Publicidad

Greenpeace saca a la luz los trapos sucios de SHEIN analizando 47 prendas de la marca. En ellas ha encontrado sustancias químicas tóxicas, peligrosas para la salud y el medioambiente.

Además, Greenpeace advierte que muchas empresas de moda radicadas fuera de la Unión Europea no cumplen con el reglamento sobre sustancias químicas peligrosas en productos importados (Reglamento REACH), que establecen límites de concentración estrictos.

Informe de Greenpeace sobre SHEIN

Según el último informe de Greenpeace, la marca de moda SHEIN tiene un modelo de negocio basado en químicos peligrosos y destrucción ambiental.

Publicidad

Greenpeace ha analizado las sustancias químicas en 47 productos de la marca, y ha encontrado que siete contenían sustancias químicas peligrosas que superan los límites reglamentarios de la UE. Además cinco de estos productos superan los límites en más de un 100 %. Según las pruebas, 15 artículos contienen sustancias químicas peligrosas en niveles preocupantes por encima del certificado OEKO Tex.

Greenpeace compró 42 artículos, incluidas prendas y calzado de las páginas web de SHEIN en diferentes países europeos. También adquirió cinco artículos de una tienda ’pop-up’ en Alemania. Los productos fueron enviados a un laboratorio independiente para su análisis químico. Los hallazgos, que incluyen niveles muy altos de ftalatos en los zapatos y formaldehído en el vestido infantil, demuestran la actitud negligente de la marca respecto a los riesgos ambientales y la salud humana asociados con el uso de sustancias químicas peligrosas.

El informe destaca que la empresa, con sede en Nanjing China, está violando las normas ambientales de la UE sobre productos químicos y poniendo en peligro la salud de las personas que consumen sus productos y que trabajan para producirlos.

Para Celia Ojeda responsable de biodiversidad en Greenpeace “Los resultados muestran que el uso de productos químicos peligrosos sustenta el modelo comercial de moda ultrarrápida de SHEIN, que es lo opuesto a estar preparado para el futuro.” Y añade “pero son las trabajadoras de los proveedores de SHEIN, las personas que viven cerca de estas fábricas y el medio ambiente en China las que sufren las peores consecuencias.”

¿Qué es SHEIN?

En los últimos años, SHEIN ha crecido exponencialmente mediante la comercialización diaria de miles de diseños nuevos dirigidos a jóvenes e incluso a menores, a través de las redes sociales. SHEIN produce sus prendas en menos de una semana a través de una red de hasta miles de proveedores en China.

Publicidad
Artículo anteriorFilo, dos objetivos para la innovación textil
Artículo siguienteLos trabajadores de Bershka Logística se niegan a perder poder adquisitivo