Publicidad

La AEI Tèxtils, el clúster de textiles técnicos de Cataluña, ya hace más de cuatro años que trabaja en diversos ámbitos relacionados con la economía circular y la sostenibilidad, promoviendo y materializando actuaciones concretas entre sus miembros.

Un ejemplo es el proyecto PACTEX, llevado a cabo entre 2017 y 2019, conjuntamente con el Clúster del Packaging y el Centro Tecnológico Leitat, con el soporte de la Agencia de Residuos de Cataluña.

En el marco del proyecto se analizaron residuos industriales de empresas de ambos clústeres con el objetivo de fomentar un uso eficaz de los materiales, con propuestas y medidas innovadoras para reutilizar y reducir el residuo industrial. Se trabajó directamente con 20 empresas, hecho que permitió identificar 10 soluciones aplicables y viables para los dos sectores a nivel industrial.

Publicidad

Casos de éxito 

Entre estas empresas, se encuentran dos casos de actuaciones que se han materializado a escala industrial: por un lado LIASA, socio de la AEI Tèxtils, fabricante de cordones y cintas, colabora con NG Plastics, socio del Clúster de Packaging, para convertir su residuo de hilo de polipropileno en materia prima para fabricar un nuevo producto. Es un proyecto cofinanciado por la Agencia de Residuos de Cataluña.

El segundo caso de éxito se encuentra en la empresa E. CIMA, S.A.U., fabricante de tejidos de punto por urdimbre. En su proceso industrial la empresa genera residuo de tejidos con estructura 3D de poliéster 100%, de diversos colores, procedente de restos de pruebas de laboratorio. Este residuo es actualmente utilizado como materia prima por la marca Back to Eco.

Funda para tablet de la marca Back to Eco que contiene residuos de tejido de E.CIMA en el interior

Back to Eco es la marca “upcycled” de la asociación By My Eco, una iniciativa que alarga la vida útil de tejanos utilizados, manteniendo plenamente el valor del tejido original. De los tejanos se hacen bolsas y complementos. El residuo de E.CIMA es utilizado como capa interior para las fundas de ordenadores y tablets.

“Éste supone un nuevo ejemplo de las posibilidades del sector de textiles técnicos para contribuir a la circularidad y del clúster como herramienta para promover iniciativas que contribuyan a la sostenibilidad del sector, concluyen desde AEI Tèxtils.

Publicidad