La importancia de las ferias para el sector de la moda

2020 comenzó para el Triángulo de la Moda con la participación por primera vez, con un stand propio, en Momad. Para el sector mayorista, la Feria de la Moda de Madrid ha sido siempre una época clave para nuestros negocios.

De este modo, poder contar con una presencia fija en IFEMA fue una oportunidad de oro para continuar creciendo como colectivo, tanto a nivel nacional como internacional.

Sin embargo, el año 2020, fecha que nunca olvidaremos, trajo con él una pandemia a nivel mundial que obligó a la economía a parar casi por completo. El sector textil fue uno de los sectores más afectados al limitarse prácticamente al completo la vida social. En la actualidad, las reuniones y celebraciones sociales aún no han vuelto al 100%, por lo que la esperada recuperación del sector no termina de producirse.

Publicidad

Un año y medio después de que el coronavirus cambiase nuestras vidas, el sector de la moda vuelve a celebrar la mayor feria para la industria en nuestro país. Un evento al que los mayoristas llegamos con la máxima ilusión y con la mayor esperanza de que suponga un paso importante para la recuperación del sector.

«Es importante que todos los eslabones del sector pongamos de nuestra parte para conseguir esta ansiada recuperación»

Tradicionalmente, eran muchos los profesionales del sector los que acudían a la capital durante los días de feria para, por un lado, estar al tanto de las últimas novedades en moda y accesorios; y, por otro lado, para visitar de manera personal las fábricas y mayoristas que nutren sus negocios. De este modo, para el sector mayorista estas jornadas suponían un incremento notable de las ventas, además de una oportunidad única para ganar nuevos clientes. Pero la actividad no se quedaba únicamente en el sector de la moda. La llegada de visitantes de fuera de la ciudad de Madrid repercutía positivamente en los hoteles, restaurantes y actividades culturales que se pueden disfrutar en la capital.

Es cierto que daba la sensación de que en los últimos años las ferias habían perdido el interés en algunos profesionales. No obstante, creo que este año puede suponer un punto de inflexión ante la necesidad de alcanzar la recuperación económica. En mi opinión, creo que es el momento de que todos nos unamos para conseguir remontar esta situación y la edición de septiembre de Momad supone una oportunidad para dar el primer paso en firme gracias a este nuevo formato hibrido. Es importante que todos los eslabones del sector pongamos de nuestra parte para conseguir esta ansiada recuperación. La labor que se ha hecho desde Momad e IFEMA para recuperar la celebración de estos eventos debe ser correspondida positivamente por todos aquellos que nos dedicamos a la industria textil.

Además, como mencionaba anteriormente, es también una buena noticia para el sector de la restauración y hostelería. Por tanto, ahora más que nunca, las ferias sectoriales pueden ser cruciales para los negocios del sector de la moda en nuestro país.


Este artículo se publicó originalmente en la revista Noticiero Textil correspondiente al mes de octubre. Puedes acceder a la edición completa clicando sobre la imagen.

Publicidad
Artículo anteriorTextura se incorpora a la tienda online de Women’secret
Artículo siguienteContext se reúne en Guimarães