Publicidad

El Grupo registró en el primer trimestre del año un EBITDA comparable positivo de 0,3 millones de euros, una vez descontados los gastos no recurrentes de este periodo.

El EBITDA contable del trimestre fue de 0,02 millones de euros, frente a los 0,4 millones del mismo periodo del año anterior. Esto se debió fundamentalmente a los gastos generados por la puesta en marcha de la nueva fábrica en Guatemala y al sustancial incremento del coste de las materias primas, la energía y el transporte, que no ha podido ser repercutido totalmente a los clientes.

Una vez entre en funcionamiento la nueva planta de Guatemala en el primer trimestre de 2023, se optimizará la estructura de costes respecto a los centros actuales del grupo, lo cual impactará de forma positiva en la rentabilidad.

Publicidad

Por otra parte, durante este primer trimestre del año, el negocio se ha visto afectado por tensiones en la cadena de suministro derivadas de la guerra en Ucrania y el cierre de puertos en China por la pandemia.

Respecto al endeudamiento financiero, se ha incrementado en 2 millones de euros por el efecto neto de un nuevo préstamo de 6 millones y por la liquidación de un último pago de la compra de la sociedad portuguesa Keupe.

Resultados por unidades de negocio

La Unidad de Prenda generó 0,4 millones de EBITDA en el primer trimestre, frente a 1,4 millones en el mismo periodo del año anterior. Esto se ha debido principalmente al enfoque comercial en la unidad de deporte debido a la bajada de las ventas en el principal cliente de Playvest. Se espera recuperar la cifra de negocio en la segunda parte del año.

Por otra parte, el proceso de certificación VQA del principal cliente de SICI está ocasionando un incremento puntual de los costes operativos, que serán corregidos una vez se obtenga dicha certificación. Su obtención situará a Nextil entre los seis proveedores estratégicos de dicho cliente, con un impacto muy positivo en la cifra de ventas.

durante este primer trimestre del año, el negocio se ha visto afectado por tensiones en la cadena de suministro derivadas de la guerra en Ucrania y el cierre de puertos en China por la pandemia

La Unidad de Tejido registró un EBITDA de -0,1 millones, frente a los -0,7 del año anterior. El EBITDA refleja el impacto del incremento de costes de materias primas, energía y personal, que todavía no se han podido repercutir a los clientes.

Descontando efectos no recurrentes, la unidad de tejido se situaría en un EBITDA superior al del año pasado, dado que la cifra de ventas ha aumentado un 47,8% respecto al mismo periodo del año anterior.

Hechos relevantes del periodo

En enero, Nextil adquirió la firma portuguesa Keupe, especializada en prendas de lujo, para elevar su capacidad de producción en este segmento.

En febrero, SICI firmó un acuerdo para la emisión de bonos convertibles por valor de 6 millones de euros correspondientes a 6 millones de títulos.

El 22 de marzo, el Consejo de Administración acordó aumentar el capital social de Nextil en 5 millones euros mediante la emisión de nuevas acciones. Asimismo, se acordó un segundo aumento de capital por importe efectivo de 7.571.026,30 euros mediante la compensación de parte de los derechos de crédito del accionista mayoritario, Businessgate.

En abril, la operación ha sido suscrita al 100%.

Publicidad
Artículo anteriorDía Mágico by FIMI efectúa un balance positivo de su última edición
Artículo siguienteEuratex analiza la marcha del sector en su informe de primavera