Francisco Valderrama Uceda, director general de ESSDM

“No se trata de hacer informáticos de la moda, sino diseñadores que se apoyan en la tecnología”

Francisco Valderrama es un apasionado de su trabajo, lo que le permite combinar con entusiasmo diferentes responsabilidades, siendo la última de ellas la vicepresidencia del recientemente creado Consejo Europeo de Moda Ética, una plataforma desde la que continuará subrayando la importancia de términos como la sostenibilidad o la digitalización, pero sin perder de vista, como siempre les dice a sus alumnos, que lo más importante es el conocimiento exhaustivo de la profesión.

Director general de ESSDM, de Code Eventos, de Corporate Fashion Worldwide. Director de la Cátedra internacional Moda Flamenca. Presidente de Sevilla de Moda. Vicepresidente del Consejo Europeo de Moda Ética. ¿Cómo consigue gestionar toda esta responsabilidad?

Cuando me dirijo a los estudiantes en mis visitas a colegios e institutos, siempre les insisto en lo importante que es tomar decisiones sobre lo verdaderamente importante en la vida y estas tienen que enmarcarse en una hoja de ruta que todos debemos marcar.

Al fin y al cabo, se trata de analizar qué queremos hacer en nuestra vida. Muchas veces los chicos se centran en elegir una carrera, pero no saben para qué ni por qué. Ese es el verdadero ejercicio de madurez que tienen que hacer al elegir un camino académico, ver qué quieren hacer con su vida.

Publicidad

Pues yo hice en su momento, hace muchos años, esta reflexión y decidí, junto a mi mujer, establecer una hoja de ruta que marcaría el resto de nuestra vida; queríamos influir en el mundo de la moda, y para ello establecimos una serie de hitos y elementos que ayudasen a hacerlo posible. Daba igual lo que tardásemos, pero en ese guión lo verdaderamente importante era no salirse de él.

Con esos objetivos bien marcados, todo lo que añadamos a esta agenda es complementario y necesario y la gestión de esa responsabilidad se apoya en sus distintas líneas de trabajo. Hay otras instituciones y acciones que se van a sumar en breve a esta noble causa de llevar a la Moda mensajes positivos que dignifiquen la profesión. El mundo necesita creativos, pero creativos con alma. Ese es nuestro lema y lo que nos acompaña para hacer más llevadera dicha responsabilidad, la ilusión que tenemos en el proyecto.

Vayamos por partes. ESSDM. ¿Diseño de Moda en Tejeduría, en Confección? Diseño gráfico. ¿En comunicación, Marketing, Publicidad? Emprendeduría. ¿El mundo del diseño y fabricación? ¿En textil de cabecera? ¿El sector retail? Innegablemente es un centro de formación que abarca muchas disciplinas. ¿Pero dónde aprieta?

La formación en el sector de la moda debe ser multidisciplinar y transversal, un término muy usado hoy en día pero que en la moda adquiere una especial dimensión.

Al igual que todas las líneas de trabajo de nuestras empresas son necesarias y se retroalimentan entre sí, los planes formativos precisan de complementariedad y de nuevos enfoques empresariales que otorguen a la profesión de nuevas vías de promoción. Es necesario apretar en todas las líneas porque todas son iguales de importantes; todas ellas se necesitan entre sí. Nuestros planes de estudios son vivos y dinámicos, nos adaptamos a las exigencias del mercado continuamente intentando aportar lo que la circunstancia en concreto necesite. Y siempre nos parecerá poco.

Digitalización y sostenibilidad parecen los términos clave en el mundo de la moda. ¿De qué forma aparecen en los temarios de la Escuela?

La sostenibilidad es necesaria, pero hay que matizarla y dotarla de un contenido concreto. A día de hoy parece aún muy abstracto el término de moda sostenible. Me gusta enfocarlo hacia una moda más justa. Es más completo porque abarca muchos más términos. Aunque hay asignaturas específicas sobre dicha materia, ésos criterios intentamos aplicarlos en el desarrollo de todas y cada una de las asignaturas.

En cuanto a la digitalización, siempre apoyaremos la importancia de la tecnología, pero sin perder la perspectiva del oficio. No se trata de hacer informáticos de la moda, sino diseñadores que se apoyan en la tecnología para que les ayude en su proceso de creación y producción. Reivindicamos la puesta en valor de la artesanía, de lo propio como principal fuerza para competir. Digitalización sí, pero antes conocimiento exhaustivo de la profesión.

Se pone mucho énfasis en que el estudiante se convierta en un empresario de moda. Sin embargo, supongo que no todos lo consiguen. ¿Están pendientes de todas las posibles salidas que tienen a su alcance?

El diseñador de moda es un empresario, así lo concebimos desde el principio. Nuestro contacto directo con el sector nos permite conocer la realidad día a día. No todos tienen que ser empresarios porque, aunque intentamos implantar desde el primer curso la mentalidad emprendedora, en no todos prende esa semilla.

“Una catarsis en el mundo empresarial como la que ha supuesto la Covid nos ha hecho ver lo vulnerables que somos”

En cualquier caso, las empresas precisan continuamente de personas con formación que permite que quien decida no ser empresario pueda encontrar su sitio en numerosas empresas que reclaman estos perfiles. No todo el mundo sirve para ser empresario, digamos que estamos hecho de otra pasta. No obstante, nos enorgullece muchísimo como año tras año se crean empresas con alumnos que se han formado en ESSDM. Como detalle anecdótico, hace poco analizando una pequeña calle comercial de Sevilla, las tres tiendas nuevas que se habían abierto eran de antiguos alumnos. Hay que ser valiente para abrir una tienda hoy, me quedo con esa valentía como ejemplo que indica que ha merecido la pena hacer todo esto.

Entrevista Francisco Valderrama¿Cómo ve el presente y, sobre todo, el futuro del diseño andaluz?

Andalucía está en un momento crucial de su historia y la industria cultural creativa tiene en esta época uno de sus mejores momentos. Hay conciencia y apoyo y, en este mundo tan globalizado, todas las acciones internacionales que se están llevando a cabo no hacen más que posicionar a nuestra moda. La moda de España es entendida en gran parte del mundo como moda andaluza y esas señas de identidad, aunque tengan que reinventarse y adaptarse a nuevos mercados y circunstancias, son únicas y propias de nuestra tierra. Hay más conciencia que nunca de lo andaluz, pero con la novedosa visión de servicio a la comunidad internacional. Por eso, futuro, todo el del mundo, está todo por hacer aún…

Code Eventos nace para acompañar y ayudar a los jóvenes salidos de ESSDM. ¿Cuál es su mercado objetivo?

Nuestro mercado principal son fundamentalmente los alumnos, para ayudarlos a crear sus estrategias de venta y poner a su disposición herramientas que permitan su visibilidad. Por otro lado, la captación de mercados institucionales que posicionen esta imagen de marca de lo andaluz es otra de las líneas de trabajo más destacadas. Aquí la Cátedra Internacional de Moda Flamenca está abriendo muchas puertas.

¿Cuál es el momento actual de la moda flamenca? ¿Da para una Catedra Internacional?

La moda flamenca ha atravesado el peor momento de su historia, pero es en los peores escenarios cuando salen los mejores proyectos. De la adversidad hay que salir fortalecidos y convertir toda ocasión en motivo para reinventarse.

Por desgracia la vuelta con fuerza del mercado está dando la falsa sensación que no ha pasado nada y que todo vuelve a ser como siempre ha sido. Muchos empresarios han pasado dos años esperando que volviera el mercado, sin esforzarse en analizar las múltiples posibilidades que tenían. Se han pasado mucho tiempo pidiendo responsabilidades y ayudas…. Como si alguien tuviera la culpa de lo que ha pasado.

La Cátedra va por otro lado, es poner al servicio del mundo entero nuestras señas de identidad, nuestra excelencia técnica y valores en la moda que la hacen única y singular. Cientos de alumnos y diseñadores de todo el mundo se están beneficiando de estos enfoques, tanto en las acciones que hacemos en Sevilla como las que hacemos en otros países.

“Andalucía está en un momento crucial de su historia y la industria cultural creativa tiene en esta época uno de sus mejores momentos”

La moda flamenca ha sido fuente de inspiración para los más grandes, siempre lo ha sido. No nos damos cuenta, pero tenemos una gran responsabilidad en la consecución de una marca España fuerte. Desde nuestra humilde posición estamos convencidos que somos una pieza clave, lo percibimos día a día.

Por todo ello también podemos afirmar que la moda flamenca tiene muchísimo futuro, pero siempre que mire al mundo. Esa es la esencia de la Cátedra y por eso la justifica sobradamente.

Ha nacido el Consejo Europeo de Moda Ética. ¿Con qué misión nace este Consejo? ¿Por qué se ha elegido a Sevilla, junto a Turín, para ser sede? ¿A efectos prácticos qué supone para ESSDM?

El Consejo Europeo de Moda Ética nace de la mano de la Comisión Europea y ha elegido nuestra ciudad por lo mucho que tiene que decir en los próximos años en el complejo mundo de la moda. Sevilla es un puente que une a Europa con América, pero no podemos olvidar tampoco el imponente mercado africano que cada vez pisa con más fuerza.

África tiene una gran fuerza, extraordinaria, el continente del futuro. Si trazamos un triángulo Europa – América – África, Sevilla es el centro. Es un gran orgullo que no sólo nuestra ciudad sea su sede, sino que nuestra institución haya sido elegida para encarnar esos valores que promulga este consejo europeo.

En su caso ha sido nombrado vicepresidente de este organismo. ¿Qué responsabilidades le van a suponer este nuevo cargo?

Un pasito más en nuestra hoja de ruta, más trabajo, pero más ilusión y posibilidades de expandir esta nueva visión que pretendemos dar a la moda. Las acciones internacionales se van a multiplicar y ello conllevará un mayor esfuerzo, pero también muchos más frutos y satisfacciones.

Como todos sabemos, la industria de la moda tiene un lado menos brillante. En su opinión, ¿qué se debería hacer para aumentar los 25/40 dólares mensuales de sueldo de las personas que trabajan en la confección en países como Bangladesh, India, Vietnam, Benín, Burkina Faso, Mali, Zambia, etc.? ¿Y para regular el trabajo infantil en nuestra industria?

Desde nuestra humilde posición lo que podemos hacer es incidir en la responsabilidad social y la justicia. Desde la formación podemos hacer mucho, pero también debemos esforzarnos en influir en las instituciones que regulan los mercados. A nivel nacional debemos reforzar la posibilidad de volver a localizar el producto, los talleres. Debemos dejar el factor precio como principal valor a tener en cuenta. Hoy hay en moda otros elementos ajenos al precio que le dan valor añadido al producto; es cuestión de concienciación.

Guerras absurdas. Cambio climático. Materias primas con precios nunca vistos. Sequia. ¿Y nuestro sector? ¿Cómo ve desde su potente atalaya el sector? ¿Cómo será el textil, la moda dentro de, por ejemplo, diez años?

Una catarsis en el mundo empresarial como la que ha supuesto la Covid nos ha hecho ver lo vulnerables que somos. El sector es camaleónico, sabe adaptarse a circunstancias muy adversas. No olvidemos que más que diseñador hay que ser empresario, y un empresario tiene que hacerse día a día, levantarse cada vez que se cae y volver a renacer. ¿Cómo estaremos dentro de diez años? Vamos a ver primero cómo estaremos el año próximo. Pero ilusión, no nos falta.

Para finalizar, quizás sería conveniente lanzar un mensaje algo esperanzador, positivo. ¿Se atreve?

El mundo de la moda es, sencillamente, apasionante. Tenemos la enorme responsabilidad de darle al mundo creaciones bellas y elegantes. El mundo necesita luz, color, alegría… todo eso se lo puede dar un diseñador. Por ello, ahora más que nunca, nuestro lema: el mundo necesita creativos con alma.


Esta entrevista se publicó originalmente en la edición de octubre de Noticiero Textil. Puedes acceder a la edición clicando sobre la imagen.

Publicidad
Artículo anteriorArranca en Oporto la décima Convención Europea de Textiles y Prendas de Vestir
Artículo siguienteMango prosigue su expansión en Estados Unidos con nuevas aperturas en Florida