Publicidad

En el proceso textil, tras la estampación, sucede la fijación del color en el vaporizador. El proceso de fijación del color tras la estampación es muy importante para obtener una buena solidez del color y a su vez para evitar que el colorante no fijado migre y que se produzcan manchas o repeticiones en el tejido.

En este sentido, el vaporizador es una máquina de vital importancia para obtener unos resultados óptimos, independientemente del tipo de colorantes utilizados y de si se trata de estampación tradicional o estampación digital. La empresa Arioli, representada por FD Textil en España y mundialmente conocida como fabricante de maquinaria textil, presentó su primer vaporizador en el año 1957.

Diseño y funcionamiento del vaporizador

Vaporizador Vapo Hybrid Eco Arioli FuncionamientoEl cuerpo del vaporizador es una cámara cerrada fabricada en acero inoxidable donde se inyecta vapor a alta temperatura. En el techo de la cámara, unos serpentines por los que circula vapor caliente evitan la condensación y la formación de gotas que podían manchar el tejido. La instalación de ventiladores dentro de la cámara asegura una buena circulación y una distribución de vapor y aire homogénea. La presencia de tanques de agua, por los que pasa el vapor antes de ser inyectado en la cámara, garantiza unas perfectas condiciones de saturación y humedad.

Publicidad

En la entrada del vaporizador el tejido se dispone en forma de bucles o faldas que se cuelgan sobre unos bastones. Mediante un cilindro de sobrealimentación y un sistema de espray de vapor o aire se forman los bucles evitándose en todo momento que haya contacto entre el tejido. Los bastones están fijados a una cadena de forma que las faldas van avanzando a lo largo de la cámara. Para evitar manchas en el tejido los bastones tienen a su vez un movimiento de rotación.

La versatilidad del vaporizador para trabajar con diferentes colorantes

Las diferentes tintas utilizadas en la estampación rotativa y digital requieren diferentes condiciones para su fijación. En este sentido el vaporizador debe ser una máquina versátil que se adapte a los requerimientos de cada proceso.

Los colorantes reactivos son utilizados para la estampación sobre tejidos de fibras celulósicas naturales como el algodón, viscosa o lino. El proceso de fijación de este tipo de colorantes se suele hacer en el vaporizador trabajando con vapor saturado a una temperatura de entre 102-106ºC y con un tiempo de permanencia de entre 6 a 12 minutos.

Para la fijación de colorantes dispersos utilizados en fibras sintéticas como el poliéster es necesario trabajar con vapor sobrecalentado a temperaturas de entre 110 y 190 ºC. En cambio, para la polimerización o fijación de pigmentos el vaporizador debe trabajar con aire caliente a temperaturas de entre 90 y 190ºC.

Vaporizador Vapo Hybrid Eco Arioli

El Vapo Hybrid Eco de Arioli: tecnología e innovación

La empresa italiana Arioli, representada en España por Ferrer-Dalmau Textil, lleva fabricando vaporizadores desde el año 1957. El nuevo modelo de Vaporizador Vapo Hybrid Eco presentado en la pasada ITMA de Barcelona en 2019, muestra toda la experiencia ganada en sus 70 años e incorpora novedosos avances tecnológicos para adaptarse a los nuevos requerimientos de la estampación digital.

Beneficios del vaporizador de Arioli

La máquina permite dos tipos de configuración de los bastones con distancia entre ellos de 15 o 23 cm. Dispone de una doble barra de pulverización para la formación de bucle. La acción combinada del cilindro de sobrealimentación y el flujo modular de vapor, además de empujar el bucle, elimina la posible formación de electricidad estática.

Los cilindros y bastones garantizan un óptimo contacto del tejido, gracias al cual, el operador puede trabajar con la falda en la longitud máxima, obteniendo la máxima productividad de la máquina. Además, los nuevos bastones de Arioli tienen la ventaja fundamental de estar fijados a la cadena de transporte y están equipados con una funda de fibra de vidrio especial.

Según el modelo elegido, se instala un determinado número de ventiladores para obtener un alto rendimiento de circulación de vapor y aire. En segundo lugar, se agrega la cantidad adecuada de bandejas de agua para generar vapor saturado directamente en la cámara de vapor, asegurando así la compensación correcta del vapor sobrecalentado en la máquina y una perfecta humidificación.

El sistema de distribución de vapor doble en la cámara, patentado por Arioli, permite reducir el consumo en un 30%, reducir la cantidad de urea en pastas de impresión y en proceso de preparación digital y reducir del tiempo de vaporizado con el consecuente aumento de la productividad.

También permite inyectar vapor en diferentes puntos de la cámara y en diferentes cantidades por medio de dos diferentes líneas en función del proceso: ya sea tradicional o digital.

La doble boquilla de inyección de agua, también patentada por Arioli, es de gran utilidad para controlar la temperatura cuando se trabaja en vapor saturado (102ºC) y para devolver una correcta humedad al vapor circulante.

Publicidad