Publicidad

El Grupo propietario de marcas como Treiss, EFA, Ritex, SICI93, Playvest, Anna Llop o Dogi obtuvo en el primer semestre del año un EBITDA de 2,9 millones de euros, 4,9 millones más que en el mismo periodo del año pasado, lo que refleja la tendencia al alza de la rentabilidad.

La positiva evolución del negocio ha permitido reducir las pérdidas un 39,3%, al registrar un Beneficio Antes de Impuestos (BAI) de -2,6 millones de euros, frente al resultado de -4,3 millones del mismo periodo de 2018, lo que supone una mejora de 1,7 millones de euros; todo ello a pesar del impacto de las amortizaciones de activos intangibles por un importe de 1,2 millones de euros.

la facturación en este periodo superó los 48,7 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 27,5%

Por su parte, la facturación en este periodo superó los 48,7 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 27,5%.

Publicidad

Mejoran, por tanto, todas las variables de negocio por las medidas de racionalización de costes, la desinversión de la línea de “stock service” en 2018, la incorporación de SICI93 en el perímetro y la estrategia comercial dirigida a la propuesta de valor del tejido hasta la prenda.

Respecto a la deuda financiera neta, creció en 11 millones de euros, hasta los 51,6 millones, debido a los préstamos bancarios para apoyar las últimas adquisiciones del grupo.

Resultados por unidades de negocio

La unidad de negocio de tejido registró una facturación de 25,5 millones de euros, un 12,6% menos que en el primer semestre de 2018. La facturación en tejido se redujo fundamentalmente por la caída de ventas en Estados Unidos debido a una bajada coyuntural del consumo, sumado a la subida repentina de precios de la materia prima en aquel país, que aún se ha de trasladar a los clientes.

Por otra parte, para paliar esta situación, la compañía ha cerrado un acuerdo de aprovisionamiento con el principal fabricante de hilo de Norteamérica para mantener estables sus tarifas en 2020.

Se ha producido un crecimiento del segmento de producción ecológica a través de la técnica exclusiva Greendyes

Estas medidas, junto con los planes de ajuste, optimización y selección de márgenes que se están llevando a cabo en EFA (Elastic Fabrics of America) permitirán recuperar los resultados.

Las perspectivas de futuro en esta unidad de negocio son muy positivas; por una parte, por la incorporación al negocio del “fullpackage”, que permite ofrecer soluciones integradas desde el tejido hasta la prensa y optimizar, a su vez, la cadena de producción; y, por otra, por el crecimiento del segmento de producción ecológica a través de la técnica exclusiva Greendyes.

Respecto a la unidad de negocio de prenda, la facturación creció un 279%, hasta los 26,7 millones. Los ingresos han aumentado tanto en TREISS, un 28,6%, como en SICI93, un 23%, y en Playvest un 26,6% respecto al primer semestre de 2018, lo que refleja un crecimiento sostenido en todas las compañías.

La cifra de EBITDA anual fue positiva en 4,5 millones de euros, lo que significa una mejora en 4,8 millones respecto a la cifra del año anterior en el mismo periodo.

Los nuevos proyectos en el ámbito del “fullpackage”, así como la ampliación de la oferta global en el sector del “activewear” y el avance en la tendencia ecosostenible permitirán mantener los buenos resultados en facturación y rentabilidad en esta unidad de negocio en 2019.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad