. Nos enfrentamos a graves pérdidas de ingresos. Pero Messe Frankfurt, con sus cerca de 800 años de historia y siendo una de las empresas de organización de ferias líderes del mundo, se encuentra en una posición estable y es capaz de afrontar esta situación insólita para todos nosotros.

“Estamos desarrollando una nueva política de seguridad e higiene para garantizar que todos nuestros eventos se desarrollen de forma segura”

Nuestros equipos están trabajando desde casa. Seguimos a disposición de nuestros clientes y estamos organizando nuestros eventos de 2021, como Heimtextil, Neonyt, Techtextil o Texprocess.

Al mismo tiempo, estamos desarrollando una nueva política de seguridad e higiene para garantizar que todos nuestros eventos se desarrollen de forma segura. Nuestra primera feria textil tras el confinamiento se celebró en China: Intertextile Shenzhen Apparel Fabrics tuvo lugar a mediados de julio.

Las ferias ya arrastraban un cierto declive antes de la pandemia. ¿Qué va a suceder a partir de ahora? ¿Las ferias han muerto? ¿Vivan las ferias?

Al igual que los mercados, que están sujetos a procesos dinámicos y cambios constantes, las ferias siempre siguen una dinámica determinada y se encuentran en continua transformación.

Frente a los encuentros presenciales, las experiencias y los formatos de comunicación digitales llegan con más fuerza y eficacia que nunca, especialmente en estos tiempos de pandemia. Al mismo tiempo —como también nos ha enseñado claramente esta crisis—, crecen nuestra añoranza y nuestra necesidad de encuentros cara a cara, tanto en el ámbito privado como en el profesional.

“las ferias siempre siguen una dinámica determinada y se encuentran en continua transformación”

Necesitamos estas relaciones personales para establecer buenos negocios que perduren en el tiempo. Este ansiado deseo, tantas veces expresado, nos motiva enormemente para volver a poner en marcha nuestras ferias, si bien esto requerirá un nuevo planteamiento y una organización distinta.

Adaptar las ferias a una época postcovid va a tener un coste económico innegable. ¿Tienen alguna estimación ya al respecto?

Actualmente, solo podemos hacernos una idea aproximada de cómo será el futuro. Sin duda, las múltiples medidas para garantizar la seguridad y la salud de nuestros visitantes y expositores requerirán un gran esfuerzo por nuestra parte, pero estamos encantados de asumir el reto y afrontarlo con todo nuestro empeño.

De la labor pre-feria de los expositores para atraer a visitantes siempre se ha hablado pero no siempre se ha llevado a cabo. ¿Creen que a partir de ahora van a poner un mayor énfasis?

Naturalmente, nos gustaría mucho que nuestros expositores también contribuyeran lo mejor posible al éxito de la feria, especialmente, en lo que respecta a las invitaciones. Por esta razón, queremos hacer un llamamiento desde aquí a nuestros expositores para que animen a sus clientes a visitar la feria. Tanto los expositores como los visitantes deben considerar la feria como “su evento”, puesto que se trata del acontecimiento del año y del foco internacional del sector.

“Las empresas expositoras deben estar lo mejor preparadas posible para la exportación”

Si pensamos en Heimtextil, hay que añadir otro aspecto: debemos interiorizar el atractivo internacional y el poder de esta feria líder mundial, así como detectar todas las oportunidades y el gran potencial que ofrece a las empresas participantes.

Por este motivo, deben estar lo mejor preparadas posible para la exportación. Esto empieza con personal que hable inglés en el stand y continúa con una estructura comercial internacional.

¿Prevé que se reduzca drásticamente el número de ferias de nuestro sector a escala mundial tras esta crisis?

El mercado de la organización de eventos también se consolidará con la crisis. Es probable que se reduzca el número de los pequeños eventos del sector, y los miembros del sector internacional se concentrarán aún más en las grandes ferias mundiales.

¿Seguirán siendo ferias y salones las fórmulas magistrales de promocionar e informar a los mercados?

Al menos, esto es lo que yo supongo dadas las circunstancias actuales. Junto a su función de escaparate de novedades y plataforma de networking, las ferias tienen la función de transmitir los conocimientos del sector y exponer los avances del mercado.

En el caso de Heimtextil, que actúa como barómetro de tendencias, yo iría un paso más allá: aquí no solo presentamos las novedades de la próxima temporada, sino que miramos a un futuro aún más lejano. Ofrecemos a los visitantes un pronóstico sobre la evolución del mercado a largo plazo y sobre los temas y productos que estarán de moda en los próximos años.

Las nuevas tecnologías, las nuevas formas de relacionarnos, de comerciar, ¿cómo afectan a los eventos feriales?

En la crisis del coronavirus, la oferta de formatos de intercambio digitales ha crecido de forma fulminante.

Aquí también vemos una oportunidad para probar nuevos formatos y decidir qué nos puede aportar beneficios de forma duradera. Messe Frankfurt ya apuesta por este sistema desde hace tiempo, con plataformas propias para la industria de bienes de consumo, por ejemplo, que también ofrecen la posibilidad de realizar pedidos después de la feria.

A esto se suman nuestras actividades actuales para digitalizar algunas ofertas de nuestra feria. Sin olvidar un factor clave: las ferias se han desarrollado continuamente a lo largo de la historia y, hoy en día, son mucho más que una simple acumulación de stands.

Espacios de tendencias, eventos comunitarios, conferencias, desfiles de moda y herramientas digitales, desde las balizas electrónicas hasta las ofertas complementarias en línea, pasando por la inteligencia artificial y la realidad virtual, convierten las ferias actuales en lugares de inspiración, transmisión de conocimientos e intercambio a través de los más diversos canales.

“En la crisis del coronavirus, la oferta de formatos de intercambio digitales ha crecido de forma fulminante”

Una vez la pandemia haya pasado a la historia, ¿qué modelo se mantendrá o incluso se impondrá respecto al modelo presencial convencional? ¿Las ferias virtuales han venido para quedarse o son una solución pasajera? ¿La solución pasa por un modelo híbrido entre presencial y virtual como algunas ferias ya están proponiendo?

El coronavirus cambiará muchas cosas. Sin embargo, estamos firmemente convencidos de que la gente seguirá queriendo reunirse en persona para hablar sobre nuevos productos y servicios.

Esto se aplica especialmente al sector textil, en el que la háptica desempeña un papel fundamental. Suponemos que, tras la crisis, incluso puede producirse un cierto efecto de recuperación.

Por ello, nuestra tarea principal será ofrecer a la industria las mejores plataformas de encuentro posibles para que puedan presentar sus nuevos productos en todo el mundo.

Los servicios digitales, como ya se ha comentado, completarán la oferta. Los modelos híbridos, que permiten ambas cosas —tanto el intercambio presencial como la interconexión digital—, tendrán por tanto una importancia fundamental en el futuro.

“las ferias se han desarrollado continuamente a lo largo de la historia y, hoy en día, son mucho más que una simple acumulación de stands”

¿Serán los eventos súperespecializados, los dedicados a bienes de equipo o los que se abran también al público usuario final los que sobrevivirán? ¿Quién cree que van a sufrir más tras esta crisis, las ferias más pequeñas, locales, o las grandes ferias internacionales?

Como decíamos antes, es muy probable que los miembros del sector se concentren más en las ferias líderes internacionales tras este difícil periodo, sobre todo, porque querrán reanudar sus negocios con el mayor ímpetu posible. Al mismo tiempo, en lo que respecta a los consumidores finales, contamos con que se apueste más por el consumo local, lo que aumentará la demanda de producción nacional europea.

¿Qué tienen que hacer, vender, ofrecer, los eventos feriales para no morir en el intento?

Las ferias tienen que renovarse continuamente para poder servir de guía al sector. Con esto me refiero a que un evento no se limita a adaptarse a las condiciones actuales del mercado, sino que puede llegar a adelantarse a su tiempo y abrir nuevos caminos en el sector correspondiente para los participantes de la feria, además de ofrecerles una valiosa orientación.

Por seguir con el ejemplo de Heimtextil: aquí tenemos una herramienta afianzada y muy apreciada a nivel mundial, que sirve como modelo para los pronósticos de mercado.

Gracias a nuestros afamados investigadores de tendencias, que emiten estos pronósticos en nuestro nombre, podemos ofrecer a todos los expositores y visitantes una visión general de cómo evolucionará el mercado en materia de diseño, materiales e innovaciones. Solo así es posible ofrecerle al sector una plataforma estable que, más allá de servir de escaparate de novedades, aporte un atractivo valor añadido.

3Manuel Serrão, CEO de Selectiva Moda y director de Modtissimo

Manuel Serrão, CEO de Selectiva Moda y director de Modtissimo
Estas últimas semanas han significado una aceleración y cambios en muchos aspectos de nuestro mundo. ¿Los salones y ferias han tomado nota?

Creo que estamos en el momento decisivo para decidir sobre las ferias. Como ya anticipamos, Modtissimo se ha celebrado recientemente los días 23 y 24 de septiembre.

Las ferias ya arrastraban un cierto declive antes de la pandemia. ¿Qué va a suceder a partir de ahora? ¿Las ferias han muerto? ¿Vivan las ferias?

Sinceramente, no estoy completamente de acuerdo con esa afirmación. En cierta manera, teníamos una perspectiva diferente en la forma en que los expositores y compradores se conectaban en las ferias. Pero antes, y aún hoy, las ferias físicas todavía son una tipología de negocio muy acertada.

Adaptar las ferias a una época postcovid va a tener un coste económico innegable. ¿Tienen alguna estimación ya al respecto?

Con respecto a Modtissimo y respetando todas las instrucciones oficiales, los costes serán asumibles.

De la labor pre-feria de los expositores para atraer a visitantes siempre se ha hablado pero no siempre se ha llevado a cabo. ¿Creen que a partir de ahora van a poner un mayor énfasis?

Por supuesto. Al menos eso esperamos.

¿Prevé que se reduzca drásticamente el número de ferias de nuestro sector a escala mundial tras esta crisis?

En este año (2020) es un hecho. Esperamos que en 2021 todo vuelva a la normalidad.

¿Seguirán siendo ferias y salones las fórmulas magistrales de promocionar e informar a los mercados?

Innegablemente.

Las nuevas tecnologías, las nuevas formas de relacionarnos, de comerciar, ¿cómo afectan a los eventos feriales?

Recuerdo que cuando llegó internet, mucha gente dijo que las ferias comerciales habían terminado, y eso fue hace ya muchos años. Creo que ahora va a suceder lo mismo.

Una vez la pandemia haya pasado a la historia, ¿qué modelo se mantendrá o incluso se impondrá respecto al modelo presencial convencional? ¿Las ferias virtuales han venido para quedarse o son una solución pasajera? ¿La solución pasa por un modelo híbrido entre presencial y virtual como algunas ferias ya están proponiendo?

Las ferias virtuales seguirán vivas integrando ese modelo híbrido con el modelo físico tradicional.

¿Serán los eventos súperespecializados, los dedicados a bienes de equipo o los que se abran también al público usuario final los que sobrevivirán? ¿Quién cree que van a sufrir más tras esta crisis, las ferias más pequeñas, locales, o las grandes ferias internacionales?

Es difícil responder a esta pregunta, pero creo que todas las ferias, las locales y las grandes internacionales, lograrán mantenerse vivas y seguras.

¿Qué tienen que hacer, vender, ofrecer, los eventos feriales para no morir en el intento?

Solo tienen que hacer lo que los eventos de éxito han estado haciendo desde su apertura: comprender las necesidades de los expositores y compradores, y hacer lo mejor en términos de organización para que la feria continúe dando las mejores respuestas a esas necesidades.

4Lores Segura, directora de Asepri

Lores Segura
Lores Segura, directora de Asepri
Estas últimas semanas han significado una aceleración y cambios en muchos aspectos de nuestro mundo. ¿Los salones y ferias han tomado nota?

Obvio que han tomado nota y han tenido que adaptarse de forma inmediata al actual escenario Covid. La mayoría de ferias han pospuesto sus fechas, o han cancelado directamente la edición de verano 2020; otras han ofrecido solo su versión virtual.

En relación a las ferias de nuestro sector, el 70%  ha cancelado su feria física, como son las ferias de moda infantil Pitti Bimbo Florencia y Playtime Paris; algunas han ofrecido solo su versión virtual como es el caso de Playtime Paris.

El calendario de ferias en el 2020 no es seguro, es posible que haya cambios en función de cómo se desarrolle la pandemia en Europa y en el resto del mundo.

Por nuestra parte Asepri apuesta por la edición de BabyKid Spain + FIMI, evento profesional del universo infantil, previsto para la primera semana de febrero del 2021.

Las ferias ya arrastraban un cierto declive antes de la pandemia. ¿Qué va a suceder a partir de ahora? ¿Las ferias han muerto? ¿Vivan las ferias?

Antes de la pandemia algunas ferias de nuestro sector han ido muriendo, y con la actual situación las ferias que no se adapten a las necesidades de las empresas y al actual entorno de mercado no sobrevivirán.

Adaptar las ferias a una época postcovid va a tener un coste económico innegable. ¿Tienen alguna estimación ya al respecto?

Las ferias van a tener que hacer una gran inversión para adaptar sus instalaciones al nuevo escenario, poner en marcha todas las medidas de seguridad recomendadas por las Autoridades Sanitarias para evitar el contagio.

“las ferias que no se adapten a las necesidades de las empresas y al actual entorno de mercado no sobrevivirán”

De la labor pre-feria de los expositores para atraer a visitantes siempre se ha hablado pero no siempre se ha llevado a cabo. ¿Creen que a partir de ahora van a poner un mayor énfasis?

Será imprescindible diseñar nuevas herramientas para poner en contacto de forma eficaz a la oferta y a la demanda.

El mayor polo de atracción para los visitantes es que la feria ofrezca un número importante de marcas expositores: productos sostenibles, colecciones innovadoras, pequeñas, medianas y grandes, marcas tanto nacionales como extranjeras. Las nuevas colecciones deberán ofrecer y comunicar la máxima seguridad posible en todos sus procesos de producción.

¿Prevé que se reduzca drásticamente el número de ferias de nuestro sector a escala mundial tras esta crisis?

Quedaran muchas ferias en el camino si no se adaptan al nuevo escenario.

¿Seguirán siendo ferias y salones las fórmulas magistrales de promocionar e informar a los mercados?

No existe otra fórmula para interactuar con clientes.

Las nuevas tecnologías, las nuevas formas de relacionarnos, de comerciar ¿cómo afectan a los eventos feriales?

Las ferias deberán ofrecer un formato híbrido: físico y virtual.

Una vez la pandemia haya pasado a la historia, ¿qué modelo se mantendrá o incluso se impondrá respecto al modelo presencial convencional. ¿Las ferias virtuales han venido para quedarse o son una solución pasajera? ¿La solución pasa por un modelo híbrido entre presencial y virtual como algunas ferias ya están proponiendo?

Las ferias virtuales han venido para quedarse, pero seguirá siendo necesaria la participación física.

¿Serán los eventos súperespecializados, los dedicados a bienes de equipo o los que se abran también al público usuario final los que sobrevivirán? ¿Quién cree que van a sufrir más tras esta crisis, las ferias más pequeñas, locales, o las grandes ferias internacionales?

Asepri apuesta por macroeventos transversales como es el ejemplo de BabyKid Spain + FIMI donde se concentra la mayor oferta expositiva del universo infantil: moda infantil, calzado infantil, complementos, canastilla, puericultura, cosmética infantil, juguete primera infancia….Este evento es profesional pero no descartamos en el futuro que nos visite también el consumidor final.

¿Qué tienen que hacer, vender, ofrecer, los eventos feriales para no morir en el intento?

Se precisan ferias que sumen valor, con una  propuesta diferente e innovadora diseñada para los sectores centradas en el negocio, las tendencias de los nuevos consumidores, la experiencia, las relaciones y el networking.

Ferias hibridas: participación física y virtual. La participación virtual debe funcionar, estas nuevas herramientas no son nada fáciles. Antes del escenario Covid las ferias virtuales no han funcionado bien.

“Se precisan ferias que sumen valor, con una  propuesta diferente e innovadora”

Importante es también ofrecer precios asequibles para las empresas, si queremos conseguir una buena oferta expositiva.

5Blanca Sorigué, directora general de BNEW

Blanca Sorigué, directora general en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) y de BNEW
Blanca Sorigué, directora general en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) y de BNEW
Estas últimas semanas han significado una aceleración y cambios en muchos aspectos de nuestro mundo. ¿Los salones y ferias han tomado nota?

La pandemia de la Covid-19 nos ha obligado a ser más innovadores que nunca y a optimizar procesos de trabajo. Afrontamos la vuelta a la normalidad con muchas ganas pero debo decirle que en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, durante estos más de dos meses de confinamiento, no nos hemos detenido ni un solo instante.

De hecho durante este tiempo hemos trabajado más intensamente que nunca para adaptarnos a la nueva situación y ofrecer realmente un evento que sea útil para las empresas que participen y nos permita reactivar la economía en un momento que es muy necesario.

Nosotros hemos tomado la determinación de posponer todas nuestras ferias (SIL, SIL Américas, eDelivery Barcelona y Barcelona Meeting Point) para 2021, cuando se puedan desarrollar con toda normalidad. Pero la crisis sanitaria nos ha permitido aumentar nuestro portfolio de ferias y eventos con un nuevo evento que nace con la voluntad de perdurar en el tiempo y, lo que es lo más importante, de ayudar a las empresas y a la economía a reactivarse, algo muy necesario.

Las ferias ya arrastraban un cierto declive antes de la pandemia. ¿Qué va a suceder a partir de ahora? ¿Las ferias han muerto? ¿Vivan las ferias?

No estoy de acuerdo con su afirmación, pues las ferias que realmente aportan un gran valor al mercado han sido, son y seguirán siendo imprescindibles. Lo que sí que es cierto es que con la pandemia que hemos vivido, al igual que sucede siempre en períodos de crisis, las ferias que no aportan valor a un sector van a sufrir y muchas incluso van a desaparecer.

Las ferias profesionales que realmente aporten contactos de calidad, creen oportunidades de negocio y sean un punto de encuentro real de todo el sector donde se discuten y debaten los retos que tiene que afrontar el sector son más necesarias que nunca.

Por tanto le diría que viva las buenas ferias, las que trabajan los contactos y las oportunidades de negocio para las empresas que participan, que es precisamente lo que hacemos en las ferias que organiza el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, con el SIL, el eDelivery Barcelona o el Barcelona Meeting Point.

“las ferias que realmente aportan un gran valor al mercado han sido, son y seguirán siendo imprescindibles”

Adaptar las ferias a una época postcovid va a tener un coste económico innegable. ¿Tienen alguna estimación ya al respecto?

Sinceramente no tengo ninguna estimación al respecto. En nuestro caso hemos decidido posponer nuestras ferias para 2021 cuando ya tengamos un escenario de normalidad.

“esta situación es que nos ha permitido ser más creativos e innovadores que nunca”

Lo haremos con las medidas higiénico-sanitarias que sean necesarias en función de las circunstancias que tengamos en el momento de celebración de cada una de nuestras ferias.

Lo realmente positivo de esta situación es que nos ha permitido ser más creativos e innovadores que nunca y nos ha permitido crear un nuevo evento que ya nace vacunado contra la Covid-19 y que realmente va a ser muy importante para ayudar a reactivar la economía ahora que es más necesario que nunca.

De la labor pre-feria de los expositores para atraer a visitantes siempre se ha hablado pero no siempre se ha llevado a cabo. ¿Creen que a partir de ahora van a poner un mayor énfasis?

Como le he comentado antes va a ser fundamental. Hay quien piensa que organizar una feria es muy sencillo y que sólo se trata de vender metros cuadrados.

Ya le digo yo que la feria que haga este planteamiento está condenada al fracaso. En nuestro caso le digo que eso nunca ha sido así; en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona siempre hemos puesto todo el énfasis en atraer a un visitante de calidad, con un alto poder en la toma de decisión de la empresa y poniéndolos en contacto directo con las empresas participantes y nuestros patrocinadores, por eso funcionan y son reconocidas en todo el mundo.

¿Prevé que se reduzca drásticamente el número de ferias de nuestro sector a escala mundial tras esta crisis?

Sí, pero será por una cuestión natural que cada sector de actividad realizará de forma selectiva. Al final cada país debe tener una feria de referencia por sector de actividad. No puede ser que haya países con cinco ferias de un mismo sector porque al final lo único que se consigue es debilitar la oferta.

¿Seguirán siendo ferias y salones las fórmulas magistrales de promocionar e informar a los mercados?

Sin lugar a dudas, las buenas ferias seguirán siendo el principal escaparate para el lanzamiento de nuevos productos y para fijar las pautas sobre las que se construirá el futuro de un sector. Las ferias profesionales que trabajan los contactos y las oportunidades de negocio son imbatibles.

“las buenas ferias seguirán siendo el principal escaparate para el lanzamiento de nuevos productos”

Las nuevas tecnologías, las nuevas formas de relacionarnos, de comerciar ¿cómo afectan a los eventos feriales?

Son un buen complemento de los encuentros físicos. Las nuevas tecnologías permitirán ampliar la audiencia de las ferias físicas permitiéndoles que cualquier profesional de cualquier lugar del mundo pueda estar presente. El contacto físico es muy importante para relacionarse y sobre todo para cerrar negocios, como bien ha quedado demostrado con los días de confinamiento que hemos vivido con la pandemia del coronavirus. Por eso, los eventos y las ferias físicas no tan sólo no van a desaparecer, sino que cada vez serán más imprescindibles.

“Las nuevas tecnologías permitirán ampliar la audiencia de las ferias físicas”

Una vez la pandemia haya pasado a la historia, ¿qué modelo se mantendrá o incluso se impondrá respecto al modelo presencial convencional. ¿Las ferias virtuales han venido para quedarse o son una solución pasajera? ¿La solución pasa por un modelo híbrido entre presencial y virtual como algunas ferias ya están proponiendo?

Hace diez años todo el mundo decía que las ferias morirían y que se impondrían las ferias virtuales. Pues bien, a día de hoy no conozco ninguna feria virtual que haya funcionado y las ferias presenciales se han multiplicado.

Sin duda creo que la solución, de momento, pasa por un modelo híbrido entre lo presencial y lo digital. De hecho esta es la propuesta que hemos hecho con BNEW que es un evento físico apoyado con una gran plataforma tecnológica.

Las circunstancias actuales no permiten grandes concentraciones de personas y existen muchas limitaciones de movilidad para realizar grandes desplazamientos por lo que hemos optado por este modelo híbrido que nos garantiza una gran internacionalidad.

Otro aspecto importante es que la innovación y el talento estarán muy presentes en BNEW, pero no estamos hablando de una feria por lo que apostamos por un evento tremendamente creativo y sensitivo.

Tendremos un espacio con hologramas donde los asistentes podrán ver en realidad virtual las últimas innovaciones que han aparecido en cada uno de los cinco sectores que estarán presentes.

¿Serán los eventos súperespecializados, los dedicados a bienes de equipo o los que se abran también al público usuario final los que sobrevivirán? ¿Quién cree que van a sufrir más tras esta crisis, las ferias más pequeñas, locales, o las grandes ferias internacionales?

Las ferias que se dirigen al usuario final son las que más van a sufrir esta situación. De hecho con las nuevas tecnologías son muchas las ferias dirigidas al gran público que han sufrido y muchas han llegado, hasta incluso, a cerrar.

Las ferias profesionales han aguantado perfectamente y de hecho la llegada de las nuevas tecnologías les han servido para mejorar y personalizar mucho más su oferta. Para hacer negocios es muy importante el contacto físico y visual, el generar confianza, y eso precisamente es lo que proporcionan las ferias profesionales.

¿Qué tienen que hacer, vender, ofrecer, los eventos feriales para no morir en el intento?

Las ferias son puntos de encuentro que tienen que garantizar negocios y contactos de calidad a las empresas participantes. Todo ello en un marco donde se reúnan los principales actores de un sector para discutir, debatir y analizar los retos que debe afrontar, al mismo tiempo que acerque las últimas innovaciones y tendencias del mercado.