Publicidad

La iniciativa del INTI busca contribuir a la reducción de la pobreza en Latinoamérica mediante el desarrollo de la sericultura sostenible. Del 9 al 11 de abril estarán en Emitex para mostrar su trabajo y ofrecer charlas sobre producción primaria, transformación del material y aplicaciones innovadoras en seda.

“La demanda de seda y sus derivados supera ampliamente la oferta, por lo que los emprendimientos orientados a la sericultura surgen como una salida económica atractiva y rentable que no implica grandes inversiones y, además, no es contaminante con el medioambiente”, subrayan sus impulsores.

Esta fue una de las razones que motivó el surgimiento de Proyecto Seda, el programa que busca contribuir a la reducción de la pobreza en varios países de Latinoamérica y el Caribe mediante el desarrollo de la sericultura sostenible. Se trata de una actividad con alto potencial de mejorar la calidad de vida de las poblaciones más vulnerables y que puede ser llevada adelante por pequeños emprendedores habitantes de zonas rurales, artesanos y/o cooperativas de trabajo.

Publicidad

El proyecto, impulsado por el INTI, surgió en 2016 cuando la propuesta de trabajo fue seleccionada para recibir financiación por parte de la Unión Europea. Su objetivo es “contribuir positivamente en el fortalecimiento de la cadena de valor de la seda, como una cadena productiva con capacidad de generar más empleos de calidad”, indica Patricia Marino, coordinadora técnica de Proyecto Seda.

La iniciativa volverá a tener un lugar destacado en Emitex -la exposición que reúne a todos los protagonistas de la industria textil- con el propósito de dar a conocer al público asistente los avances de su plan de trabajo de cuatro años, iniciado en enero de 2017.

Durante los tres días de la exposición, el stand del proyecto contará con un espacio de charlas sobre producción primaria, transformación del material y aplicaciones innovadoras en seda.

En esta línea, Marino agrega que “desde el proyecto se apunta a reforzar y establecer, según sea el caso, Centros Demostrativos Sericícolas (CDS) que recorran todas las fases del proceso productivo hasta su etapa artesana, para crear piezas de diseño únicas con agregado de valor local, como por ejemplo productos de indumentaria con tintes naturales, propios de la zona de producción”.

A partir de la implementación de la iniciativa se han vinculado nuevos productores en Argentina y en la región. Durante 2018 fueron capacitados y recibieron asistencias técnicas a aproximadamente un centenar de personas de Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador y México; países con entidades asociadas al Proyecto.

Las instituciones de los países que participan de esta iniciativa son universidades, de Argentina, FAUBA especializada en mejora genética; de Brasil, UEM en investigación básica para tratamiento de enfermedades de gusanos de seda; en Colombia investigación e innovación en nuevos materiales para aplicaciones médicas, cosméticas, alimenticias; de Ecuador UEA en cultivo y enraizamiento de moreras y centros de asistencia que promueven el trabajo sericícola.

“La complementariedad de fuerzas y experiencia de todos los socios robustece al Proyecto y permite aunar sinergias para un desarrollo exitoso”, destaca María Eugenia Suarez, responsable de articulación institucional del Proyecto.

En 2017 Argentina contaba con alrededor de 50 productores de seda, repartidos entre La Pampa, Misiones, Jujuy y Buenos Aires; y los lugares más propicios para el desarrollo de esta actividad son las zonas templadas, ya que son las más favorables para el cultivo de la planta de mora (Morus alba), único alimento de los gusanos de seda (Bombyx Mori).

Emitex se realizará del 9 al 11 de abril de 2019 en el Centro Costa Salguero de Buenos Aires, Argentina.

Publicidad